Noche
de velas

    Las tradiciones de un pueblo engarzan, como en un collar, las piedras de su cultura. Las tradiciones son los bienes culturales que se transmiten de generación en generación en una determinada comunidad. La cultura permea todas las manifestaciones, expresiones, conocimientos, modos de vida y costumbres de un pueblo. En cambio, las tradiciones mantienen vivos algunos

    Las tradiciones de un pueblo engarzan, como en un collar, las piedras de su cultura. Las tradiciones son los bienes culturales que se transmiten de generación en generación en una determinada comunidad. La cultura permea todas las manifestaciones, expresiones, conocimientos, modos de vida y costumbres de un pueblo. En cambio, las tradiciones mantienen vivos algunos acontecimientos en fechas precisas, etapas y momentos.

    En el Pueblo Mágico de Cosalá no solamente viven la Fiesta de las velas (que se celebra por las calles la noche del 11 de diciembre), sino que cada sábado reviven un espectáculo itinerante denominado Noche de velas, donde reafirman su identidad y comparten la belleza de su historia y leyendas a los visitantes.

    Este recorrido inicia, normalmente, a las 20:00 horas, pero el fin de semana pasado comenzó después de las 21:00 debido a la lluvia. La celebración consta de música, canto y danza en donde rememoran las emblemáticas figuras de Heraclio Bernal y Luis Pérez Meza.

    En la primera estación del recorrido se escuchan las canciones de El barzón y La India bonita, bailada por una joven espigada y hermosa. La segunda etapa del recorrido tiene lugar con la llamada Diosa de plata, una joven suspendida en el aire que recuerda el mineral extraído de las entrañas de la tierra.

    En la Plaza de los Músicos, varias jóvenes interpretan la Danza del carbunco, imitando lámparas de minero en su cabeza. Retomando el recorrido, otra joven baila La danza de la jícara (significado de Topia). Posteriormente, se depositan las velas en la capilla de la Virgen de Guadalupe (no en la Parroquia de Santa Úrsula). Continúa con la Danza de los bramadores, para ahuyentar al jaguar, y finaliza con una escenificación de cómo se muele el metal.

    ¿Revivo y revitalizo las tradiciones?

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play