Calificala como ...
Lunes 20 de Octubre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
EL TRENAZO
'Fue una noche de terror'
Familiares recuerdan el accidente donde perdieron la vida 34 mazatlecos
Liliana Zamora
01-06-2010
 
Fotografía: Noroeste. 
 
 
  < anterior
 
MAZATLÁN._Se irán hasta la noche, quizás a las 21:00 horas, puede ser que a las 22:00, calculó Julia Lizárraga desde la silla que acomodó a unos centímetros de la vía del tren, la que le recuerda que hace 14 años perdió a su hijo.

Julia se paró temprano para ir a limpiar la tumba de Rafael, una de las 34 personas que fallecieron en el trenazo en la Avenida Santa Rosa. Llevó cloro y colocó flores frescas; después llegó la familia con ceviche, tostadas y un refresco familiar para acompañar a quien hoy tendría 34 años. 

Le colocó flores artificiales alrededor; Julia trata de mantenerla en buen estado durante todo el año, cuenta. No espera una fecha especial para ir hasta las vías y liberar a la tumba del olvido. 

"Para mi el tiempo no pasa, yo creo que hasta que esté igual que él voy a olvidar", dice y aprieta la toalla blanca con la que seca el sudor provocado por los 30 grados de temperatura que se registraron ayer; el día del aniversario.

No lo puede evitar, la imagen de esa noche, cuando vio los cuerpos acomodados en fila y destrozados a consecuencia del impacto entre el tren y el camión urbano en el que viajaban es una cinta que corre, retrasa y repasa.

"Al ver ese cuadro de criaturas destrozadas te volvías loca… Fue una noche de terror".

Ese día, el del trenazo, Julia veía la televisión cuando la madre de Aurora, novia de Rafael que también murió en el accidente, le avisó del suceso. 

"No me dijo que estaba muerto, pero tenía un presentimiento". 

Paró un taxi en la Colonia Independencia y se trasladó hasta la Santa Rosa; su hijo no estaba entre los cuerpos que acomodaron sobre la Avenida en espera de ser reconocidos; por eso tenía la esperanza de que permaneciera con vida. Así fue. Rafael se mantuvo vivo, pero fue solamente por unos minutos, recuerda Julia. 

Pasan de las 18:00 horas; familiares del resto de los que murieron ese día se acercan al epitafio porque rezarán un Rosario en su memoria; para eso llegaron mujeres de la Academia de la Parroquia del Divino Redentor. 

Resulta imposible no sentir nostalgia. Mientras oran el Ave María, algunos inclinan la cabeza en dirección al cielo, como si quisieran evitar que las lágrimas escurrieran. 

Julia estaba fuerte a pesar de su añoranza; miembros de su familia se quedaron cuidando las sillas que ubicaron cerca de la vía; rezaron desde lejos. 

Al concluir el Rosario acuerdan leer los nombres de los 34 fallecidos y dedicarles un aplauso; se siente el ardor en los ojos. Una de las afectadas no resiste y suelta el llanto. 

Están por dar las 19:00 horas. Suena el silbato del tren; el que ignoró el chofer del urbano hace 14 años. El que erizó la piel de los que estaban en el lugar. El que le recuerda a Julia que el 31 de mayo de 1996, a las 19:10 horas, Rafael le dijo: "Ya me voy amá". 



Calificación
 
Excelente
 
Votos: 16
 
Comentarios: 13
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.06259 segundos