Rally del peso mexicano

CONTEXTO FINANCIERO
    Los inversionistas están atentos a tres principales factores, como son los reportes corporativos del primer trimestre, la subasta de Bonos del Tesoro y la dinámica de casos de Covid-19

    Iniciamos ayer la semana con una jornada negativa para las principales bolsas de valores del globo. Los principales índices estadounidenses cerraron la sesión negativa, dando freno a los máximos marcados la semana pasada a la espera de mayor información, como los reportes trimestrales. Tanto el Dow Jones como el SP500 cortaron una racha de cuatro sesiones positivas, mientras que el Nasdaq Composite tuvo su peor sesión en dos semanas.

    Los inversionistas están atentos a tres principales factores, como son los reportes corporativos del primer trimestre, la subasta de Bonos del Tesoro y la dinámica de casos de Covid-19. Ayer, la demanda de los bonos gubernamentales a 10 años tuvo una demanda en línea con operaciones previas, pero los bonos a tres años presentaron una sorpresiva caída en su demanda. En cuanto a la pandemia, la Organización Mundial de la Salud dijo que el mundo se encuentra en un punto crucial de la pandemia, en el que los casos crecen potencialmente a un ritmo superior a cuatro millones de personas por semana.

    En México, las bolsas profundizaron las pérdidas mañaneras, a la espera de que los reportes trimestrales confirmen el inicio de la recuperación sin catalizadores de corto plazo. Pese a haber caído en cinco de las últimas siete sesiones los índices apenas han perdido un punto porcentual en ese periodo, aunque técnicamente parecen haber perdido el canal alcista.

    Los analistas coinciden en que las expectativas de recuperación económica, impulsada por factores externos como Estados Unidos, continúan. De este lado de la frontera, los inversionistas también estarán atentos las próximas semanas a los reportes trimestrales, que podrían confirmar o refutar el inicio de la recuperación. Además, podría influir los intercambios la evolución de la pandemia.

    En temas energéticos, tenemos que los precios del petróleo finalizaron ayer con ganancias, gracias a que la debilidad del dólar que ayudó a eclipsar las preocupaciones por la debilidad de la demanda. El precio del barril de petróleo estadounidense, West Texas Intermediate, ganó 25 centavos para colocarse en 63.38 dólares, mientras que el crudo europeo, Brent del Mar del Norte, subió 28 centavos para cotizarse en 67.05 dólares el barril.

    La debilidad del dólar ayuda a hacer más asequibles los precios de las materias primas, específicamente del crudo que está denominado en dólares, para los compradores en otras monedas. No obstante, el aumento de casos de infección en India, el tercer mayor importador y consumidor de petróleo del mundo, volvió hacer tambalear las expectativas de una recuperación sostenida de la demanda.

    India informó de un aumento récord de infecciones por Covid-19, que elevó los casos en general a poco más de 15 millones, lo que convirtió al país en el segundo más afectado después de Estados Unidos, que ha informado de más de 31 millones de infecciones, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins.

    La región capital de Delhi ordenó un cierre de seis días, uniéndose a otros 13 estados de India que han decidido imponer restricciones, toques de queda o cierres en sus ciudades. En tanto, Hong Kong suspenderá los vuelos desde India, Pakistán y Filipinas a partir del 20 de abril debido a las infecciones por coronavirus importados.

    En asuntos cambiarios, la moneda mexicana alcanzó su nivel más fuerte desde enero, ya que el bajo rendimiento de los bonos estadounidense arrastró al dólar. De acuerdo a los registros de Banco de México, el tipo de cambio interbancario cerró ayer en 19.84 pesos por dólar, equivalente a una apreciación de poco más de siete centavos respecto a su cierre previo. La tasa del Bono del Tesoro a 10 años cayó este lunes a su menor nivel en cinco semanas.

    De esta manera, la moneda mexicana se ha apreciado por sexto día al hilo, su mejor rally desde mayo 2020, coincidiendo con la debilidad del dólar por seis jornadas consecutivas, su peor racha desde junio de 2020. El descenso de las tasas de los bonos estadounidenses se da a pesar de que persiste el optimismo sobre el proceso de recuperación económica en Estados Unidos.

    Finalmente, mencionamos algunos ajustes en nuestras previsiones de crecimiento, donde esperamos que la economía mexicana crezca alrededor de 5.0 por ciento este ejercicio 2021, que la inflación termine el año en 4.9 por ciento y que Banco de México mantenga la tasa de referencia en 4.0 por ciento. Al cierre de año, el tipo de cambio podría terminar entre 20.50 y 21.00 pesos por dólar. Sigamos atentos; nos vemos el próximo martes.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play