"Amor a la burocracia"

"Quince días de ´gracia´ es desaprovechada por los usuarios"

    El último día llegó. Era tiempo de hacer el trámite.
    Fueron 15 días de gracia, una quincena desaprovechada de prórroga para el pago extemporáneo de placas y calcomanía.
    Los ciudadanos dejaron pasar el tiempo de gracia para sumergirse en la desgracia burocrática, todos dispuestos a saciar su sed de copias, filas y ventanillas. De reclamos al sistema y a los servidores públicos.
    Era momento de abarrotar las instalaciones, de levantarse a las 5:00 horas o de meter la nariz al módulo antes de que el trabajador pusiera llave a la puerta.
    Todas los edificios se saturaron: El Palacio de Gobierno, Plaza Fiesta, MZ Plaza Sur, MZ Plaza Las Américas y la Feria Ganadera. Fue esta última la que parecía un toro indomable por sus 14 cajas de pago. Aun así, nada pudo con la embestida de la desidia, ni con la espada del pánico moratorio.
    El ciudadano realizó su pago como lo planeó: lento, saturado y con la incertidumbre de cumplir antes del cierre.
    Algunos reconocieron su tardanza y la explicaron con un "soy mexicano" o "es pura desidia", otros dijeron tener mucho quehacer, demasiado trabajo, o carecer de dinero. 

    "Es un solo cajero nada más, se me hace una injusticia. Esto está muy mal, pésimamente mal".
    Graciela Escobar.

    "Como mexicanos siempre lo dejamos todo para al último".
    Braulio Morelos.

    "Esperamos hasta el último día porque no había tiempo".
    Servando Félix.

    "Hay veces que uno no tiene dinero o pura desidia. Todos queremos venir el mismo día".
    Teódulo Peña.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.


    Suscríbete
    Regístrate para leer nuestro artículo
    Esto nos ayuda a identificarte mejor al poder ofrecerte información y servicios justo a tus necesidades al recibir ayuda de nuestros anunciantes.


    ¡Regístrate gratis!