Pie diabético, una complicación fatal - Periódico Noroeste
null
>
Pie diabético, una complicación fatal
Es una lesión muy característica de las personas con diabetes, resultado de diversos factores, el principal es la falta de autocuidado
Dantiela Mendoza
14/06/2017

Una persona con diabetes puede tener muchos problemas de salud, especialmente en los pies, y llevar a complicaciones severas e impactantes, como puede ser la pérdida de dedos, el pie o la pierna, dejándola discapacitada físicamente y con un gran impacto emocional por la pérdida del miembro.

El pie diabético es una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes mellitus tipo 2 y es la principal causa de amputación no traumática de extremidades en adultos.

“A nivel quirúrgico, la mitad de las amputaciones de pie se realizan en personas que ignoraban que tenían una diabetes mellitus, entonces no tuvieron los cuidados para prevenir lo que es el pie diabético; son personas que nos llegan al consultorio con un problema muy serio y, lamentablemente, debutan como diabéticos con una amputación de pie”, señala el doctor Héctor Manuel Peraza Reyes.

El especialista en angiología destaca que tanto en la consulta privada como en su consultorio del Hospital Regional de Zona del Instituto Mexicano del Seguro Social, han llegado tanto adultos jóvenes como adultos mayores con dedos, incluso pies, seriamente infectados, malolientes y totalmente disfuncionales, a quienes, irremediablemente, se termina amputando.

“Al tratar de hacer su historia clínica nos damos cuenta de que no saben que son diabéticos, que ya desarrollaron una neuropatía, es decir, que perdieron su sensibilidad en el pie, ya no tienen la capacidad de sentir dolor y por ello nunca se dieron cuenta de que hay una herida, una uña enterrada o una úlcera en el pie; y es hasta que huele mal cuando alguien en su familia, o ellos, se percatan del problema, buscan un ratón muerto y lo que encuentran es un pie diabético”, abunda el médico.

El pie diabético, explica, es una infección, ulceración o destrucción de los tejidos del pie, generalmente los dedos, derivado de alteraciones neurológicas o vasculares, que afecta a pacientes con diabetes mellitus tipo 2, ya que esta enfermedad causa serios daños a los nervios y hace que se pierda la sensación en los pies.

“Estamos ante una alerta como sociedad, no sólo como médicos o personal de salud, sino de manera individual. Tenemos que pensar más en diabetes y empezar a actuar para prevenirla y tratarla, sobre todo cuando en la familia hay un papá, una mamá o un hermano diabético, que hay obesidad o alguna alteración metabólica”, advierte.

De hecho, en más del 60 por ciento de los casos el problema del pie diabético se debe a una neuropatía e infección, no propiamente un problema cardiovascular, sin embargo llegan a la consulta con el angiólogo quien desde su especialidad trata de rescatar el miembro.

Pero más allá de estos dramáticos casos de pie diabético, el doctor Peraza Reyes destaca el alto índice de personas con diabetes que hay en Mazatlán, quienes en su mayoría no están haciendo mucho por controlar su padecimiento y evitar sus graves complicaciones.

“Tan sólo en Mazatlán, uno de cada 10 adultos es diabético, pero además, por lo menos, hay otras dos personas que tienen esta catastrófica enfermedad metabólica y no lo saben, entonces van directamente a debutar con alguna complicación de la diabetes, como es una neuropatía, una ceguera, una insuficiencia renal, un pie diabético. Son muchos problemas y no existe una cultura de la prevención”, alerta.

Como experto en pie diabético, Peraza Reyes hace un llamado urgente a que tanto los médicos familiares y generales, como las personas con antecedentes familiares de diabetes o con obesidad, piensen en la diabetes como un riesgo potencial de salud, y la educación es la estrategia más sencilla y económica de aplicar para la prevención de la diabetes mellitus y sus catastróficas complicaciones.


Control integral
Evitar el pie diabético, como consecuencia del efecto sostenido en el tiempo de dos entidades crónicas: la neuropatía periférica y la insuficiencia vascular, es posible con un cuidado multidisciplinario.

“Son muchos los factores involucrados en un pie diabético. Es por ello que se deben buscar clínicas que valoren al paciente en forma integral, que estén en manos de Internistas, Nutrición, Psicología, Podólogos, Ortopedistas; el manejo multidisciplinario ha mostrado la disminución de amputaciones”, asegura el doctor Héctor Peraza Reyes, director de Venus Medical Spa, la clínica especializada en el cuidado del pie diabético.

Su personal de salud y productos especiales para el paciente diabético, calzado, servicio de podólogo, que realiza el pedicure clínico y tratamientos para problemas como hongos en uñas y piel reseca, y los cuidados para prevenir el pie diabético.


Control real
La mayoría de las personas diabéticas monitorea sus niveles de azúcar mediante la prueba que consiste en pinchar su dedo para obtener una gota de sangre que coloca en una tira reactiva y así sabe cada día cómo está su glucosa, sin embargo este examen no es fiable en pacientes indisciplinados, asegura el doctor Héctor Manuel Peraza Reyes.

“La prueba más efectiva para conocer tus niveles reales de glucosa es el examen de hemoglobina glucosilada, una prueba que puede indicar cual ha sido el promedio de glucosa que han tenido en los últimos tres meses, mientras que la de pinchazo del dedo sólo nos dice cómo está en este preciso momento”, indica el angiólogo.

Conocer los índices de la hemoglobina glucosilada le sirve al médico para determinar como ha sido el control glucémico y prever los diversos riesgos a su salud, por esta razón se recomienda hacer esta prueba cada tres meses y una ventaja es que no se requiere estar en ayuno para hacerla.

Es de destacar que diferentes estudios han demostrado que mayores niveles de Hemoglobina A1C se asocian a un mayor riesgo de complicaciones. Dado que una persona con diabetes descontrolada es más susceptible de presentar daños en los pequeños vasos sanguíneos, y por consiguiente de desarrollar complicaciones en el corazón, cerebro, ojos y en los riñones, entre otros órganos.

“El apoyo familiar que tienen el diabético para llevar sus controles es fundamental, marca una diferencia su calidad de vida, sobre todo en el adulto mayor. Para mí, involucrar a la familia y tener servicios de salud integrales son clave, porque no hay terapia única para este mal”, añade.

El resultado de la hemoglobina glucosidada se da en porcentaje y el nivel normal es entre 4 y 6 por ciento. Se recomienda que las personas con diabetes mantengan menos de 7 por ciento. Un resultado superior revela que los niveles de glucosa en la sangre no han estado bien regulados en los tres últimos meses. Si está por encima de 7 por ciento significa un la control de la diabetes y por lo tanto el afectado está en alto riesgo de presentar complicaciones diabéticas.

Evalúate: haces ejercicio, tu alimentación es equilibrada, tomas los fármacos o insulina de manera correcta. Corrígelo.


PREVENCIÓN
Los factores más importantes para evitar su desarrollo son el control de la diabetes, evitar fumar, tener cuidados preventivos a los pies mediante el uso de calzado adecuado y realizarse el pedicure clínico con un podólogo, no estético en una sala de belleza.

 

El control estricto de la diabetes y un seguimiento médico especializado, aunado a una correcta higiene y cuidado de sus pies es fundamental.

 


Recuerda no cortar excesivamente las uñas, no caminar descalzo y utilizar cremas hidratantes especiales para diabéticos.

 

Se debe realizar una inspección frecuente de las zonas del pie por parte del médico o enfermeras, evaluar la sensibilidad, para detectar los primeros signos de neuropatía.

 


Ante la aparición de callosidades o algunas deformidades, buscar la consulta de un podólogo o de un traumatólogo, según sea el tipo de lesión.

 


Llevar al pie de la letra el tratamiento médico que se ordene ante lesiones como callosidades o heridas que tardan en sanar.

 

 

ORIGEN
Los problemas de los pies generalmente se producen cuando hay daño a los nervios, lo que se denomina neuropatía periférica, que resulta en la pérdida de sensación en los pies, así como problemas en el riego de las arterias (insuficiencia arterial periférica) y cambios en la forma de los pies o dedos.

SÍNTOMAS DE ALARMA
Los primeros signos que deben alertar sobre el inicio de un pie diabético son el enrojecimiento de algunas zonas del pie, aumento de su temperatura, callosidades que no mejoran, uñas enterradas y úlceras.
Las lesiones iniciales pueden progresar hasta llegar a una ulcera profunda y alcanzar el hueso, provocando una osteomielitis, y finalmente, en situaciones muy avanzadas, una gangrena del pie.

RIESGO
Las posibilidades de padecer esta lesión aumentan conforme avanza la diabetes, llegando a derivar en amputaciones del pie.
Se estima que más de la mitad de los diabéticos, en algún momento de su vida, presentarán lesiones que si no se cuidan pueden derivar en un pie diabético.

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..