Estirando la liga

    Al modo, “El Químico” estirando la liga con el PAS, con riesgo de que se rompa y le pegue en plena cara.

    El amigo anda regateándole al PAS lo que le prometió para que lo pusiera en la boleta de las pasadas elecciones.

    Nada extraño que se conduzca así porque traicionar forma parte de su naturaleza.

    El PAS no es una blanca paloma y nada tienen de ingenuos sus dirigentes. Es más que claro que le van a apretar las tuercas en el Cabildo y tienen con qué hacerlo.

    Al Alcalde se le olvida que el ayuntamiento es un cuerpo colegiado que funciona mediante regidores. Él es un regidor más, aunque tenga las facultades que le corresponden como Presidente Municipal.

    Hay asuntos que solo pueden ser tratados en el Cabildo y donde el voto del Alcalde es solo eso, un voto.

    Los regidores y las comisiones correspondientes pueden llevar al Cabildo asuntos que siendo de interés público, no le gusten al Alcalde.

    También pueden votar en contra de ciertos asuntos que le interesen al Alcalde y siendo mayoría, pueden causarle grandes dolores de cabeza y berrinchitos.

    Por ejemplo, siendo mayoría, pueden rechazar sus propuestas de Secretario del Ayuntamiento y Tesorero Municipal.

    Igual pueden echar abajo el acuerdo o convenio al que haya llegado el anterior Cabildo en el caso de NAFTA, lo que de seguro le causará una rabieta al Químico porque quedaría mal con sus patrones.

    En fin, siendo mayoría y con ganas de poner en su lugar al Alcalde, los regidores pueden darle una verdadera revolcada legal en el Cabildo.

    En lo personal no creo que “El Químico” aguante esa batalla. No tiene lo necesario para aguantarla y menos para ganarla.

    Más temprano que tarde va a doblar las manitas, como siempre lo hace ante los poderosos y los dueños del dinero.

    Más pronto de lo que imaginamos se someterá a la presión del PAS y les dará no solo lo que les prometió, sino les tendrá que dar más.

    Como quien dice, por andar negándose a pagar la deuda, ahora la va a tener que pagar y con intereses.

    Y los ciudadanos perderemos la oportunidad de que el Cabildo sirva como un contrapeso y equilibrio de poderes, frenando las locuras, ocurrencias y abusos de poder de “El Químico”.

    Llegando a un acuerdo, el interés ciudadano pasará a segundo término ¿o me equivoco?

    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play