ESPECIAL

La tortura
y el 'plan'
contra el narco



La guerra entre cárteles de la droga en Sinaloa que se desató desde 2008, dejó muertes, desapariciones y estragos sociales como desplazamientos forzados no sólo de manera local, sino que traspasaron fronteras nacionales. En esa lucha por el poder también influyó el Gobierno de Sinaloa, que se enfocó a desarticular al Cártel de Los Mazatlecos.


La estrategia fue mediática y armada, utilizando la tortura como método de investigación o de solución frente a una crisis de credibilidad ante la población, llevando a la cárcel a personas que hasta hoy no tienen  sentencia por falta de pruebas en su contra.


Una investigación de Noroeste revela contradicciones en los expedientes judiciales, como la de dos acusados habían sido capturados 20 minutos antes de asesinar a sus víctimas, o que las pruebas de balística establecieron que la pólvora con la que se incriminó a otro acusado no correspondía al arma supuestamente empleada.