La Nueva Nao - Periódico Noroeste
 
Periódico Noroeste
26 de Abril de 2018  •  Edición impresa Edición de hoy  •  24º
Buscar
null
>
La Nueva Nao
Kung Fu
Alfonso Araujo
14/04/2013 | 00:00 AM

En chino, la palabra Kung Fu tiene un significado mucho más amplio que el de las artes del combate. Por ejemplo, si un cocinero lleva a la mesa un platillo especialmente elaborado o exquisito, se dice: "¡El cocinero tiene muy buen Kung Fu!" Al admirar la obra de un artesano - por ejemplo un dragón magistralmente tallado en madera - se exclama, "¡El hacer esta obra de arte requirió de mucho Kung Fu!"
Un día, siendo un principiante, tomaba té con mi maestro. Habíamos terminado una clase de medicina tradicional. Algunas semanas antes había tomado clases de rituales antiguos y de historia, y ahora me enteraba de que empezaríamos a estudiar la ceremonia del té. Pregunté qué tenía que ver todo aquello con el hecho de entrenar Kung Fu.
Mi maestro puso un poco de té en mi taza y me dijo: "Toma un sorbo de té, pero no pongas atención a nada más que a la sensación de calor dentro de tu boca. Olvida todas las demás características del té, el sabor, el olor, todo. Sólo pon atención al calor". Traté de hacer como me pedía y después de esto, me volvió a decir: "Ahora toma otro sorbo, pero pon sólo atención al sabor amargo del té".
Después siguieron otros veintiséis sorbos y en cada ocasión debía pasar mi atención a un nuevo punto: el sabor herbal del té, su color pálido, el peso de la taza en mi mano, las figuras que el vapor dibujaba en el aire, el calor de la taza en mis dedos, el sonido de la taza contra el plato, los reflejos de la luz en la superficie líquida. En cada ocasión me daba cuenta de algo que nunca había percibido antes, y fue como si de repente pudiera ver de lado, desde arriba y desde atrás una pintura de la cual tan sólo conociera su superficie.
Volvió a llenar mi taza y me dijo: "Ahora, toma un sorbo de té. Si puedes hacerlo, estarás haciendo Kung Fu". Y añadió, "Desde luego, puedes practicar Kung Fu en un combate, porque el combate te orilla a un nivel de atención poco común, donde cada detalle de lo que pasa a tu alrededor es esencial: cada movimiento, cada respiración. En el combate, todas las cosas que regularmente son inconscientes de pronto saltan a la conciencia. Pero en realidad puedes practicar el Kung Fu en todas las cosas: caminando por un parque, escribiendo una carta, conversando con un amigo, o incluso tomando una taza de té. Kung Fu no es algo que haces, sino la manera en la que lo haces. Es el arte de la perfección, el arte de la Profundidad".
Novedad: 'Kung Fu en Una Taza de Té' (libro electrónico). En: www.kobobooks.com.

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China
alfonsoaraujog@gmail.com

    Sé un buen ciudadano
    Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
    Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
    Te puede interesar..