Calificala como ...
 
Viernes 31 de Octubre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
CELEBRACIóN DEL EQUINOCCIO EN LAS LABRADAS
Ritual indígena y espiritual
Recibe San Ignacio a cientos de visitantes con la intención de dar la bienvenida a La Primavera y de llenarse de energía
Sibely Cañedo
22-03-2013
 
La celebración del Equinoccio fue organizada por la Sectur de Sinaloa, INAH, Conanp y el Ayuntamiento de San Ignacio.
Fotografía: Noroeste / Luis Brito.
 
 
  < anterior
 

SAN IGNACIO._ En su primer Equinoccio como Zona Arqueológica de la Nación, el sitio de Las Labradas recibió a cientos de visitantes con la intención de dar la bienvenida a La Primavera y de llenarse de energía con rituales indígenas.

Un "desalojo espiritual", lo llamó Adolfo Ahumada Bacacegua, el Jitteberi mayor de los Mayo-yoremes. Desde hace casi medio siglo, luego de ser elegido por su bisabuela a la edad de 7 años, comenzó su preparación para preservar el legado de sus ancestros.

En esa playa, abundante en petrograbados prehispánicos, la mañana de ayer atendió a cientos de curiosos y creyentes vestidos de blanco, provenientes de distintas partes de Sinaloa y un gran número de extranjeros, en su mayoría de Estados Unidos y Canadá.

"Yo ya hice una oración desde anoche (miércoles) y la acabo de hacer aquí... Pedir para que todas las personas que se acerquen reciban la sanación, su voluntad, resuelvan su problema que traen, su estrés, nerviosismo, todo en general. Yo soy un jitteberi yoreme-mayo, que puede acumular la energía y bajarla", manifestó unos momentos antes de dar inicio con el ceremonial.

Desde temprano montó el sitio en el que incluyó ofrendas como frutas y flores y otras que representaban los cuatro elementos: fuego, aire, tierra y agua.

Destacó a Las Labradas como un espacio privilegiado para esta clase de rituales.

"Aquí me siento muy bien porque están todos los elementos. Ya se siente en el cuerpo, no sé si ustedes ya lo sienten", comentó.

Después se observó una larga hilera de personas ávidas de recibir una "limpia" a través de las oraciones de Don Adolfo Ahumada, originario de la costa del municipio de Guasave y combina su trabajo en una granja acuícola con su vida religiosa.

Un rito similar hizo Don Chabelo, maracane de Los Huicholes, que formó una rueda humana con los objetos materiales al centro, en el que las personas con las manos hacia el Sol invocaban la energía.

Durante la celebración del Equinoccio, un evento organizado por la Sectur de Sinaloa, INAH, Conanp y el Ayuntamiento de San Ignacio, hubo meditación en silencio y práctica de yoga, exposición y venta de productos orgánicos y artesanías, exhibición del juego del ulama y presentación de la Danza del Venado de los mayo-yoreme, actividades que despertaron el asombro y el interés de los participantes.

"Aquí me siento muy bien porque están todos los elementos. Ya se siente en el cuerpo, no sé si ustedes ya lo sienten".

Adolfo Ahumada Bacacegua

Jitteberi mayor de los Mayo-yoremes


Calificación
 
   
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.05220 segundos