Calificala como ...
Viernes 21 de Noviembre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
CASO CARO QUINTERO
El PRI, beneficiario de la liberación de Caro Quintero: Anabel Hernández
Para la periodista, con darle la libertad sin avisarle a EU, para que el narcotraficante fuera capturado, se evita que se abra la cloaca del 'sistem priista'
Gabriel Mercado
11-08-2013
 

Para Anabel Hernández, reconocida periodista y autora de libros como Los Señores del Narco y México en Llamas: El Legado de Calderón, la liberación del narcotraficante Rafael Caro Quintero tras 28 años en la cárcel, es muy simbólica y preocupante al darse durante un gobierno del PRI. 

En entrevista telefónica con Noroeste, la experta investigadora en temas del crimen organizado señala que el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar en 1985, como uno de los episodios más negros de los gobiernos del tricolor involucrados con el narcotráfico, cuya detención abrió una cloaca de las redes de corrupción y colusión de funcionarios públicos con el crimen organizado. 

"El homicidio del agente de la DEA permitió se descubrieran los lazos profundos entre los narcotraficantes Ernesto Fonseca Carrillo, Rafael Caro Quintero y Miguel Ángel Félix Gallardo, entre otros, no sólo con los mandos policiacos de México, sino incluso con los políticos mexicanos al más alto nivel", recuerda Hernández. 

Y ejemplifica con Rubén Zuno Arce, ex Diputado local en Jalisco y cuñado del ex presidente Luis Echeverría, quien desde 1989 y hasta su muerte en 2012 purgó una condena en Estados Unidos, justamente por estar involucrado en el crimen de Enrique Camarena. 

"El que el cuñado del Presidente de la República", menciona, "haya sido encarcelado, haya sido declarado culpable, muestra el nivel de penetración, el nivel de connivencia y de corrupción, de colusión que había entre los narcotraficantes de aquel tiempo y los gobiernos del PRI". 

En su libro Los Señores del Narco, la periodista hace estos señalamientos, para lo que utilizó documentos clasificados y desclasificados de la misma CIA, la DEA, el Congreso de Estados Unidos y la Corte de los Ángeles, donde se dirimió todo el caso de Camarena y se llevó a juicio al narcotraficante Juan Matta Ballesteros y al doctor Humberto Álvarez Machain, a quien se le acusó de participar en la tortura. 

"El Príncipe", como otros narcos llamaban a Caro Quintero, además era un hombre muy violento y debe varias vidas, no sólo la del agente estadounidense, y por ninguno de esos casos se le juzgó, acusa Anabel.

Parchar la herida

La suspicacia de la liberación de Quintero surge al no apelar la PGR ninguno de los recursos interpuestos por sus abogados y permitir su libertad, pesando aún más el no avisar a Estados Unidos de la situación del proceso. 

El juicio en México fue sobreseído, ordenando el Segundo Tribunal Unitario el viernes la salida de prisión de Caro Quintero luego que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal le concediera un amparo el 7 de agosto, aludiendo improcedencia para seguir adelante con ese juicio. 

Según el Tribunal, el asesinato del agente fue juzgado en el fuero federal, en lugar de hacerlo en el fuero común, como correspondía procesalmente, debido a que Camarena no era agente diplomático o consular. 

Pero la autoridad federal nunca dio parte a Estados Unidos, para que ellos siguieran un proceso de extradición, y procesarlo por el asesinato de Camarena, además de crímenes violentos y tráfico de mariguana y cocaína, entre otros delitos, cuyos cargos sostiene desde mayo de 1987 una corte del Distrito Central de California. 

El mismo gobierno de EU emitió un comunicado afirmando estar "extremadamente decepcionado" con México por esta excarcelación. 

Anabel Hernández, quien colabora con Proceso y Reforma, añade que lo más probable es que, Caro Quintero, de 60 años, no se quedé en el país, al no tener ya la edad ni el poder para tratar de levantar su caído imperio, y posiblemente el cártel de Sinaloa lo acogió y lo apoye con un "salvoconducto", para abandonar México y evadir la extradición. 

"Es imposible que la PGR, el ministerio público no haya dado un seguimiento como parte acusadora a todos esos amparos solicitados por el propio narcotraficante, es imposible no hayan sabido con antelación con tiempo suficiente efectivamente se le iba a liberar de repente, no es posible la PGR se haga la sorprendida, ellos tenían que haber seguido punto por punto las apelaciones", subrayó. 

Afirmó de ahí el enojo de Estados Unidos, porque ellos saben cómo es el proceso judicial en nuestro país y hasta cierto punto la PGR, el gobierno mexicano, los engañó al no decirles cómo iba el caso, y esto podría repercutir en un sanción contra nuestra nación. 

Para la periodista, la protección aquí es hacia la imagen del Revolucionario Institucional y hacia ex funcionarios del Gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado, quien era el mandatario en ese entonces. 

"No hay que olvidar, si Rafael Caro Quintero fuera llevado a juicio a Estados Unidos, reabriría una de las heridas más putrefactas del sistema priista, porque sería llevarlo otra vez al tribunal, sería tener audiencias públicas, él tendría que testificar de nueva cuenta toda la corrupción y colusión que hubo entre el cártel de Guadalajara y tendría que reabrir la cloaca... El principal damnificado de ser llevado a juicio a Estados Unidos Rafael Caro Quintero sería el PRI y el gobierno de Enrique Peña Nieto", manifiesta la escritora. 

"Lo que sí provocaría es que seguramente muchos funcionarios que estuvieron involucrados en aquella época tuvieran que ser llamados a rendir cuentas a Estados Unidos, ese sería otro daño colateral de llevarse a Caro Quintero a Estados Unidos, en los tribunales se pediría la declaración o la probable extradición de todos estos funcionarios del PRI o incluso ser aprehendidos", añade. 

Especificó, según se consigna en los documentos en su poder, parte de la protección a los narcotraficantes se daba desde el Secretario de la Defensa Nacional en ese tiempo, Juan Arévalo Gardoqui; entonces, volver a sentar en el banquillo a Caro Quintero sería mostrar de nueva cuenta a un México igual al de hace más de 30 años, un país de violencia reacio a cambiar. 

"Volver a testificar todo esto en Estados Unidos reabriría esa vieja herida de un México que no cambia, no hay ninguna diferencia con el México de hoy día en los gobiernos estatales y municipales rendidos ante el narco, el narco haciendo y deshaciendo, y matando y secuestrando como quiera, por desgracia este episodio de Enrique Camarena nos recuerda que México no ha cambiado en nada", lamenta la periodista.

"No hay que olvidar, si Rafael Caro Quintero fuera llevado a juicio a Estados Unidos, reabriría una de las heridas más putrefactas del sistema priista, porque sería llevarlo otra vez al tribunal, sería tener audiencias públicas, él tendría que testificar de nueva cuenta toda la corrupción y colusión que hubo entre el cártel de Guadalajara y tendría que reabrir la cloaca... El principal damnificado de ser llevado a juicio a Estados Unidos Rafael Caro Quintero sería el PRI y el gobierno de Enrique Peña Nieto", manifiesta la escritora".


Anabel Hernández

Periodista y autora


Calificación
 
Excelente
 
Votos: 11
 
Comentarios: 2
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.06243 segundos