Calificala como ...
Viernes 28 de Noviembre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
La nueva Nao
Historia de una madre
Alfonso Araujo
25-11-2012
 
Este domingo comparto una historia clásica que prácticamente todo aquél que haya cursado la educación más básica en China, conoce desde hace dos mil años:

Aparte de Confucio, Mencio fue uno de los más grandes sabios de la historia china, influyendo a las generaciones de estudiosos que vinieron después de él.

Cuando era un niño, Mencio vivía con su madre, la señora Meng, cerca de un cementerio. El pequeño iba imitando lo que veía: se ponía a llorar con los deudos que iban y venían, y hasta jugando con otros niños su diversión era construir tumbas. La señora Meng pensó que este no era un lugar ideal para criar a su hijo, y decidió mudarse a otro vecindario. Al poco tiempo se cambiaron a una casa en el centro del pueblo.

El nuevo barrio estaba lleno de comerciantes, y no pasó mucho tiempo antes de que la señora Meng se hartara de los gritos de '¡Compre, compre!' que no paraban nunca, además de que de nuevo, Mencio empezaba a imitarlos en sus ademanes. Pensando que esta tampoco era una buena influencia para su niño, decidió mudarse una vez más.

Al final encontró una pequeña casa en un barrio cercano a una escuela. La señora estaba feliz: el pequeño estaría ahora en contacto con eruditos y estudiantes, y naturalmente tomaría gusto por el estudio. Incluso en sus tiempos de ocio, podría poco a poco familiarizarse con la etiqueta de los letrados y poner atención a los ritos y las ceremonias formales.

Pero un día, Mencio se fue de pinta y regresó temprano a su casa, donde la señora Meng estaba ocupada en el telar. Al verlo llegar a esa hora y comprender lo que había hecho, enojada tomó unas tijeras y cortó en dos la tela en la que había estado trabajando por días. Con expresión severa, le dijo a su hijo:

"Estudiar es igual que tejer en el telar: es un trabajo que se va acumulando centímetro a centímetro, hasta completar un metro y luego dos, para luego poder hacer una túnica. Sólo con el paso del tiempo, la perseverancia te recompensará con el carácter que has creado y que será útil en tu vida. Pero si dejas las cosas a la mitad del camino, es como esta tela que acabo de cortar en dos antes de terminarla: se ha vuelto inútil."

Desde ese día, Mencio estudió con diligencia y asiduidad, y se convirtió en el erudito más respetado de su tiempo…

Mencio vivió en el Siglo III a.C., y esta historia, que es bien conocida desde siempre, se incluyó en el "Clásico para Niños", un libro de moralejas rimadas que los niños chinos aprenden a declamar desde el s. XIII.

El autor es académico

ExaTec y asesor de

negocios internacionales

radicado en China.

alfonsoaraujog@gmail.com

Calificación
 
   
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.06397 segundos