Calificala como ...
Lunes 28 de Julio de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
PARáSITOS
Amibas en acción
La amibiasis intestinal, el problema más frecuente de parásitos
Miriam Carrasco
14-09-2008
 
Fotografía: Noroeste/Jorge López. 
Conocidos como huéspedes del organismo, los parásitos son seres que viven y se alimentan a expensas de un ser humano, provocándole malestares y, conforme pasa el tiempo, dañando sus órganos.

Debido a que las amibas viven en aguas estancadas, charcos, lagunas, pozos de agua y debajo de las hojas en estado de descomposición, son los parásitos más comunes en esta temporada de lluvias, detonando la amibiasis intestinal.

"Las amibas son el parásito más frecuente al que nos enfrentamos, se encuentran en las heces fecales y se va transmitiendo de persona a persona por contaminación", explica el doctor Raymundo Partida Flores, director del Hospital Municipal Margarita Maza de Juárez.

"La sintomatología va a depender de las condiciones previas del paciente y la carga de parásitos que haya ingerido o adquirido de acuerdo al mecanismo de transmisión, ya que algunos se transmiten por ingestión de huevecillos o parásitos adultos de un enfermo o animal parasitado, a través de la piel húmeda y lacerada".

Los síntomas que ocasiona son diarrea, dolor abdominal, lo que se le conoce como pujo, que es la dificultad para obrar; y tenesmo, una sensación de ganas de seguir evacuando, en ocasiones puede presentarse hasta sangrado por el recto.

"Mucha gente se alerta hasta que ya tiene el sangrado o cuando hay moco (en las heces), y es cuando ya acude con el médico para su atención", expresa Partida Flores.

Advierte que la complicación más fuerte de la amibiasis es cuando ésta se pasa al hígado, y se convierte en una amibiasis hepática, el hígado se torna crecido y se inflama; se presenta una hepatitis amibiana, lo que conlleva a una complicación hasta cierto punto ya grave, un problema que va a requerir de hospitalización.

"En los casos leves el tratamiento es vía oral, durante 10 días se receta metonidasol en tabletas, 500 miligramos, tres veces al día, y con eso el problema cede. En la hospitalización, si el paciente con amibiasis intestinal tiene síntomas de deshidratación, se hidrata y se trata la infección; mientras que en la amibiasis hepática se requiere de una observación más detenida porque el paciente empieza a tener ataque al estado general, hay fiebre. Ahí dependiendo de los síntomas es como se trata", menciona.

La autoinfección es frecuente, por ello hay que extremar las medidas higiénicas, dice, es la mejor manera de prevenir esta enfermedad. Las recomendaciones son consumir agua potable, procurar no comer alimentos de dudosa preparación o en lugares donde la higiene sea deficiente o que no llenen los requisitos, además de lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño.

Las frutas y verduras deben ser lavadas y desinfectadas antes de su consumo, y no comer alimentos crudos, de preferencia bien cocidos.

"Otra de las medidas preventivas es evitar el fecalismo al aire libre, porque ese excremento se seca y con el aire o el polvo llega a lugares de ventas de alimentos", señala.

Los más afectados

Las helmintiasis o parasitosis intestinales continúan siendo los padecimientos que interactúan más con la pobreza extrema.

Medidas de prevención

- El agua que se ingiere debe ser potable.

- No comer alimentos de dudosa preparación.

- Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño.

- Lavar y desinfectar frutas y verduras antes de su consumo.

- Procurar no comer alimentos crudos, mejor consumir alimentos bien cocidos.

Estudio

Cuando sólo hay dolor abdominal, con hacerse un estudio de excremento, llamado coprológico, se diagnostica si hay o no parásitos.

Lombrices a la baja

Las lombrices ya no son los parásitos más comunes entre los mexicanos, y es que desde la década de los 90 se han implementado en México programas masivos de desparasitación en todas la dependencias de salud con dosis únicas de antihelminticos, como el albendazol en tabletas, que se distribuyen a granel, lo que favorece la disponibilidad hacia la población para recibir este tratamiento, contribuyendo con esto a la disminución de los parásitos conocidos como lombrices.

También ha cambiado la cultura de la población, pues son muchos los que, sobre todo en época de vacaciones, acuden con su médico familiar para solicitar este tipo de tratamientos antiparasitarios.

Calificación
 
Excelente
 
Votos: 24
 
Comentarios: 3
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.05117 segundos