|
AGRONEGOCIOS

Invertir en los sistemas agroalimentarios podría generar beneficios sanitarios, económicos y ambientales

El Banco Mundial presentó el reporte: “La receta para un planeta habitable”, que es el primer marco estratégico global integral para mitigar las contribuciones del sistema agroalimentario mundial al cambio climático. En este reporta se muestra cómo el sistema que produce los alimentos del mundo puede reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) sin dejar de seguir alimentando adecuadamente a toda la población:

El sistema agroalimentario global presenta una gran oportunidad para reducir casi un tercio de las emisiones de los GEI del mundo mediante acciones asequibles y fácilmente disponibles.

Estas acciones también tendrán tres beneficios clave: harán que el suministro de alimentos sea más seguro, ayudarán a nuestro sistema alimentario a resistir mejor el cambio climático y garantizarán que las personas vulnerables no se vean perjudicadas por esta transición.

Los desafíos de los sistemas agroalimentarios

La agroalimentación contribuye más al cambio climático de lo que muchos piensan. Genera casi un tercio de las emisiones de los GEI, con un promedio de alrededor de 16 gigatoneladas al año. Esto es aproximadamente una sexta parte más que todas las emisiones de calor y electricidad del mundo.

Tres cuartas partes de las emisiones agroalimentarias provienen de países en desarrollo, incluidos dos tercios de países de ingresos medios. Es necesario que se adopten medidas de mitigación en estos países, así como en los países de altos ingresos, para marcar la diferencia. También es necesario adoptar un enfoque de sistemas alimentarios que incluya las emisiones de las cadenas de valor relevantes y el cambio de uso de la tierra, así como las de los predios agrícolas, porque más de la mitad de las emisiones agroalimentarias provienen de esas fuentes.

Se invierte muy poco dinero en reducir las emisiones agroalimentarias, y la industria agroalimentaria va a la zaga de otros sectores en el financiamiento de la acción climática. El financiamiento para reducir o eliminar emisiones en el sistema agroalimentario es anémico: 2.4 por ciento del financiamiento total para la mitigación.

Las emisiones agroalimentarias deben reducirse cuidadosamente para evitar pérdidas de empleos e interrupciones en el suministro de alimentos. Sin embargo, los riesgos de la inacción son aún mayores. La inacción no sólo provocaría pérdidas de empleos y perturbaría el suministro de alimentos. También haría que nuestro planeta fuera inhabitable.

Las grandes oportunidades

El sistema agroalimentario es una fuente enorme y sin explotar de acción de bajo costo contra el cambio climático. A diferencia de otros sectores, puede tener un impacto enorme en el cambio climático al extraer carbono de la atmósfera a través de los ecosistemas y los suelos.

Se estima que los beneficios de invertir en la reducción de las emisiones agroalimentarias son mucho mayores que los costos. Se estima que las inversiones anuales deberán aumentar 18 veces, hasta 260 mil millones de dólares al año, para reducir a la mitad las actuales emisiones agroalimentarias para 2030 y encaminar al mundo hacia emisiones netas cero para 2050. Estimaciones anteriores muestran que los beneficios en salud, economía y en términos ambientales, la inversión podría ascender a 4.3 billones de dólares en 2030, un rendimiento de 16 a 1 sobre los costos de inversión.

Parte del costo puede cubrirse desviando dinero de subsidios, pero se necesitan recursos adicionales sustanciales para cubrir el resto. Los costos se estiman en menos de la mitad de lo que el mundo gasta cada año en subsidios agrícolas, muchos de los cuales son perjudiciales para el medio ambiente.

Las medidas de mitigación en el sector agroalimentario traen consigo muchos otros beneficios para las personas y el planeta. Entre los beneficios se encuentran una mayor seguridad alimentaria y resiliencia, una mejor nutrición para los consumidores, un mejor acceso a la financiación para los agricultores y la conservación de la biodiversidad.

La mitigación en el sistema agroalimentario puede contribuir de muchas maneras a una transición justa. Esto podría garantizar empleos, buena salud, medios de vida y seguridad alimentaria para los grupos vulnerables y los pequeños agricultores.

Las oportunidades de acción en los países y a nivel mundial

Con su acceso a recursos y conocimientos tecnológicos, los países de altos ingresos pueden desempeñar un papel central para ayudar al mundo a reducir las emisiones en el sector agroalimentario.

Las demandas de energía para el sector agroalimentario son las más altas en los países de altos ingresos, por lo que dichos países deberían hacer más para promover la energía renovable.

Los países de ingresos altos deberían brindar más apoyo financiero y técnico a los países de ingresos bajos y medianos para ayudarlos a adoptar prácticas agroalimentarias bajas en emisiones y desarrollar su capacidad para utilizar eficazmente nuevas tecnologías.

Los países de altos ingresos deberían reducir la demanda de sus propios consumidores de alimentos de origen animal con un alto nivel de emisiones. Pueden influir en el consumo garantizando que los costos ambientales y sanitarios que soporta la sociedad se incluyan plenamente en los precios de los alimentos. Estos países también pueden trasladar los subsidios a las carnes rojas y los lácteos hacia alimentos con bajas emisiones, como las aves de corral o las frutas y verduras.

Los países de ingresos medios tienen grandes oportunidades para reducir sus emisiones agroalimentarias.

En estos países es donde existen tres cuartas partes de las oportunidades para reducir las emisiones de manera rentable. Quince países grandes, en su mayoría de ingresos medios, representan casi dos tercios del potencial de mitigación rentable del mundo.

Un tercio de las oportunidades del mundo para reducir las emisiones agroalimentarias de manera rentable se relacionan con el uso de la tierra en los países de ingresos medios. Reducir la conversión de bosques en tierras de cultivo o pastos y promover la reforestación o la agrosilvicultura puede generar grandes reducciones de emisiones y almacenar carbono en la biomasa y los suelos.

Existen otras oportunidades para reducir el metano en el ganado y los arrozales, así como utilizar la gestión sostenible del suelo para almacenar carbono e impulsar los rendimientos agrícolas y la resiliencia climática.

Los países de ingresos medios son los que emiten fácilmente la mayor cantidad de emisiones previas y posteriores a la producción de alimentos, en particular provenientes de la producción de fertilizantes, la pérdida y el desperdicio de alimentos y el consumo de alimentos en los hogares. Sin embargo, existen opciones rentables para reducir las emisiones en cada una de estas áreas.

Los países de bajos ingresos deberían centrarse en el crecimiento verde competitivo y evitar construir la infraestructura de altas emisiones que los países de altos ingresos ahora deben reemplazar.

Más de la mitad de las emisiones agroalimentarias en los países de bajos ingresos provienen de la conversión de bosques en tierras de cultivo o pastos; por lo tanto, preservar y restaurar los bosques puede ser una forma rentable de reducir las emisiones y promover el desarrollo económico sostenible.

Los créditos de carbono y el comercio de emisiones pueden otorgar un valor a la posición de los bosques que los preserve como sumideros de carbono, refugio para animales y plantas y fuente de empleos sostenibles para los pueblos indígenas y otros.

Las prácticas agrícolas mejoradas, como la agrosilvicultura, que integra árboles en las tierras de cultivo, no sólo podrían almacenar carbono sino también hacer que la tierra sea más productiva, ofrecer oportunidades de empleo y proporcionar dietas más diversificadas. Del mismo modo, las técnicas de agricultura climáticamente inteligente podrían reducir las emisiones y al mismo tiempo ofrecer ganancias económicas y más resiliencia a los ecosistemas.

Cambio climático

Las acciones a nivel nacional y global pueden crear condiciones más favorables para reducir las emisiones agroalimentarias. Los gobiernos, las empresas, los agricultores, los consumidores y las organizaciones internacionales deben trabajar juntos para:

Hacer que las inversiones privadas en la mitigación agroalimentaria sean menos riesgosas y más posibles, al tiempo que se reutilizan subsidios derrochadores y se introducen políticas públicas para fomentar bajas emisiones y tecnologías que mejoren la productividad;

Aprovechar las tecnologías digitales emergentes para mejorar la información para medir, informar y verificar las reducciones de emisiones de GEI, al tiempo que invierte en innovación para impulsar la transformación del sistema agroalimentario hacia el futuro; y

Aprovechar las instituciones a nivel internacional, nacional y subnacional para facilitar estas oportunidades y al mismo tiempo garantizar una transición justa mediante la inclusión de partes interesadas como pequeños agricultores, mujeres y grupos indígenas, que están en la primera línea del cambio climático.

Fuente: https://openknowledge.worldbank.org/entities/publication/406c71a3-c13f-49cd-8f3f-a071715858fb

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.


Suscríbete
Regístrate para leer nuestro artículo
Esto nos ayuda a identificarte mejor al poder ofrecerte información y servicios justo a tus necesidades al recibir ayuda de nuestros anunciantes.


¡Regístrate gratis!