'La PGJE los busca muertos', dice madre de uno de los policías desaparecidos en Culiacán - Periódico Noroeste
null
>
POLICÍAS DESAPARECIDOS
'La PGJE los busca muertos', dice madre de uno de los policías desaparecidos en Culiacán
Se resiste madre regresar a Oaxaca porque cree que de hacerlo es probable que no encuentre a su hijo
MARCOS VIZCARRA
17/02/2017 | 03:07 AM
Foto: Noroeste

A Yosimar y a sus compañeros policías ya los buscan como muertos, aseguró la señora María Isabel, su madre.

El 26 de enero fue desaparecido. Ese día él estaba bañándose, después de una jornada laboral en la Policía Municipal de Culiacán, donde tenía cinco años trabajando.

Yosimar es originario de Matías Romero, Oaxaca, pero desde hace 20 año radica en Culiacán, porque su padre, quien también fue policía, consiguió trabajo en este municipio.

Apenas terminó la preparatoria y antes de decidirse por una carrera prefirió sumarse a las filas de la Policía Municipal, en donde tenía asignada la supervisión del sector de la colonia Las Quintas.

Después de cada jornada de trabajo, Yosimar llegaba a su casa, se bañaba y luego decía qué hacer, como salir con su novia, con la que tiene un compromiso nupcial para mayo de este año, o quedarse en casa a ver alguna serie o película en televisión.

El 20 de enero cumplió los 28 años y en ese entonces él hablaba de dos cosas: su próximo matrimonio y que quería estudiar la carrera de Derecho, para mantenerse y ascender en las fuerzas policiales.

El día de su desaparición un grupo de hombres llegó a su casa, poco después de que él había salido de su trabajo.

Esos hombres se bajaron de una camioneta, con los vidrios polarizados. Esas personas tenían pasamontañas y armas largas, según relató un hermano de Yosimar que estuvo presente cuando se lo llevaron.

"Esas personas tocaron la puerta y se fijaban por las ventanas y yo estaba aquí, yo podía verlos, por eso me acuerdo cómo estaban, también el tipo de armas, aunque la vecina dijera que no tenían armas largas", dijo el hermano de Yosimar.

La fecha de desaparición es el 26 de enero. Ese día se organizó un operativo con policías municipales y ministeriales, que se extendió por las colonias Infonavit Humaya y Las Quintas.

Con esa desaparición ya sumaban tres en menos de una semana, primero la de un comandante y luego la de un compañero de Yosimar.

"El 23 de enero yo hablé con Yosimar y me dijo que estaba triste por sus compañeros", dijo su madre, la señora María Isabel.

A los primeros dos policías desaparecidos se les relacionó con posibles represalias de haber sido el equipo que auxilió a los militares que fueron emboscados por un grupo armado la madrugada del 30 de septiembre del 2016, en el entronque de la carretera México 15.

Yosimar no estuvo en ese grupo de rescate, pero sí en la detención de personas peligrosas, según un reporte de la Procuraduría General de Justicia que fue dada a conocer por Martín Robles Armenta a la señora María Isabel.

Cuando se levantó el reporte de desaparición, la familia se integró al programa de atención a víctimas, que consistió en vigilancia policial, al menos de reportes escritos, dijo la señora María Isabel, porque en visitas a la casa de la familia sólo se han reportado en una ocasión.

"Aquí nada más vino una persona hace tres días, que es la encargada de este sector, pero ya no han vuelto", dijo.

Ese protocolo dura 10 días y tiene que estarse renovando por los familiares, un trámite del cual la señora María Isabel desistió.

El rechazo a renovar también es, dijo, porque no ve interés alguno de la dependencia en buscar a su hijo o a sus dos compañeros.

"La Procuraduría los busca muertos, quieren encontrarlos muertos, no han dado avances, siempre nos dicen eso, que no hay avances", dijo.

Ese juicio lo tomó después de que se enteró que tres semanas después de la desaparición de su hijo apenas se giraron órdenes de búsqueda formales y al mismo tiempo registros a un padrín nacional de muestras de ADN. Tres semanas después de desaparecido.

La señora tiene 47 años, ella ya vivía en Oaxaca, pero ahora su parecer es distinto, se volvió a instalar en Culiacán porque cree que de no hacerlo es probable que no encuentre a su hijo.

Esa probabilidad, dijo, la tiene porque no ve ineterés alguno de la Procuraduría General de Justicia, tampoco de la Policía Municipal ni de sus compañeros que llegaban a comer a su casa cuando ella se encontraba de visita en esta ciudad.

Quedarse será para buscar a su hijo y resolver por qué se lo llevaron personas con pasamontañas, cuando recién había llegado a su casa después de una jornada laboral.

 

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..