Viernes 31 de Octubre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
Febrero 2013
Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28    
R = Con publicaciones
A = Fecha elegida
  Por Cartonista
  Ceceña   Boligán  
  Naranjo   Delgado  
  Bobadilla   Omar  
  Luy   Carreño  
  Rumor   ATIZA  
  ALCALÁ   Mayo  
  Kemchs   Ito Contreras  
  Paquiro   Armenta  
  Rocha   Hernández  
  Helguera   Maitena  
  Pompepe     

  Por Editorialista
 
  Por Seccion
 
 -   a   a   a   + 
O P I N I Ó N 
R A Y M U N D O   R I V A   P A L A C I O 
Estrictamente personal
¿Por qué embaucaron al Times?

En los más altos niveles

del gobierno de

Enrique Peña Nieto

se descalificó la información

de The New York

Times la semana pasada, donde

afirmó que Estados Unidos

había vetado al General Moisés

García Ochoa como posible Secretario

de la Defensa por sospechas

de ligas al narcotráfico

y corrupción. El deseo, según

el diario, lo había transmitido

el Embajador Anthony Wayne.

Como vieron el reporte débil

e inconsistente, además de

que no hubo tal mensaje, no le

prestaron mayor atención. Sin

embargo, deberían hacerlo.

La reunión del co-jefe del

equipo de transición de Peña

Nieto, Miguel Ángel Osorio

Chong, y el responsable de la seguridad,

Jorge Carlos Ramírez

Marín, se dio el 14 de noviembre

en las oficinas del equipo en el

Edificio Omega de Polanco, a la

cual asistió el Embajador con su

jefa de Oficina, el segundo de la

misión y el jefe de la DEA. No

era la primera vez que se reunían,

aunque anteriormente fue

para efectos de presentación

con el equipo estadounidense.

Pero del tema señalado no hubo

absolutamente nada, insistieron.

El propio Ramírez Marín

lo negó la semana pasada en

una entrevista.

De lo que trataron fue del

tramo de dinero no entregado

de la Iniciativa Mérida y

del apoyo a juicios orales que

mucho ha respaldado Wayne.

También de los dos vuelos de

indocumentados deportados

que se hacen por semana, a lo

que Osorio Chong dijo que no

habría cambio hasta que se revisaran,

incluida la parte de

menos repatriaciones. Cuando

preguntó Wayne sobre la

cooperación en materia de

seguridad, se le pidió esperar

unos días a que estuvieran

nombrados los responsables

para entrar en detalles. Nada

más, nada menos, de acuerdo

con la información recopilada.

¿Qué sucedió entonces?

Lo que publicó sobre las

sospechas de su vinculación

con el narcotráfico tenía años

de haberse ventilado, igualmente

como sospecha, en la

prensa mexicana. El Times

difundió algunos aspectos

llamativos, como que en dos

ocasiones el General dio a

agentes estadounidense nombres

de funcionarios y militares

mexicanos con presuntas

ligas al el narcotráfico, y que,

sin mencionarlo, desnudaran

presuntos actos de corrupción

del General con el empresario

de Baja California, José Susumo

Azano Matsuro.

Susumo fue el principal

abastecedor de la Secretaría

de la Defensa Nacional en el

sexenio pasado con el apoyo

de panistas del más alto nivel,

y es uno de los dos proveedores

para los militares en México

autorizados por el Pentágono.

Como director de Administración

de la Sedena, el General

García Ochoa era el responsable

de compras y trabajó muy

cerca del Pentágono para la

construcción –dentro de los

acuerdos de la Iniciativa Mérida-

de una base secreta militar

en México operada bilateralmente.

Ninguna de estas ramificaciones

y contexto incluyó

el Times, que sin embargo dejó

inopinadamente al descubierto

un choque de agencias de

inteligencia en su país.

En el reporte escrito por

sus corresponsales diplomática

y de seguridad nacional,

la dependencia estadounidense

expuesta es el Pentágono.

Se podría argumentar que

sus fuentes de información

se encuentran en los departamentos

de Estado y Seguridad

Territorial, que quieren

ajustar cuentas con Susumo,

quien usó sus conexiones calderonistas

para afectar a la

multinacional gasera Sempra

y lo vigilan por sus vínculos

islámicos. Los militares de

ambos países son los perdedores

en este pleito de feudos,

en uno de los cuales puede encontrarse

quizás el apoyo en

las sombras para que en varias

ocasiones se bloquearan las

investigaciones sobre Susumo

en Estados Unidos por sus negocios

en Abu Dhabi y por las

acciones en contra de la planta

en Ensenada de Sempra.

Dos hipótesis sobre las razones

del Times y esa filtración

se expusieron en este espacio

la semana pasada. Esta es

la tercera que, como las anteriores,

colocan al gobierno de

Peña Nieto en la mira de Washington,

donde están a disgusto

por la falta de claridad en la

política de seguridad y la escasez

de garantías jurídicas. Más

allá del verdadero trasfondo

de la filtración al Times, los

vasos comunicantes de las hipótesis

son la corrupción y la

impunidad, donde de manera

directa o como una extensión

de la batalla entre agencias en

Estados Unidos, el hilo más

delgado está en México.

rrivapalacio@ejecentral.

com.mx

twitter: @rivapa

H E R R A M I E N T A S    D E   L A   N O T A
 
  Contáctanos 
 

 
 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE

 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.08308 segundos