Planta de amoniaco: asoma otro conflicto
Consulta sin injerencias que agraven el lío

OBSERVATORIO
    Ir dejando regados en el camino asuntos complicados resueltos a medias trae consigo el riesgo de que retomen complejidad y después coincidan en determinadas coyunturas para que enlazados integren conflictos de difícil manejo y solución. La táctica del menosprecio a los acuerdos compactos, empotrados en paredes de confianza y colaboración mutuas, conduce a escenarios tan imprevistos como peligrosos que inexorablemente terminan en inestabilidad.

    Y ahora el turno es para la planta de amoniaco que la firma Gas y Petroquímica de Occidente quiere construir en Topolobampo desde 2014 y cuya concreción oscila entre lo que dirima la justicia o lo que determine la consulta popular que se realizará el próximo domingo. En la encrucijada de decidir a mano alzada o atender la resolución de tribunales, lo que atisba es el manejo desafortunado de otro conflicto en Sinaloa, con la correspondiente crisis de otra operación política disparatada.

    Ir dejando regados en el camino asuntos complicados resueltos a medias trae consigo el riesgo de que retomen complejidad y después coincidan en determinadas coyunturas para que enlazados integren conflictos de difícil manejo y solución. La táctica del menosprecio a los acuerdos compactos, empotrados en paredes de confianza y colaboración mutuas, conduce a escenarios tan imprevistos como peligrosos que inexorablemente terminan en inestabilidad.

    Igual que en Mazatlán prevaleció la orden dada en Palacio Nacional para afianzar en la Alcaldía a Luis Guillermo Benítez Torres, sin importar que el problema derivó de la dualidad morenista y pasista del Edil, en el caso de Topolobampo el referéndum empujado por el régimen de la Cuarta Transformación determinará si la pertinencia de la cuantiosa inversión privada es mayor que la emergencia ecológica donde la preservación de los ecosistemas es el grito de auxilio que a diario exclama el planeta.

    Con los inversionistas amagando con llevarse a otra parte el capital de alrededor de 20 mil millones de pesos, y los grupos campesinos e indígenas defendiendo el medio ambiente, se anticipa que el “sí” alentado desde el gobierno de Sinaloa y el Ayuntamiento de Ahome avasalle al “aquí no” de aquellos que advierten el deterioro del sistema lagunar Santa María-Topolobampo-Ohuira, uno de los 28 humedales protegidos en México que en 2009 fue declarado sitio Ramsar (clasificación de cenagales de importancia internacional) por la Comisión Nacional de Áreas Protegidas Naturales.

    El desarrollo económico en confrontación con las normas emergentes de sustentabilidad y sostenibilidad es loque está en juego, aunque con mayor activismo de parte del gobierno que en la fase explicativa en curso ha desplazado la argumentación de los opositores a la instalación de la planta. Pese a la enfática promesa de incluir todos los puntos de vista, las primeras asambleas “informativas” se han volcado a resaltar las bondades del coloso productor de derivados de nitrato de amonio.

    Todo bien en la demostración de los positivos que ha estado a cargo de Gerardo Vargas Landeros, Alcalde de Ahome, a siete años de que éste conoció el proyecto impulsado por el entonces Gobernador Mario López Valdez. En sentido opuesto, es inapropiado silenciar o no darle igualdad de difusión a lo que piensan los ambientalistas y habitantes de la zona en que impactará la planta de GPO porque eso le imprime a la consulta el tufo de acuerdos que se anticipan a lo que la sociedad decida.

    Es aquí donde la conveniencia de instalar la fábrica de amoniaco en la bahía de Ohuira, o buscarle otra ubicación donde afecte lo menos al ecosistema y los intereses de la empresa suizo-alemán Proman, constituye la nueva encrucijada a atender por el Gobernador Rocha Moya. Estas decisiones que en su fase primaria muestran los encantamientos económicos para matizar los menoscabos a la biósfera tienen que ser lo suficientemente blindadas mediante la razón y la visión de futuro para evitar que desencadenen dificultades que marcan para siempre a la administración pública y los políticos en turno.

    Sujetar este tipo de determinaciones al modelo de la política a rajatabla, donde el peso de unos cuantos domine sobre la fuerza de todo un pueblo, se traducirá tarde o temprano en accidente político. En todo caso existen las posibilidades intermedias que sin probabilidad de fallos concilian a los segmentos confrontados y como bono muestran a los gobernantes con la tolerancia que es fundamental para el armado de consensos.

    Y sí, para la agricultura nacional se resuelve el déficit del fertilizante e inclusive el insumo del campo producido por GPO alcanzará para atender la demanda de otros países, pero los activistas en favor del cuidado de la naturaleza seguirán acusando la eliminación del hábitat para aves migratorias y manglares, lo cual en lo inmediato traerá repercusiones ecológicas. En pocas palabras, esto equivale poner a Sinaloa entre la espada del daño ambiental y la pared del desarrollo económico.

    Entonces lo más sensato es democratizar la consulta y que las diferencias se procesen mediante la participación ciudadana. Y que el resultado del ejercicio de auscultación, que no es vinculante a lo que determinarán los tribunales, sí se posicione como un referente valioso más para la toma de la decisión final.

    Reverso

    No habrá desenlace cardiaco,

    si ya está escrito un final,

    donde el domingo el humedal,

    hederá a puro amoniaco.

    Reír llorando

    La victoria pírrica obtenida en Mazatlán por Luis Guillermo Benítez Torres al lograr que su propuesta de ocupantes de la Secretaría, Tesorería y Oficialía Mayor fuera avalada por los regidores del Partido Sinaloense, marca el comienzo de nuevas tensiones y mediciones de fuerzas políticas que le moverán la alfombra guinda al Alcalde que ayer fluctuaba entre reír o llorar al subirse al pódium de los vencedores, a pesar de saber que hubo chapuza al designarlo triunfador.

    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play