La nueva Nao - Periódico Noroeste
 
Periódico Noroeste
26 de Abril de 2018  •  Edición impresa Edición de hoy  •  24º
Buscar
null
>
La nueva Nao
En pie de guerra: el incidente de las Islas Diaoyu
Alfonso Araujo
24/09/2012 | 00:00 AM
"En paz somos los dedos de una mano abierta: cada quien para su lado. En la dificultad somos un puño que se cierra contra su enemigo".
Este es un proverbio chino, que se constata perfectamente en vista del incidente de las Islas Diaoyu (Senkaku en japonés).
El tema es en extremo complejo y añejo, pero baste decir para fines de este artículo, que esas pequeñísimas islas han estado en disputa desde el siglo XVII, y más recientemente a partir de 1945, que EUA dejó una situación ambigua después de la reasignación de territorios conquistados por Japón.
China y Japón han mantenido una lucha diplomática de baja intensidad desde los 70 por estos territorios, pero hace un par de semanas se ha detonado la peor crisis reciente entre ambos países, a partir de que Japón anunció que "compraría" las islas en 20 millones de dólares, de manos de sus (disputados) dueños japoneses.
China continental, Hong Kong y Taiwan, que están siempre peleando entre sí por temas políticos, se unieron inmediatamente y a partir del 11 de septiembre sus poblaciones están en pleno boicot, que en sólo siete días ha tenido las siguientes consecuencias: Honda, Mazda y Toyota han tenido una reducción de ventas, perdiendo cada uno un 2 por ciento de su mercado; Toshiba, Sanyo, Sharp, Cannon, Matsushita y otras empresas de electrónicos han bajado sus ventas entre 20 por ciento y 40 por ciento, algunas teniendo que cerrar temporalmente sus fábricas; docenas de sitios de ventas por Internet han cancelado en forma masiva sus ofertas de productos japoneses de todo tipo, lo mismo que dos cadenas nacionales de TV y muchos centros comerciales.
De forma más impresionante, una de las principales agencias de viajes (con 5 mil sucursales) canceló TODOS sus viajes a Japón, y otras han seguido su ejemplo.
Las protestas masivas en toda China y en la diáspora de ultramar no han cejado un solo día, incluyendo algunos osados marineros que se alistan para ir a protestar a las mismas islas, "llevando sus propios ataúdes".
Las pérdidas económicas directas se calculan ya en más de 400 millones de dólares, pero la real tragedia es el tremendo impacto a la relación entre ambos países que este año celebraban 40 años de relaciones diplomáticas, cuyos eventos han sido suspendidos por el momento.
Es una idea común y errada, la de que los chinos son pasivos: el boicot es producto del fuerte nacionalismo de su población, mientras que ambos gobiernos tratan de hacer malabares diplomáticos para que esta situación no se salga de control.

    Sé un buen ciudadano
    Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
    Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
    Te puede interesar..