|
""

"Fallece Gilillo Villarreal, leyenda del beisbol culiacanense"

"Uno de los últimos sobrevivientes de la vieja Liga de la Costa muere víctima del Covid-19"

CULIACÁN._ A los 93 años de edad falleció Gilberto Villarreal Solís, uno de los últimos sobrevivientes de la vieja Liga de la Costa del Pacífico y leyenda del beisbol culiacanense.

Su hija Bertha Villarreal fue quien confirmó el deceso que sucedió este miércoles a las 11:48 horas, desafortunadamente por Covid-19.

“Gilillo” Villarreal nació un 26 de diciembre de 1926 en Eldorado, Sinaloa. Fue parte de la primera alineación de los Tacuarineros de Culiacán en el nacimiento de la vieja Liga de la Costa en 1945, que enfrentaron en su primer juego a los Ostioneros de Guaymas, en el estadio Universitario de Culiacán.

Aquellos Tacuarineros, dirigidos por Manuel Arroyo, iniciaron con “Gilillo” Villarreal como primer bat en la segunda base, David “Llorona” Ocampo en la tercera; Jesús Mora, receptor; Blas “Máscara” Guzmán, en el short; Jesús “Mu” Núñez, en el derecho; Manuel “Negro” Morales, en el central; Francisco Sosa, en el izquierdo; Guadalupe Ortegón, pítcher, y Rodolfo Sánchez en la primera.

Incluso, Gilberto “Gilillo” Villarreal quedó registrado como el primer bateador en tomar turno en la historia de los Tacuarineros de Culiacán. Enfrentó al cubano Julio Alfonso, quien lo dominaría.

Después de tres temporadas con Culiacán, Gilillo, pasó a los Venados, donde hizo llave de doble play con José Luis “Chile” Gómez, el primer sinaloense en jugar Grandes Ligas. En esos mismos Venados estaba la gran figura de Epitacio “La Mala” Torres.

Años más tarde, ya retirado del ámbito profesional, fue instructor de beisbol en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Ingresó a la UAS en 1974, fue asignado a la Preparatoria de Guamúchil, institución con la que ganó varios torneos estatales. En 1979 Gómer Monárrez se lo trajo a Culiacán para auxiliar a Tomás “Piyuyo” Arroyo y se hizo cargo de los equipos de media superior. En 1982 fue campeón nacional estudiantil en San Luis Potosí. Fue jefe de la rama de beisbol y se jubiló en 1994 por edad biológica.

Se ha ido el último sobreviviente de los “Tacuarineros” de Culiacán. Descanse en paz, Gilberto “Gilillo” Villarreal Solís.