En la cuerda floja

    O son muy valientes o son muy ineptos y negligentes. Me refiero a las autoridades municipales, de este, de los anteriores trienios y de todos los partidos por parejo, y déjeme le actualizo la historia que ya les he contado antes.

    Hace algunos años, y mucho antes de que tuviéramos la dicha de que “El Químico” fuera nuestro Alcalde (ironía), se iniciaron dos juicios de acciones colectivas contra el Acuario Mazatlán.

    En ambos juicios se dictó sentencia en contra del Acuario cuyo cumplimiento es forzoso porque ya no hay nada que, jurídicamente hablando, puedan hacer.

    Al modo, el director del Acuario se negó a cumplir la sentencia de manera que, en el juicio de acción colectiva más avanzado presentamos un amparo para que un juez federal lo obligara a cumplirla.

    La sentencia obliga al Acuario a cobrar solamente $33.00 más o menos, en lugar de lo que ha cobrado siempre que es más o menos $170. También lo condena a regresar lo que ha cobrado de más a todos los que han pagado de más.

    Entiendo la resistencia a tener que cumplir con la sentencia solamente que, aleguen lo que aleguen, los del Acuario tuvieron mucho tiempo y oportunidades para defenderse y perdieron los dos asuntos.

    Ahora no les queda de otra que cumplir y, como les platicaba, en un amparo que presentamos, se obliga al director del Acuario a cumplir la orden del juez federal en el sentido de que, sin demora, proceda a cumplir la sentencia y deje de cobrar de más.

    Al no hacerle caso al juez federal, se solicitó que se determinara que el director del Acuario violó la orden del juez y se diera vista a la Fiscalía General de la República (FGR) por los delitos que se hayan cometido.

    El juez federal consideró que efectivamente su orden no había sido cumplida y está dándole vista a la FGR porque el director del Acuario cometió delitos federales.

    La cuerda siempre se rompe por lo más delgado y lo más delgado en este caso es el director del Acuario.

    Por ahora las sanciones penales van a caer sobre él, sin perjuicio de que le sigan más arriba porque el Acuario tiene un Consejo cuyo presidente es el Alcalde y seguramente el juez federal va a requerirlo para que cumpla la condena impuesta, apercibido con que si no lo hace, correrá la misma suerte que el director.

    Como vemos, el director del Acuario ya está en la cuerda floja y no le va a ir muy bien que digamos.

    Eso sí, tendrá el consuelo de que más pronto de lo que se imaginan, los integrantes del Consejo, empezando por el presidente (Alcalde) le seguirán sus huellas.

    Las órdenes de los jueces federales en los juicios de amparo deben tomarse en serio y más cuando estamos hablando ya de sentencias firmes.

    Por lo pronto, el director del Acuario ya va en caída libre desde la cuerda floja en la que andaba echándose maromas y ahora sí que como dice AMLO: “Tengan para que aprendan”.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play