Calificala como ...
Domingo 20 de Abril de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
SIEMPRE UNA TENTACIÓN
Atractivos naturales de Yucatán
Los atractivos de la tierra del mayab son un aliciente para visitar esta península
UNIV
30-07-2009
 
Los fines de semana hay una muestra de diferentes eventos culturales totalmente gratuitos en distintas partes de la ciudad
Fotografía: UNIV.
 
 
  < anterior
 
MÉXICO (UNIV)._ La tierra del mayab siempre será una tentación. Sus atractivos naturales, arquitectónicos, históricos, gastronómicos y culturales son aliciente suficiente para viajar a esa tierra, además, los precios tanto en tarifas aéreas como en servicios de hospedaje y alimentación en ese estado pueden ser económicos, lo que convierte a Yucatán en una gran opción en esta época.

El henequén

Desde mediados del Siglo 19 se desarrolló una potente agroindustria henequenera que dio sustento a la autonomía económica y al aislamiento de Yucatán. La planta del henequén o sisal y la fibra o sosquil (maya: sos kí) que de ella se obtiene fueron la base de una sólida y dinámica economía que apuntaló el desarrollo económico del estado, aunque desgraciadamente no así su desarrollo social.

Los productos derivados del henequén: jarcias, cuerdas, costales tapetes, recubrimientos y otros muchos, se convirtieron en artículos de exportación de la península yucateca que trajeron las divisas y los recursos requeridos para financiar el crecimiento de la entidad.

Cientos de haciendas dieron gran prosperidad a la región, principalmente a sus dueños -que no al trabajador de origen maya que la hizo posible con su esfuerzo- hasta que la llegada de los productos sintéticos después de la Segunda Guerra Mundial, y la extensión del cultivo del henequén a otros lugares del mundo, propiciaron su paulatino declive.

La dependencia económica henequenera terminó. Hoy sus principales ingresos provienen del turismo, el comercio y la actividad agropecuaria a más de tener una razonable actividad industrial.

El desarrollo

Hasta mediados del Siglo 20, el contacto que tenía Yucatán, península (casi isla) al fin, con el mundo era principalmente por vía marítima. El comercio con Estados Unidos y Cuba, al igual que con Europa y otras islas del Caribe era más significativo que con el resto de México, se informa en wikipedia.com.

Es en 1950 cuando Yucatán fue unido por ferrocarril al resto del país y aun así, con incompatibilidad de vías férreas ya que del sur de Veracruz hasta la península prevaleció todavía algunos años el sistema de vía angosta a diferencia de la vía ancha que existía de Veracruz hacia el altiplano.

Este aislamiento fue el responsable de enormes diferencias culturales -entre otras la forma de hablar-, entre la península de Yucatán y el resto de México. Comienza a romperse ese aislamiento después de instalado el ferrocarril hacia el sureste, por las carreteras que facilitaron el intercambio hasta los años 60.

Actualmente, Yucatán mantiene una cultura muy diferente de la del resto de la república mexicana, incluyendo el famoso hablar de Yucatán, una literatura y una música (la trova yucateca) muy propias y una gastronomía también diferente y muy apreciada en todo México. 



PARA VISITAR


1. Chichén Itzá. Nombrada maravilla del mundo en 2007, es una de las más fastuosas zonas arqueológicas. Hay tours para ver el amanecer ahí y para los equinoccios de marzo y septiembre.

2. Ruta Puuc. Seis zonas arqueológicas que ejemplifican el desarrollo maya, desde grutas hasta las más avanzadas ciudades del posclásico: Loltún, Labná, Uxmal y Kabah entre ellas.

3. La cocina yucateca destroza la dieta con decenas de deliciosos platillos, uno de los mejores secretos de los yucatecos son los tacos en el mercado principal. No es el más refinado lugar, pero sí el más tradicional, especialmente si se sale del antro en la madrugada.

4. Mérida en domingo. Cada semana, desde el sábado por la tarde y durante todo el domingo, el centro de la ciudad se convierte en peatonal y cantantes, ballet folclórico, trovadores y otras manifestaciones artísticas llegan de manera gratuita a todo el público.

5. Bocas de Dzilam. Reserva natural a una hora de Mérida. Cenotes que nacen en pleno mar, refugio de flamingos y criadero de cocodrilos. Se puede planear un día entero en este lugar.

6. Cenotes de Cuzamá. Pasear en un carro tirado por mulas entre plantíos de henequén llevará a descubrir hermosos cenotes en cavernas subterráneas.

7. Haciendas henequeneras. No son económicas, pero se antoja el lujo de estas mansiones porfirianas que hoy son hoteles donde ofrecen buen trato a los visitantes. Algunas han alojado a personajes famosos. Están dispersas en el noroeste de la península.

8. Reserva natural Río Lagartos. Miles de flamingos llegan a reproducirse en esta costa yucateca, ellos descubrieron primero este lugar pero invitan a compartirlo con distancia y respeto.

9. Sorbete de mantecado en la nevería Colón. Una mezcla de helado de vainilla con canela que es un sabor inigualable en un sitio muy tradicional. Hay sucursales, la original está frente a la plaza grande en el zócalo.

10. Tours de aventura en Izamal. El convento de esta hermosa ciudad atrae muchos turistas, se puede recorrer los alrededores en cuatrimoto y dormir en plena selva en 24 horas de aventura.

DISTANCIA

Mérida se encuentra a aproximadamente 2,557 kilómetros de Culiacán.

Calificación
 
   
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.06369 segundos