La nueva Nao - Periódico Noroeste
 
Periódico Noroeste
26 de Abril de 2018  •  Edición impresa Edición de hoy  •  24º
Buscar
null
>
COLUMNA
La nueva Nao
Día de Muertos tras la Semana Santa
Alfonso Araujo
24/03/2013 | 00:00 AM

En China no sólo es de día cuando en México es de noche, y viceversa. Este próximo 5 de abril los chinos celebran el Festival de Qingming (pronunciado 'ching-ming'), que es el equivalente de nuestro Día de Muertos. ¿Cuál es la diferencia entre ambos y por qué se celebra en estas fechas, en que nosotros apenas acabamos de celebrar la Pascua?
Nuestro Día de Muertos viene de raíces europeas paganas (romanas y celtas), de la celebración del final del verano, que más tarde fue tomada por el cristianismo alrededor del Siglo 7 -por medio del cual fe adquiriendo su significado de celebrar a los difuntos- y puesto en su fecha moderna del 1 ó 2 de noviembre.
El Festival de Qingming, por su parte, tiene 2 mil 500 años de historia ininterrumpida, ya que la tradición de recordar a los ancestros es de las prácticas más antiguas de su cultura china y se considera como una de sus primeras prácticas protorreligiosas. Una historia dice que en el Siglo 7 antes de Cristo, un hombre llamado Jie hizo un gran sacrificio para ayudar al Duque de Wen, pero no fue recompensado y murió en un fuego. En su honor se celebró el primer festival formal de Qingming. Más tarde, durante la dinastía Tang (en el año 732) el emperador instituyó la forma moderna del festival, para que la gente honrara a sus difuntos en una sola ocasión del año en vez de gastar grandes cantidades de recursos durante todo el año. La fecha escogida es 15 días después del equinoccio de primavera, ya que las celebraciones chinas están basadas en el calendario de la agricultura -que es lunar- y las fechas cambian de la misma forma en que cambian las fechas de la Pascua, que por su parte también tiene orígenes en un calendario lunar (primer domingo después de la Luna llena después del equinoccio de primavera).
Pero dejando de lado las cuestiones astronómicas, ambos Días de Muertos son sorprendentemente similares, y un mexicano que visitara a un amigo chino durante Qingming se maravillaría de ver que la familia china sigue un rito similar: va a la tumba de los abuelos -que normalmente están desperdigadas en las colinas fuera de las ciudades aunque recientemente ya no se permite esta práctica- y al llegar prenden velas, barren las tumbas y colocan ofrendas de frutas y dulces. La diferencia más conspicua es que además de esto, truenan cuetes y queman "dinero para muertos": hojitas de papel para que el difunto pueda comprar cosas en la otra vida.
¡Felices y seguras vacaciones a los lectores de esta columna!

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China
alfonsoaraujog@gmail.com

    Sé un buen ciudadano
    Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
    Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
    Te puede interesar..