Citricultura: un negocio que le salvó la vida - Periódico Noroeste
null
>
ARRIESGA E INNOVA EN SU RANCHO CITRÍCOLA
Citricultura: un negocio que le salvó la vida
Irma Ríos se dejó ayudar por el destino y utilizó el dinero del seguro de vida de su difunto marido para iniciar con el cultivo de limones
Istar Meza
12/04/2017 | 06:24 AM
Compartida 165 veces

Al concluir la preparatoria se fue a Mexicali a estudiar Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, luego que su madre le negó la autorización para estudiar agronomía.

 

Esa fue una frustración muy grande para Irma Alicia Ríos Núñez, sin embargo, no desistiría de su sueño tan fácilmente.

 

Amaba el campo porque provenía de una familia de graneros, pero para su madre esa era una carrera de hombres, pues se imaginaba que un ingeniero agrónomo era el que conducía tractores y, como no había ninguna mujer estudiando esa ingeniería, no quería que su hija fuera la primera.

 

"Todos los padres quieren que sus hijos estudien, pero las oportunidades, o los ranchos de donde ellos venían, llegaban hasta segundo de primaria y no había más; afortunadamente, tuve la bendición de que ellos quisieron que estudiara y yo era buena para la escuela por lo que seguí con esa inquietud", cuenta.

 

Otra de sus pasiones era la fotografía y como seguía con la inquietud de terminar una carrera se fue a la UABC para continuar en algo que le gustara. Fue la primera de su familia en recibir un título universitario, lo que le ayudó bastante y amplió su mente.

 

"Me gustaba mucho la fotografía, yo iba a cursos de fotografía, todas mis fotos son del campo, las vacas, las pacas; yo estudié Comunicación por fotografía, pero ahí es otra cultura, una persona de rancho y allá (en la frontera) muy moderno, gente de todo tipo, fue una carrera que me permitió conocer gente de todos lados, con otros pensamientos, otras ideas, se me abrió el panorama y aprendí mucho de relaciones públicas", explica.

 

Cuando terminó la carrera de Comunicación se quedó a trabajar en Mexicali, pero sentía que la ofi cina le ahogaba, que no era un trabajo para ella, aunque lo hacía con gusto porque se considera una persona comprometida con lo que hace y responsable, pero no era algo que le nacía hacer.

 

Se vino a Culiacán, se casó, y junto con sus dos hermanos comenzó a trabajar en las tierras de sus abuelos.

 

Vendían ganado, leche y quesos a una empresa del estado, de ahí que registró el negocio con el nombre de Rancho Ayuné, el cuál recientemente cumplió 12 años de existencia.

 

Era febrero de 2006, estaba embarazada y ya tenía un año de haber iniciado con el negocio de ganadería, cuando la vida le hizo una de las pruebas más fuertes, la muerte de su marido a causa de un accidente.

 

Al pasar los meses, en agosto del mismo año, sola, con su hija en el vientre, ingresó a la licenciatura de Administración en Negocios, como una forma de distracción... sin pensar el alcance que tendría en su vida profesional y personal estudiar esa carrera.

 

Una nueva oportunidad

 

En Negocios conoció al Ingeniero Eleno Rochín, quien le ayudó con el progreso del rancho y como dijo el filósofo romano, Séneca: "el destino ayuda a quien lo acepta y arrastra a quienes se resisten".

 

Irma Ríos aceptó la ayuda. Utilizó el dinero del seguro de vida de su difunto marido, para cumplir con el sueño que antes su madre le había frustrado, ser agricultora.

 

Al darse cuenta que la venta de ganado no era muy rentable y que su hija dependía de ella totalmente, decidió cambiar de giro e innovar con la siembra de hortalizas, pese a no tener conocimiento, no tener documentación ni certificación.

 

Invirtió el dinero del seguro y vendió una casa para sembrar 7 hectáreas de tomate, que con los permisos de su amigo vendieron a una distribuidora de Nogales, Arizona, quedándole un plus para poder certificarse en el siguiente ciclo agrícola.

 

"A medida en que exportamos el tomate, la distribuidora a la que le vendimos nos contactó para sembrarle chile jalapeño y le sembramos 20 hectáreas a esa distribuidora, también sembramos serrano y poblano", detalla.

 

Con su hija chiquita, la niña creció en el campo, pues la tenía que traer con ella a todas partes, pero cuando la niña entró al jardín de niños fue más difícil, ya que cuando había empaque se tenía que ir desde las seis o siete de la mañana y no regresaba hasta las 10 o 11 de la noche, sin su hija.

 

"Empecé a hablar con mi hija, le dije que era para nuestro bien, el de las dos; ella ya lo entendió y asimiló que hay mamás que tenemos que trabajar, porque ella tiene compañeras que sus mamás están 100 por ciento del tiempo en casa, yo le digo que la situación de todas las mamás es diferente, no todas tenemos esa ventaja o beneficio, hay mamás que tenemos que salir a trabajar", relata.

 

En 2008, el ingeniero que les ayudaba les convenció que en Sinaloa el cítrico estaba despuntando, por lo que decidieron arriesgarse y sembrar limón Colima, pues los ciclos agrícolas eran compatibles, ya que terminan de sembrar las hortalizas en marzo, en abril comienzan a tener limón y en enero la naranja.

 

"Pues ahí te vamos, que nos pusimos a sembrar 40 hectáreas de cítricos, igual sin conocimiento de nada, porque dijimos, de abril a diciembre tenemos tiempo disponible para estar produciendo limón y naranja, no conforme con todo el trabajo que teníamos de la hortaliza y cuando fue la helada, las hortalizas... nos devastaron".

 

Luego de apostar todo su dinero y el patrimonio de su hija en un sue- ño que desde niña había tenido, llega una helada y lo pierde casi todo. Endeudada, con una pérdida económica muy fuerte, llega después un huracán a llevarse lo poco que se había salvado; pero su pasión por el campo fue más fuerte y no se rindió.

 

"Me quedé sin nada, ese dinero lo perdí, luego de la helada y Manuel me quedé en ceros, pero me considero una mujer muy arriesgada, si no arriesgas, si te quedas en ese confort, no haces nada en la vida y prefi ero perderlo intentando, que estar estática".

 

Han sembrado maíz, naranja, limón y está innovando este año con el garbanzo, que les ha dejado buenas ganancias.

 

Reconoce que los errores que han tenido les han fortalecido.

 

"Lo hicimos así porque nos dimos cuenta que si le apuestas a un solo producto hay malos ciclos y si no tienen precio se cae el mercado, tenemos cuatro cultivos y si uno está muy bajo, pues el otro lo compensa; por las perdidas, en la experiencia que ya tuvimos con las heladas", refiere.

 

La sabiduría de la humildad

 

Originaria de un rancho de Topia, Durango, proveniente de una familia muy humilde que se vino a vivir a Culiacán cuando Irma Ríos apenas tenía 2 años, creció entre carencias que le dan el impulso de arriesgarse, de seguir intentando, seguirle apostando a su sueño.

 

"Lo que pierdes es dinero, necesitamos el dinero para vivir, pero tal vez porque he tenido carencias, no crecí en la opulencia, ni abundancia; sé lo que es estar en un lado y estar estable, no le tengo miedo, si hubiera crecido en un ambiente de dinero, le tuviera miedo a perder, quedarme sin nada", expresa.

 

Ríos Núñez recuerda que muchas veces le han dado ganas de tirar la toalla, lo recuerda con un brillo especial en los ojos, mientras respira hondo y mira la huerta de limones.

 

Dice sentir mucha satisfacción de su trabajo, pues el dinero que ha perdido no es nada, señala, en comparación de las cosas más valiosas que la vida le ha quitado, como su esposo. "Ser agricultora me salvó la vida, me sacó adelante", considera.

 

"Tengo una frase que dice 'también esto pasará'", esa frase me ayuda un poco cuando estoy muy estresada, todo pasa, en los momentos en que estás viviendo crisis muy fuertes, todo pasa, el mundo no se queda estático, lo veo aquí, como las plantas cambian y de la mañana a la noche es otra cosa, aunque parece que no se va a salir del hoyo sí se sale, hay una evolución y siempre pienso que es para bien", reflexiona.

 

--

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..