Dolor visceral

MEDICINA DEL DEPORTE

    Amigo lector de Noroeste, usted ha sufrido de dolor visceral (ejemplo dolor de panza), víscera (órgano contenido en una cavidad esplácnica, especialmente en la cavidad abdominal y tórax), al dolor en víscera se le llama visceralgia. El humano en más de un 90% ha sufrido dolor de víscera durante su vida, este dolor es causa de visitas al médico, donde puede ser de tipo transitorio (alguna distensión abdominal, un traumatismo visceral etcétera), crónico (colitis, gastritis, etcétera). En la comunidad deportiva este tipo de dolor es frecuente, por los malos hábitos y falta de cultura en la alimentación e hidratación, también en los deportistas de fondo principalmente los novatos (se le llama dolor de caballo), esto es secundario a una descompensación del diafragma, lo que hace que disminuya el ritmo o le impida seguir la competencia, o entrenamiento. También el dolor visceral se presente secundario a enfermedades crónico degenerativas y en oncológicos.

    Las enfermedades crónico degenerativas van en aumento en la actualidad dentro de las causas está el sedentarismo, aumento de la población adulta y adulta mayor, malas costumbres alimenticias, etcétera, una de ellas es el cáncer, éste ha cobrado gran importancia en los últimos años, debido a su elevada prevalencia. Se han desarrollado nuevas terapias oncológicas con el fin de lograr un aumento en la sobrevida de quienes lo padecen, pero, a su vez, conllevan al incremento de complicaciones y procesos degenerativos, así como dolor.

    Es de importancia mencionar que el dolor visceral es uno de los factores que más deterioran la calidad de vida del paciente oncológico y no oncológico, con frecuencia lo llevan a la incapacidad, de hecho, al dolor visceral desde el entre octubre del 2012 y octubre del 2013 se le llamó año global contra el dolor visceral.

    Origen y prevalencia. El dolor visceral se define, con base en la IASP (Association for Study of Pain) por sus siglas en inglés, como aquél que se origina en órganos internos. En la población en general tiene una prevalencia de 40% y en pacientes oncológicos de 28%. Es importante señalar que el dolor visceral, en ocasiones, su manejo se vuelve un reto, debido a que las vías de transmisión dolorosa, por lo general, tienen una mayor estimulación, conforme aumenta el tamaño del daño, y en los pacientes con cáncer el dolor va en aumento conforme aumenta la tumoración. El investigador Hence describió las diferencias entre dolor visceral funcional y el dolor visceral orgánico; el primero se caracteriza por un desorden doloroso de larga duración, mientras que el segundo (dolor visceral orgánico) es un dolor nocturno asociado a síntomas constitucionales, ejemplo de este último es una mala digestión.

    Neuroanatomía. El dolor visceral se involucra a la inervación vagal, las aferentes espinales y existe una importante interacción de diversos canales iónicos, receptores y mediadores químicos. El sistema sensorial del tracto gastrointestinal y órganos torácicos, consiste en vías aferentes intrínsecas y extrínsecas en donde las neuronas están en contacto directo con sustancias químicas y fuerzas mecánicas. Además, los órganos abdominales se encuentran inervados por el plexo entérico submucoso y el plexo mientérico con un alto grado de interacción, debido a que ambos plexos reciben vías eferentes simpáticas y parasimpáticas. En el dolor visceral las vías aferentes vágales superan en número a las aferentes en una proporción de 10 a 1, y su estimulación se asocia con la presencia de náusea y vómito. Es por esto que cuando un individuo realizar cargas no aptas para su condición física y de salud sufre sintomatología vagal, y en el deportista junto con el dolor de vísceras sobreviene la náusea y el vómito.

    También desde esta columna le invitamos a cuidar su salud. No baje la guardia, la pandemia está presente, siga las instrucciones del Sector Salud, lávese las manos, guarde sana distancia (dos metros o más), use careta y cubreboca. Recuerde “La confianza mata al hombre”, cuídese, qué le cuesta.

    En la comunidad deportiva este tipo de dolor es frecuente, por los malos hábitos y falta de cultura en la alimentación e hidratación, también en los deportistas de fondo principalmente los novatos.
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play