Calificala como ...
Sábado 20 de Septiembre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
CERTAMEN
Laura Zúñiga, una chica común
La culiacanense buscará la corona de Nuestra Belleza México mañana, en Monterrey
Claudia Peralta
19-09-2008
 
 
 
 
  < anterior
 
Nadie imaginaría que Laura Zúñiga salió corriendo durante el primer casting profesional que realizó en la Ciudad de México. Hoy es la mujer más bella de Sinaloa.

Con 23 años a cuestas, mirada seductora y y tres años en las pasarelas en una de las mejores agencias, la culiacanense, una de las favoritas en el certamen Nuestra Belleza México 2008, a realizarse mañana en Monterrey, abrió las páginas de su vida para que los lectores de Noroeste la conozcan.

UNA INFANCIA NORMAL

Laura vivió una infancia normal, incluso refiere que a los 15 años todavía jugaba a las barbies. Por su mente jamás imaginó verse como las muchachas que admiraba en la televisión, al verlas sólo pensaba lo padre que era vivir eso.

Sin embargo, la insistencia de los conocidos al verle aptitudes para la pasarela, como su figura y altura, terminaron por convencerla.

"Viví mis etapas... a partir de los 18 años me empezaron a decir 'tienes potencial', pero no era algo que me llenara en ese momento, era más la escuela, pasármela bien con mis amigos", comenta la egresada de la licenciatura de Preescolar.

Su primera corona la lució dos años después, en 2005, en el certamen local y posteriormente nacional de InterModel, en donde obtuvo como premio la realización del Calendario de Latinas Ilustrated. A los 12 meses repitió la banda y el almanaque.

"Estaba asustada porque como me fui sola a la Ciudad de México, y no sabía que era una competencia con chavas de todo el país; además estaba chiquita, no había salido de mi casa, y llegar a una ciudad tan grande, sentía que todo se me venía encima".

MISIÓN CUMPLIDA, VA TRAS SUEÑO

Laura compaginaba sus actividades de pasarela con los estudios, pues tenía un compromiso en casa, después vendría su realización personal.

"Cuando terminé la escuela me fui, llegué y le entregué los papeles a mi mamá, le dije 'ya te cumplí, y ya me voy'", recuerda.

"Al principio puso el grito en el cielo, 'cómo te vas a ir sola a una ciudad tan peligrosa', es que no les estoy pidiendo permiso, no les estoy pidiendo nada, es lo que quiero hacer'".

La culiacanense tenía claro que aquí, en su tierra, no tendría mucho crecimiento como modelo; así que partió al DF, donde vivió una temporada con el coordinador de imagen y moda, Eduardo Santana, quien fue más que su apoyo. Más tarde, se independizó.

"Los primeros seis meses fueron los difíciles, Eduardo y yo tenemos una historia: todos los días él llegaba de trabajar y yo estaba sentada en una bardita llorando, con unos audífonos puestos con música de aquí, y me decía 'no te martirices'", abunda. "Él fue como mi hermano, me cuidaba, me aconsejaba".

FIRMA CON LA AGENCIA QUETA ROJAS... LA HUIDA

Laura debía salir adelante sola en la capital, era un reto que se había impuesto, y el primer día obtuvo empleo con la Agencia Queta Rojas, una de las mejores, antes otra le había negado la oportunidad.

"Fui con Queta y parece que le encanté, de volada me sacó el contrato y me dijo 'fírmame ahorita'", comparte. "Con eso me sentí más aliviada".

"La agencia me mandó a hacer un casting donde había chavas argentinas, las veía grandotas y me sentía chiquita, salí corriendo y no lo hice; hasta que dije tengo que hacerlo y empecé a trabajar y se me fue dando poco a poco".

Para la sinaloense no hay desfiles chiquitos, en todos siente nervios tras bambalinas, y mientras aguarda su turno persignándose se encomienda para no caer en escena, como le sucedió en sus inicios.

"Creo que los nervios es lo que me ayuda a verme diferente en una pasarela, me da emoción, adrenalina, cuando salgo y en ese momento lo dejo, me libero, camino y eso es lo que disfruto".

El no dejarse influenciar y hacer caso a sus propias decisiones ha servido para que Laura no caiga en malas compañías, asegura.

"Veo si me conviene en este momento o a futuro, siempre hay que fijarse eso, siempre sale a relucir".

NUESTRA BELLEZA MÉXICO

Su carrera dio un giro drástico al obtener la corona de Nuestra Belleza Sinaloa y hoy enfrenta el mayor reto de su vida, ganar el título nacional.

"Es muy importante, porque con esto doy a conocer lo que puedo hacer, hay gente que no confía en mí, quiero demostrarle lo que soy", admite.

La felicidad que embarga a Laura es colectiva, pues su padres están que no caben de la alegría.

"Están felices, orgullosos, era lo que quería desde un principio, porque ellos tenían miedo de que algo me fuera a pasar (por vivir en el DF); pero hoy les puedo decir me fui, les cumplí, vivo sola, creo que toda mi vida alrededor está bien, y eso me hace sentir tranquila".

Laura dice que de obtener la corona le gustaría hacer algo en pro de los niños de la calle, personas con capacidades diferentes y de los ancianos.

"Siempre hay que tener fe en lo que hagamos y creer en lo que se pueda para que las cosas se te puedan dar".

"Quiero traerme la corona para que resalte más Sinaloa, yo amo a mi tierra".


MÁS SOBRE LAURA

- Laura Elena Zúñiga Hüízar, quien nació el 3 de enero de 1985, mide 1.74.

- Jesús Esteban Zúñiga Carrillo y María Elena Hüízar Rivera son sus papás.

- Tiene cuatro hermanos, Míriam, Jesús, Esteban y Marcos.

- Su mayor temor es la enfermedad grave o muerte de un familiar.

- Considera que su lado débil es la vanidad.

- Recomienda el libro 'El alquimista', de Paulo Coelho.

- Ha participado en infinidad de pasarelas, como Fashion Week y de Sarah Bustani, entre otros.

Calificación
 
Muy buena
 
Votos: 25
 
Comentarios: 42
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.05117 segundos