null
>
Va 'en serie' actuación de Armando Silva en la CDMX
El culiacanense considera un golpe de suerte empezar a abrirse camino como actor de televisión en un par de series de Teleset y Sony Televisión
Elizabeth Gámez
14/11/2017
Compartida 40 veces
Foto: Cortesía

Esa imagen de cholo, con la que Armando Silva dio vida al Richard de la obra El cruce, le ayudó mucho en el casting de una serie en la Ciudad de México, con una productora colombiana. Y fue con este mismo perfil que fue aceptado en una segunda producción.

“Fue un golpe de suerte... Como que están solicitando mucho con este perfil que traigo, eso me ayudó”, afirma entre risas el actor que hizo la primera prueba para esta serie Atrapados cuando la obra teatral que dirige Lázaro Fernando, del Tatuas, tuvo una larga temporada en el Cenart.

El culiacanense tuvo una corta intervención en esta producción de Teleset, protagonizada por África Zavala y Erick Chapa.

“Mi personaje tiene una rencilla con el protagonista, se hieren y mi personaje pierde el ojo”, relata de la serie en la que también participan Fernando Ciangherotti, Verónica Merchant, Patricia Reyes Spíndola, entre otros, y de la que desconoce su fecha de estreno.

Armando se inició como actor en un grupo infantil y juvenil del Tatuas, a cargo de Lázaro Fernando Rodríguez, en 1994, ahora que en otros terrenos es un actor “nuevo” agradece sentir el apoyo de los protagonistas, y lo hace con la misma intensidad que agradece la oportunidad de actuar.

“Esta oportunidad significa dar un primer paso en mi carrera a un medio de trabajo que me permita vivir de mi oficio: la actuación, y que a su vez me apasiona, ya que desde niño fue inspirador para mí ver series de televisión y cine, y el tener la oportunidad y el privilegio de trabajar ahora en esto, es muy motivante y me llena de satisfacción”, añade.

“Sobre todo ver la carita de mis hijos -Érik Santiago, de 9 años, y Daniel Armando, de 1 año 10 meses, cómo se ilusionan de ver a papá en televisión y también darle esa satisfacción a mi madre, Chuyita Silva, que fue la que invirtió en mis estudios y que sepa que está valiendo la pena, no tiene precio”.

Armando habla del sufrimiento de estar lejos de su familia, y reconoce el esfuerzo de su esposa, al quedarse sola con los pequeños, y de él mismo, pues duerme en sillones de sus amigos o en la sala de su suegra en la Ciudad de México, pero sabe que es un sacrificio que vale la pena.

Y los resultados van aflorando, recientemente fue contratado para intervenir en una segunda serie de televisión, de la que no abunda mucho, sólo que se transmitirá por Azteca, y que se trata de una segunda temporada de una historia conocida en México y en Colombia a finales del año pasado.

En esta producción, dice, va a tener más presencia.

“Ahora mismo ya estamos los actores tomando entrenamiento en manejo de armas y combate... Va a estar muy buena y estoy muy contento”, expresa quien también fuera técnico en iluminación, escenografía y tramoya.

El sinaloense hace hincapié en que no se piense que es ya un actor exitoso, y que con esta entrevista más que presumir sus logros quiere compartir que le están dando la confianza y una oportunidad en televisión, lo que agradece a Teleset y Sony Pictures Televisión.

“Ni soy famoso, ni me creo famoso. Apenas estoy empezando poco a poco, picando piedra en esta carrera. Acá todavía nadie me conoce y acepto el reto de conseguirme un lugar con la ayuda de Dios y con mucho trabajo y sacrificio”, sostiene.

Golpe de suerte o no, lo que sí es seguro en Armando es su empeño por vivir haciendo lo que le apasiona, y otras pruebas de ello son su participación en el espectáculo Yo soy Pedro Infante, que se estrenará en unos días como parte del Festival Cultural Sinaloa 2017, dirigido por Läzaro Fernando Rodríguez, en el que dará vida a Tizoc y Pepe “El Toro”.

Luego retornará a la Ciudad de México para continuar con los ensayos de la obra El animador, producida por un colectivo independiente, con sólo dos actores en escena, dirigida por compañeros de su generación egresados de la Casa del Teatro, que tiene previsto el estreno la primera semana de 2018.

Esta producción será estrenada en el teatro El Milagro, del dramaturgo y director teatral David Olguín en sociedad con el reconocido actor Daniel Giménez Cacho. Y Armando dice de este proyecto colectivo que está hecho con amor y confianza al teatro y al equipo que también es“de esas cosas que uno trabaja de verdad para poder hacerlas”.

 

PARA SABER

Armando Silva empezó a hacer teatro en 1994, en un grupo infantil y juvenil del Tatuas, dirigido por Lázaro Fernando Rodríguez.

Posteriormente fue parte de Delta Teatro, dirigido Alex López y Mayra Amézcua.

Por recomendación del clown Izmir Gallardo estudió en el Foro Teatro Contemporáneo, con el maestro Ludwik Margules, en el 2000, luego entró a Casa del Teatro, en Coyoacán, con el maestro Luis de Tavira.

Sus primeros trabajos fueron como técnico en iluminación, escenografía y tramoya, y también como maestro de teatro en el Centro Cultural San Ángel en la CDMX.

Ha trabajado en teatro con Luis de Tavira, Ricardo Díaz, Antonio Zúñiga, Tatuas, Grupo Sin Espacio, Todo Terreno de Juan Mendoza, entre otros.

Te puede interesar..