La violencia, ¿no es un asunto nacional?

    ¿Qué se requiere para que el Presidente, su Ejército, Marinos y Guardia Nacional actúen en consecuencia, a nivel de un “problema nacional” y no de hechos aislados, escaramuzas o exageraciones de medios de comunicación y de las organizaciones sociales? Ante esta ceguera gubernamental, la sociedad debe enterarse de informes y opiniones que estudian y documentan la violencia, el narcotráfico y la falta de una política nacional que atienda y combata la violencia en todos sus aspectos y en todos los niveles.

    El 12 de marzo el Presidente López Obrador declaró en Tapachula, Chiapas que “...la violencia no es un asunto nacional... pero que los crímenes se concentran solo en algunas entidades donde hay más delincuencia organizada” y que se está “atendiendo el problema de los homicidios y se ha ido avanzando, no es ya un asunto nacional”.

    Habría que preguntarse cuántas ciudades con múltiples homicidios se requieren para que sea un “asunto nacional”, o con cuántos municipios, o bien con cuántos homicidios en el país ya se tendría un “problema nacional”; tal vez no cuenten las masacres, ni los feminicidios, ni los periodistas asesinados o los infanticidios; tampoco los policías muertos ni los políticos, ni los alcaldes. Entonces ¿qué se requiere para que el Presidente, su Ejército, Marinos y Guardia Nacional actúen en consecuencia, a nivel de un “problema nacional” y no de hechos aislados, escaramuzas o exageraciones de medios de comunicación y de las organizaciones sociales?

    Ante esta ceguera gubernamental, la sociedad debe enterarse de informes y opiniones que estudian y documentan la violencia, el narcotráfico y la falta de una política nacional que atienda y combata la violencia en todos sus aspectos y en todos los niveles.

    1. Según nota publicada en El Universal del 10 de marzo, el “informe elaborado anualmente por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, en 2021, de las 50 ciudades más violentas del mundo... según su tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, 18 son mexicanas...” México sería por lo tanto el país con más ciudades violentas, y entre ellas las ocho más violentas: Zamora, Ciudad Obregón, Zacatecas, Tijuana, Celaya, Ciudad Juárez, Ensenada y Uruapan; y entre las otras 10 incluidas en la lista de 50 están: Colima, Acapulco, Cuernavaca, Irapuato, León, Chihuahua, Morelia, Cancún, Culiacán y Guadalajara.

    Estas ciudades están en 13 estados del País, ¿no es suficiente para verlo como un “asunto nacional”?

    2. “El Gobierno federal reconoce que el número de homicidios dolosos se incrementó en febrero 2022 sobre mismo mes de 2021 un 41.8 por ciento en 13 de los 50 municipios más violentos del País”; según nota del diario Reforma el pasado 18 de marzo, se incluye a Ciudad Juárez y Chihuahua, capital; Celaya en Guanajuato; Acapulco, Guerrero; Uruapan y Jacona en Michoacán; Tlajomulco, Jalisco; Puebla; San Luis Potosí; Cancún; Iztapalapa, en CDMX; Cuernavaca, Morelos; y Tultitlán, Estado de México. Son datos proporcionados por la Secretaría de Seguridad Pública en Palacio Nacional. Aquí se agregan ciudades de otros cuatro estados para un total de 17 con violencia.

    3. Otro dato que da idea de la gravedad de la violencia por homicidios dolosos es el de la cantidad de asesinatos de grupos de personas masacradas sin distinguir hombres, mujeres y niños, policías y población en general. Según el periódico Reforma, en 2021 se sufrieron 62 masacres con 436 muertes, considerando como masacre cuando “...en un mismo hecho fueron asesinadas cinco personas o más. Además, en 2020 se registraron 71 masacres con 486 personas asesinadas en 22 estados.

    Es impresionante la relación que hace el periódico de las 62 masacres en 2021, con mención del lugar, la fecha, el número de muertos y la separación de hombres, mujeres, niños, policías, etc. Sobresale una el 19 de junio en Reynosa, Tamaulipas, con 19 muertos en una ola de violencia en diferentes colonias de la ciudad. Otra masacre múltiple fue también en Tamaulipas con la muerte de 19 personas, entre ellas 16 migrantes guatemaltecos; una más el 18 de marzo con 13 policías emboscados en Coatepec, Estado de México. Igualmente se reporta que el 18 de enero “un grupo de 12 hombres fueron asesinados en Las Choapas, entre Veracruz y Tabasco; el 25 de julio se reporta el asesinato de “al menos 18 personas en Valparaíso, Zacatecas”.

    Un vistazo a este 2022, por lo menos en este mes de marzo se informa de una matanza de 17 personas en San José de Gracia, Michoacán, que fueron fusilados, desaparecidos y “limpiada la escena del crimen”. En Puebla se reporta que el 9 de marzo de este año fueron ejecutadas 10 personas en Atlixco, entre ellas tres mujeres. En Ciudad Juárez fueron ejecutadas cuatro personas, el 14 de los corrientes y otra más en Zacatecas, el 16 de este mes, donde se encontraron seis hombres asesinados, atados de pies y manos.

    Y aún hay más, pues es necesario que los gobernantes vean este problema como lo que es: un “asunto nacional”.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play