null
>
Queja ciudadana
Denuncia que urbanos no lo suben por su discapacidad
Guillermo Sánchez confirmó que su discapacidad motriz “no era bien vista” por los operadores de los camiones urbanos de la ruta Urías-Sábalo, pues no se detenían cuando les solicita el servicio
Verenice Peraza
14/09/2017
Foto: Verenice Peraza

MAZATLÁN._ Al principio pensó que se trataba sólo de mala suerte, pues todos los seres humanos viven días buenos y malos, pero conforme pasaron los días, Guillermo Sánchez confirmó que su discapacidad motriz “no era bien vista” por los operadores de los camiones urbanos de la ruta Urías-Sábalo, pues no se detenían cuando les solicita el servicio.

Según narró, hace siete meses encontró trabajo como ayudante general en la empresa Envases Universales, ubicada al sur del puerto, a la altura de la Colonia Urías.

Desde entonces, todos los días vive un calvario cuando se traslada a su trabajo.Guillermo se levanta a las 4:00 horas, se baña, desayuna y a las 5:30 horas empieza su caminar hacia la parada de camiones que se ubica sobre la avenida Rafael Buelna, justo frente al café Solemare, en el carril de norte a sur.Su traslado es un ritual de puntualidad, pues sabe que el primer camión que lo llevará a tiempo a su trabajo pasa 10 minutos antes de las 6:00 horas.Camina apoyado en unas muletas canadienses de muñeca por escasos ocho minutos.

“Tuve un accidente a los 22 años en un carro, choqué contra un tráiler, de tal manera que mi columna se dañó por completo”, explica.

Debido a que los camiones no se paran, Guillermo ya ha estado teniendo problemas en su trabajo, pues no sólo lo regresan, sino que le descuentan el día y eso merma en sus ingresos.

Este hombre duró meses sin caminar luego del accidente; de hecho, ha sido intervenido en 11 ocasiones de sus piernas y seis de su columna.Hoy en día puede caminar gracias a sus muletas y a que es fuerte, pero necesita sentir el apoyo de su entorno para seguir adelante, y no lo tiene.

“No saben lo complicado que es para una persona que era funcional en su totalidad, reintegrarse a la sociedad como una persona con capacidades especiales, y aún así le entramos, seguimos luchando, pero resulta que se nos cierran las puertas de un servicio como es el transporte público, sólo porque uno se sube lento al camión y el chofer tiene qué esperar, porque ésa fue la explicación que me dio uno de los choferes”, detalla.

Guillermo tiene una bitácora con el número del camión, la hora y la ruta que no detuvo su marcha en la parada, porque estaba solo en el lugar.En breve interpondrá una queja ante Derechos Humanos, ya que está seguro de que no es el único discapacitado que tiene esta problemática.

A través de este espacio, Guillermo pide a la Alianza de Camiones Urbanos concientizar a sus choferes sobre la necesidad de aceptar a las personas con discapacidad, ya que pagan su boleto y no merecen ser discriminados.

"No saben lo complicado que es para una persona que era funcional en su totalidad, reintegrarse a la sociedad como una persona con capacidades especiales, y aún así le entramos”.Guillermo SánchezCiudadano con capacidades especiales

Te puede interesar..