Calificala como ...
Miércoles 23 de Julio de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
El ocaso del Cártel Arellano
Identificado y reconocido como uno de los más fuertes y violentos durante muchos años, el cártel de los hermanos Arellano Félix ha sucumbido ante el severo combate de las autoridades mexicanas y de Estados Unidos
Guadalupe Martínez
27-09-2006
 
 
Mucho se ha escrito sobre la familia Arellano Félix, líderes del Cártel de Tijuana. Se sabe que son originarios de Culiacán, pero pocos conocen que al patriarca era originario de Tamazula, Durango, y que a finales de los años 40 emigró a la capital sinaloense junto con otros familiares y se estableció en el barrio "El Coloso".
Benjamín Francisco Arellano Sánchez conoció en Culiacán a la que a la postre se convirtió en su esposa, Alicia Isabel Félix Azueta, originaria del poblado de Bacurimí y media hermana de Miguel Ángel Félix Gallardo, en ese entonces agente de la Policía Judicial del Estado.
La pareja procreó ocho hijos. El primero fue Francisco Rafael, luego Benjamín, Eduardo, Ramón, Enedina, Alán, Alicia María y Javier.
Personas que conocieron a los Arellano Félix aseguran que después de vivir algunos años en el barrio "El Coloso", la familia se mudó a una casa más amplia, ubicada en Teófilo Noris, entre Juárez e Hidalgo, lugar conocido como el barrio "La Vaquita".
Ahí nació la mayoría de los ocho hermanos, bajo la tutela de "Don Min", quien tenía en el mismo inmueble una tienda donde vendía desde mercería, ropa usada que traía de Estados Unidos, así como alcohol y tabaco que en esa época estaba prohibida su venta.
El mayor del clan, Francisco Rafael, nació el 24 de octubre de 1949 bajo el signo de Escorpión, al igual que sus hermanos Ramón y Javier, quienes también vieron su primera luz bajo ese signo zodiacal.
"El Pancho Arellano" ayudaba a su padre para salir adelante, por lo que una vez que abandonó sus estudios de secundaria, junto con sus hermanos se dedicó a traer "fayuca" de Tijuana, dijo unos de sus familiares.
Debido a su afición por la música, junto con sus hermanos Benjamín y Ramón creó un equipo musical llamado Sonido Escorpio, el cual rentaban para fiestas particulares; al poco tiempo los apodaron "Los Escorpiones".
A finales de los años 60 los hermanos Arellano Félix eran jóvenes muy populares, sobresalían en la escuela, vestían buena ropa, traían dinero. La familia había pasado a ser de clase media alta.
Luego la familia compró el edificio donde hasta hace algunos años se hallaba el Registro Civil, la manzana ubicada por Teófilo Noris, entre Juárez y Colón, ubicado frente a la residencia familiar. Años más tarde, el edificio fue asegurado por la PGR, aunque después de un largo juicio, fue devuelto a su dueña, Alicia Isabel Félix Azueta.
A principios de los años 70, aún con el parentesco que la madre guardaba con Félix Gallardo, no se vislumbraba que aquellos muchachos podrían llegar a ser parte del narcotráfico en Sinaloa y mucho menos formar uno de los cárteles más poderosos y violentos que ha existido, reveló un tío de presuntos narcos.

La familia Arellano Félix
Francisco Rafael (Detenido)
Benjamín (Detenido)
Javier (Detenido)
Ramón (Fallecido)
Alán
Enedina
Alicia María
Eduardo

Los inicios
A mediados de los años 70, la familia Arellano Félix se mudó a Guadalajara, pero Francisco Rafael, quien ya era dueño del salón de fiestas "El Chaplin", que inicialmente se localizaba en Lomas del Bulevar, se quedó en Culiacán y después de algunos años se fue a vivir a Mazatlán donde fundó la discoteca Franky'O.
El segundo en separarse de la familia fue Benjamín. En 1975 en Guadalajara conoció a un narcotraficante llamado Javier Caro Payán, "El Doctor Caro", quien lo adoptó como su secretario y se lo llevó a Tijuana, afirma Jesús Blancornelas en su libro El Cártel.
"El Doctor Caro", recibía en la ciudad fronteriza cargamentos de cocaína colombiana y luego la enviaba a Detroit, Atlanta, Nueva York, Boston y también a Canadá.
Según el periodista, un cliente canadiense de "El Doctor Caro" fue detenido en Estados Unidos y obligado a llamarle para citarlo en algún lugar para pagarle, por lo que Caro Payán al llegar a la "cita" fue detenido y extraditado a Canadá.
La detención de su jefe permitió a Benjamín tomar el control de las operaciones de narcotráfico en Tijuana siendo apoyado por su hermano Ramón, quien ya comenzaba a formar parte del grupo.
Con el apoyo de su tío Jesús Labra Avilés, Benjamín y Ramón se adueñaron de la plaza de Tijuana en 1979, donde conocieron a los que serían en el futuro sus principales operadores. La mayoría eran jóvenes de familias acomodadas.
Para ese entonces, Félix Gallardo se había erigido como "El jefe de jefes" tras la muerte de Pedro Avilés, ocurrida el 15 de septiembre de 1978 en el lugar conocido como "La Y Griega", sobre la carretera a Tepuche, en Culiacán.
El llamado "Zar de la Cocaína" estaba rodeado por gente como Amado Carrillo Fuentes, quien se convertiría en "El Señor de los Cielos"; Héctor Luis "El Güero" Palma Salazar, Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera e Ismael "El Mayo" Zambada García.
También Ernesto Fonseca Carrillo, "Don Neto"; Rafael Caro Quintero, Manuel Salcido Uzueta, "El Cochiloco"; Juan José Esparragoza Moreno, "El Azul. Con el tiempo, todos ellos se convertirían en capos del narcotráfico.

El reparto de las plazas
Miguel Ángel Félix Gallardo fue uno de los más grandes jefes del narcotráfico en México. Nunca antes un narco tuvo tanto poder y mando que él. Era hombre de palabra y con mucha clase, según publicaciones de Jesús Blancornelas.
Su detención ocurrida en 1989 fue más por necesidad política que por sorprenderlo con las manos en la masa; dio lucha legal; la ganó, pero no se la reconocieron. La autoridad tuvo miedo a la venganza.
Aún en prisión era influyente y respetado, por eso invitó a los novatos del narco que eran su "gente" y "su familia", porque en ese entonces cártel no era ni siquiera palabra conocida.
Organizó una reunión de toda su gente. Se llevó a cabo en Acapulco. Nadie los molestaría en ese sitio. Por primera vez el narcotráfico se dividió en "territorios":

Tecate: fue para Joaquín Guzmán Loera.
Ciudad Juárez, Chihuahua y Nuevo Laredo: Rafael Aguilar Guajardo.
San Luis Río Colorado: Luis Héctor Palma Salazar.
Nogales y Hermosillo: Emilio Quintero Payán.
Tijuana: Jesús Labra Avilés y sus sobrinos Benjamín y Ramón.
Sinaloa: Ismael Zambada García y Baltazar Díaz Vera.
Mexicali: Rafael Chao, agente de la Dirección Federal de Seguridad.

A principios de los 90 el sueño de Félix Gallardo se derrumbó: aterrizaron las venganzas y "cada quien jaló para su santo", afirma Jesús Blancornelas.

Educación para los
hermanos menores
En Guadalajara, Enedina Arellano termina su carrera de licenciada en Contaduría Pública que había iniciado en la Universidad Autónoma de Sinaloa y contrae nupcias con el empresario Luis Raúl Toledo Carrejo o Cornejo.
Alicia María por su parte se gradúa como odontóloga y se casa con un reconocido dentista de nombre Demetrio Zamora Gaxiola, revela la revista Arcana en su portal de Internet.
Mientras tanto, Eduardo "El Gualín", también termina su carrera de médico cirujano, según la fuente.

'Los Aretes' controlan Tijuana
La PGR afirma que quien facilitó la expansión de los Arellano Félix en Tijuana, también conocidos como "Los Aretes" fue su tío político Jesús "El Chuy" Labra, quien tenía muchos contactos en el mundo empresarial, espectáculos y el deporte local.
De ahí los contactos que tuvieron los Arellano con figuras como el ex campeón mundial de boxeo Julio César Chávez o el grupo Los Tucanes de Tijuana, quienes sin duda eran los favoritos del cártel, según publicaciones de la revista Arcana.
Si Benjamín fue el cerebro, "El Chuy Labra" fue el principal y discreto operador, pero alejado de la violencia, se dedicaba más a formar las relaciones con los hombres de dinero, de poder y a corromper a las fuerzas de seguridad.
Mientras tanto, Ramón era el hombre de acción, responsable de los comandos armados y de la seguridad del grupo. Le encantaba participar en los "ajustes de cuentas".
Los colaboradores más cercanos de los Arellano Félix eran Ismael Higuera Guerrero "El Mayel", responsable de los sicarios y de las operaciones del Cártel. Fue detenido alcoholizado en una fiesta con su novia colombiana en Ensenada el 3 de mayo de 2000.
Arturo Everardo "El Kiky" Páez, jefe de los narcojuniors, quien contaba con Fabián Martínez, "El Tiburón"; Alfredo Hodoyán Palacios, Merardo León Hinojosa, “El Abulón”; Endir Meza, Agustín Hodoyán Palacios, “El Tribi”; Alfredo Brambilia, “El Bramboiler”; los hermanos Berber Campos y Fabián Reyes Partida.
Otro de los que formaron parte del cártel fue José Humberto Rodríguez Bañuelos, "La Rana", ex comandante de la PJE de Sinaloa y uno de los principales gatilleros. Después de una balacera fue detenido el 30 de marzo de 2001 en Tijuana.

Otros narcojuniors

Gustavo Miranda Santacruz
Roberto Pareyón Rosas
Rodrigo Rottenhausler
Érick Rottenhausler
Gonzalo Durán Peña
Alberto González Ortega
Alejandro Weber Barrer

Dos décadas de impunidad
El reinado de los Arellano Félix en Tijuana se extendió por dos décadas y mucho se debió en parte a que la nomina semanal del CAF superaba el millón de dólares para comprar la protección de las autoridades, según la DEA.
Expertos en narcotráfico señalan que la caída del Cártel de Tijuana comenzó al tratar de asesinar a Ismael "El Mayo" Zambada García, por una deuda de 20 millones y ser señalados como los responsables de la muerte del Cardenal, Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado el 24 de mayo de 1993.
Los Arellano Félix se enfrascaron en una lucha por el control de todo el territorio del Pacífico contra "El Mayo" y "El Chapo", este último operaba aun estando en prisión en el penal de Puente Grande, Jalisco.
En 1993 Francisco Rafael fue detenido en Tijuana por el delito de acopio de armas y fue sentenciado a 10 años de prisión. Tres años después de haber cumplido su pena de prisión, el pasado 16 de septiembre fue extraditado a Estados Unidos.
A principios de 2002 el Presidente Vicente Fox declaró la guerra a los Arellano Félix, pero según una fuente federal se debió a que los capos dieron un paso que en el pasado los carteles mexicanos se habían negado a dar: se asociaron con la principal fuerza armada en América Latina, las FARC.
El punto clave para debilitar al cártel fue la detención por parte de las Fuerzas Especiales del Ejército de Jesús Labra Avilés, capturado el 11 de marzo de 2000, publica en su página de Internet el periódico Unomasuno.
Labra fue detenido en Tijuana en el intermedio de un partido de futbol americano donde jugaba su hijo; desde entonces está preso y enfrenta varios juicios por lavado de dinero y narcotráfico. Está recluido en La Palma, detalla el libro Con la muerte en el bolsillo, de María Idalia Gómez y Darío Fritz.
Poco antes había sido capturado Amado Cruz Anguiano, brazo derecho de "El Chuy Labra", quien se encargaba del lavado de dinero. Fue sentenciado de forma rápida a cuatro años de prisión y al parecer ya fue dejado en libertad.
Luego fue apresado Everardo Páez, jefe de los narcojuniors y amigo de Ramón. Fue encarcelado y en poco tiempo extraditado a Estados Unidos, donde fue sentenciado a una larga condena.

Los golpes a la cabeza del cártel de Tijuana
Mientras que otros grandes capos como "El Mayo" y "El Chapo" crecían en poder, fortuna y ganaban terreno, los Arellano Félix vieron morir de forma fortuita a su hombre fuerte cuando intentaba asesinar al primero de los mencionados.
Ramón Arellano Félix, "El Comandante Mon", murió el 10 de febrero de 2002 en la Zona Dorada del puerto de Mazatlán al enfrentarse a balazos contra elementos de la PME que mantenían un operativo de seguridad en el carnaval.
Durante el tiroteo también perdió la vida el escolta de Ramón Arellano, Efraín Quintero Carrizosa, "El Hitler", y el ministerial Jesús Antonio Arias. En esos momentos no se sabía que había muerto uno de los narcotraficantes más poderosos que han existido.
Un mes después, la mañana del sábado 6 de marzo de 2002, soldados de Fuerzas Especiales del Ejército detienen en su casa de Puebla a Benjamín Arellano Félix, líder del Cártel de Tijuana.
Junto con "El Mín" fue capturado Manuel Martínez González, "La Mojarra". En el domicilio se hallaba también la esposa de Benjamín y sus dos hijos menores, indica el semanario Zeta.
Durante los últimos tres años el cártel ha sufrido la captura de unos 100 miembros entre los que destacan Efraín Pérez Pasuengo, "El Efra"; Jorge Aureliano Félix, "El Macumba"; y Gilberto Higuera Guerrero, "El Gilillo".
Apenas el 14 de agosto, Javier Arellano Félix fue detenido por elementos de la Guardia Costera de Estados Unidos cuando pescaba en el yate Dock Holiday a 25 kilómetros frente a las costas de La Paz, Baja California Sur.
Junto con "El Tigrillo" fueron capturados sus más cercanos colaboradores Arturo Villarreal Heredia, "El Nalgón"; y Marco "El Catorro" Fernández", jefes de gatilleros.
Con la detención de "El Tigrillo", los únicos miembros visibles del cártel son Eduardo y Enedina, señalados por la PGR y la DEA como los sucesores de la cúpula de la organización criminal.
Así, el Cártel de los Arellano Félix ha sido el más golpeado en el sexenio del Presidente Vicente Fox. Esta casi acabado. Mientras tanto los demás grupos se fortalecen y forman "La Federación", liderados principalmente por "El Chapo Guzmán" y "El Mayo Zambada".

Calificación
 
Excelente
 
Votos: 1
 
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.07293 segundos