Calificala como ...
Martes 21 de Octubre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
Cristóbal Colón y la redondez de la Tierra
Ramón Peraza Vizcarra
12-10-2009
 
Fotografía: Noroeste. 
MAZATLÁN._ La necesidad de reemplazar las rutas antiguas por tierra, Ruta de la Seda, que seguían los comerciantes para llegar a China y la India, bloqueadas por la captura de Constantinopla, Estambul, en 1453 por el Sultán Mohammed II, originaron que el mundo europeo acelerara la búsqueda de nuevos caminos.

Una de las ideas más espectaculares para tal fin fue presentada al Rey de Portugal por el astrónomo Italiano Toscanelli, quien le escribió diciéndole que se podía trazar una ruta marítima hacia el oeste, como un intento para alcanzar las Indias Orientales y las costas de Asia, cruzando el Océano Atlántico.

La propuesta de Toscanelli no tuvo eco, sin embargo, fue conocida por marinos de la época. Uno de ellos, Cristóbal Colón, marino de vasta experiencia y gran cultura náutica, se puso en contacto con el astrónomo, quien le proporcionó detalles de su idea.

Con esta información puesta en mapas y en un globo terráqueo, Colón les presentó a los Reyes Católicos de España un proyecto de viaje para su financiamiento, el cual fue aprobado. Después de sus bien conocidas dificultades para iniciar el viaje, Colón partió el 3 de agosto de 1492 de las Islas Canarias con 88 hombres en tres barcos.

La primera vez que avistó tierra fue durante la mañana de 12 de octubre de 1492. Generalmente se cree que arribó a San Salvador, una de las islas de las Bahamas. Estudios recientes realizados por National Geographic Society consideran que Colón desembarco en Cayo Samana, ubicado a 120 kilómetros al sureste de la isla de San Salvador. Colón realizó tres viajes más; en el cuarto exploró el litoral de América Central. Colón murió convencido que había llegado a las costas de Asia debido a que subestimó la distancia hacia esas tierras vía Océano Atlántico. Los mapas que utilizó plasmaban una Tierra mucho más pequeña. Pero él nunca se enteró de que había descubierto un nuevo Continente.

La información geográfica proporcionada por el astrónomo Toscanelli de que la Tierra era esférica y navegable, provenía de la edición latina de los mapas de Tolomeo publicados en 1410. Claudio Tolomeo, del Siglo 2, griego o egipcio, es mejor conocido como el astrónomo autor de la idea errónea del Universo, sostenida durante 14 siglos, según la cual la Tierra ocupa el centro y los planetas giran a su alrededor. Sin embargo, el gran merito de Tolomeo radica en la geografía. Su obra Geographia hiphegesis consiste de ocho volúmenes, un mapamundi y 26 mapas. Fue el primero en proponer el concepto de las coordenadas y desarrolló técnicas para la construcción de globos terráqueos y su proyección en mapas. La obra de Tolomeo, recopilador de la ciencia astronómica griega, fue fundamental para que 1300 años después, Colón proyectará su viaje hacia las costas orientales de Asia. Desde el Siglo 2 hasta el 15, no hubo modificaciones substanciales de la idea y dimensiones del mundo propuestas en los mapas de Tolomeo. De hecho, durante todo ese tiempo hubo un enorme retroceso ya que fueron publicados muchísimos mapas basados en la idea de la Tierra plana, adornada con dibujos que pretendían explicar las leyendas bíblicas. La Cartografía fue una disciplina más que vio frenada su desarrollo en la Europa cristiana por el predominio del dogma sobre la razón. Era normal que Jerusalén apareciera en el mapa representando el centro de un mundo plano. Con el descubrimiento de América en la agonía del Siglo 15 el mundo se hizo más grande, y con la circunnavegación del globo por Fernando de Magallanes se demostró en la práctica por vez primera, ver para creer, la forma esférica del planeta.

Una nueva era en la conceptualización de la forma de la Tierra, era elipsoidal, fue iniciada el siglo siguiente por Isaac Newton y el Matemático Christian Huygens.

El primer indicio de que la forma de la Tierra se aparta de la forma esférica resultó de los cálculos de estos personajes, 1629-1695. Ambos suponían que la forma de la Tierra tenía que ser la que adoptaría una masa líquida bajo las fuerzas derivadas de la gravitación y la rotación. Bajo estas circunstancias el resultado sería un elipsoide de revolución achatado por los polos, por lo que dedujeron la forma de la Tierra teóricamente y encontraron que el semieje ecuatorial sería 1/230 más grande que el semieje polar, que su verdadero valor era de 1/300. La medida del achatamiento de la Tierra o su elipticidad se llevó a cabo por primera vez entre 1735 y 1743 por las dos expediciones organizadas por la Academia de Ciencias de París para medir un grado de latitud a lo largo de un meridiano en zonas próximas al polo, Laponia, y al ecuador, Perú, bajo la dirección de Maupertuis y Bouguer, respectivamente.

Las medidas realizadas en el polo dieron valores más pequeños que en el ecuador, lo que demostró que la figura de la Tierra está realmente achatada por los polos.

Con el sorprendente desarrollo científico y tecnológico alcanzado durante el Siglo 20, la concepción del espacio ha cambiado notablemente: la interconexión por satélite, los viajes en avión, el internet, etcétera, han "achicado" al mundo.

A medida que se va afinando la determinación de la forma de la Tierra, ésta va tomando una forma más irregular. Resulta así que aparecen en su superficie, prescindiendo de las irregularidades topográficas, pequeños abultamientos y depresiones sobre grandes extensiones. Mediciones recientes utilizando satélites han mostrado que la Tierra no es simétrica con respecto al plano ecuatorial y se desvía de la forma de un esferoide perfecto de revolución.

Para propósitos de referencia los científicos han postulado una forma teórica rotacional: el geoide, el cual representa una superficie de nivel que en cualquier punto es perpendicular a la fuerza de gravedad.

El geoide se define como la forma que tiene la superficie de los mares en calma, prescindiendo de las mareas, y la que tendría esa superficie si se continuase dentro de los continentes. Se supone que el geoide tiene las mismas dimensiones que la Tierra. La superficie de la Tierra está deprimida 15 metros debajo del geoide en el polo sur y elevada 15 metros en el polo norte. En latitudes medias la superficie de la Tierra esta deprimida 8 metros en el hemisferio norte y elevada 8 metros en el sur. Estas irregularidades, dicen los científicos de manera muy exagerada, le dan a la Tierra una forma de pera.

Los cambios sobre nuestra idea del interior de la Tierra ha sido todavía más profundos y novedosos: desde la creencia medieval que ubicaba al infierno debajo y al cielo arriba, hasta la concepción actual que visualiza al planeta como una enorme máquina térmica y como tal sujeta a las leyes básicas de la termodinámica.

El lento movimiento de la capa exterior rígida de la tierra que tiene entre 50 a 100 kilómetros de espesor, placas litosféricas, es el resultado del balance entre todas las fuentes de energía del interior del planeta a 5000°C, temperatura central, y la energía que se pierde hacia el espacio.

Es indudable que nuestra idea del mundo seguirá cambiando en función del avance científico, mientras más se profundiza en el conocimiento del planeta, más nos damos cuenta de su extrema complejidad y mayores son los recursos teóricos y experimentales requeridos para su ulterior comprensión.

Calificación
 
Muy buena
 
Votos: 2
 
Comentarios: 1
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.06295 segundos