Oportunidades de negocio:
ideas, mercado y rentabilidad

Durante los últimos meses, en los que el mundo entero ha estado confinado. Los niveles de desescalada han evolucionado de diferentes maneras y, aunque parezca contradictorio, esta situación ha animado a muchas personas a crearse su propio futuro y emprender con una idea de negocios. La falta de oportunidades y de la situación de alarma producida por el coronavirus ha hecho que muchos negocios se reinventen, para mantenerse vivos. “Un verdadero emprendedor no es un soñador, es un hacedor” Nolan Bushnell

¿Quién no ha soñado alguna vez en convertirse en su propio jefe? Pero emprender y montar un negocio requiere de buena idea, mercado y que sea rentable para que pueda llevarse a cabo dentro del contexto en el que vivimos en esta época de incertidumbre pero también de oportunidades para quien esta atento. Una oportunidad de negocio hace referencia a la ocasión de poner en marcha una idea empresarial, adentrarse en un nuevo campo del sector laboral o lanzar una nueva gama de productos al mercado.

Seguramente has soñado despierto, imaginando hasta el más mínimo detalle de tu empresa, incluso puedes escuchar el murmullo de los pasillos y sientes la adrenalina de imaginarte tomando grandes decisiones. Y, también seguramente, a partir de una idea que brincó en tu mente. En la trinidad básica para tomar una oportunidad de negocio, las ideas suelen ser las primeras en aparecer claras; sin embargo, también es necesario encontrar la presencia de nuestras ideas dentro de las megatencias y requerimientos del mercado, así como analizar cuál es su rentabilidad. Una vez que tengamos la trinidad completa, podremos dejar de soñar... para comenzar a hacer nuestra idea una realidad. La clave es hacer algo diferente, disruptivo. Encontrar una coyuntura como ésta requiere de paciencia y, sobre todo, de atención.

Las oportunidades no solo son escasas, sino que cuando se presentan, se presentan disfrazadas de problemas. Estos se hacen notorios poco después de la etapa de ensoñación que germinó con la idea cuando es momento de insertar la idea de nuestro futuro negocio dentro de su contexto. El primer problema disfrazado es no conocer a aquellos que comprarán tu producto o servicio: es momento de pensar menos en aquello que te gustaría a ti, y pensar más en los otros. Lleva a cabo estudios de mercado, partiendo desde aquello que ofreces y encuentra el contexto al que deleitarás con tu producto o servicio.

La economía en la época de pandemia está en un constante movimiento y evolución, así como está compuesta por una gran cantidad de elementos. Entre estos, el mercado, las necesidades actuales de los consumidores, las tendencias y la rentabilidad. Ya que el mercado es esencialmente el espacio físico donde se dan los intercambios y una vez que sabes a quiénes va dirigida tu propuesta de negocios, debes localizar cómo sustentarla desde su propia rentabilidad para saber cuáles son los beneficios o ganancias conseguidas o que pueden obtenerse de una inversión. Administrar recursos y generar utilidades es un gran desafío para quienes comienzan el camino empresarial, sin embargo, al conocer tu mercado, podrás seguir una serie de puntos que tu ayudarán a sentar una trinidad firme para poner en marcha tu idea:

*Genera valor en tu marca. Creemos que tener un buen producto es suficiente para posicionarnos dentro del mercado, cuando en realidad debemos enfocarnos en crear un producto que genere una experiencia deleitante. Un ejemplo muy claro de esto es Coca Cola: si bien el producto que ofrece es una serie de bebidas gaseosas, aquello que promueve como experiencia es el valor de la familia. ¡Encuentra tu valor en el mercado!

*Otorga una experiencia única en tu mercado. Si el cliente está deleitado con tu valor y además su experiencia como cliente es más que satisfactoria, te habrás asegurado de generar fidelidad dentro de tu segmento de mercado y, por tanto, podrás generar números de rentabilidad satisfactorios.

*Ten un seguimiento financiero cuidadoso y tómalo como guía. Conocer y comprender los números de tu empresa te permitirá establecer una asignación de precios que satisfaga tanto las necesidades de tu empresa como la de tus clientes y consumidores. Usa los números como guía para no dar paso en falso.

Actualmente, no es fácil adivinar dónde pueden estar las oportunidades de negocios, pero a manera de un ejemplo sencillo seria explorar en el área del e-commerce internacional o nacional.

Como todo gran proyecto en la vida, recuerda que una actitud de líder marcará el ritmo con el que manejarás tu empresa. Aunque muchos aparentes “problemas” puedan desprenderse, recuerda que no son sino retos desde los cuales aprender: para ser líderes hay que trascender los problemas; todo líder tiene problemas y fracasos, sin embargo, adoptar una actitud de curiosidad y resiliencia lo lleva a tomarlos como experiencias de aprendizaje. Así, tu trinidad ideas, mercado y rentabilidad encontrarán su presencia en el mundo empresarial. No olvides que lo importante es empezar algo en lo que sepas que le pondrás pasión y no solo esfuerzo.

“Para triunfar en los negocios, para llegar a lo más alto, un individuo debe saber todo lo que es posible saber sobre ese negocio”. Paul Getty