|
Prensa bajo ataque

Televisora árabe Al Jazeera acusa a Israel de asesinar a periodista palestina

Abu Akleh, de 51 años, nació en Jerusalén, pero tenía la ciudadanía estadounidense

La cadena qatarí de noticias Al Jazeera emitió un comunicado acusando a Israel de haber “asesinado a sangre fría” a la periodista palestina Shireen Abu Akleh, durante una redada del Ejército israelí en un campamento de refugiados en la ciudad de Jenin, al norte de la Cisjordania ocupada.

Abu Akleh, de 51 años, nació en Jerusalén, pero tenía la ciudadanía estadounidense. La periodista empezó a trabajar para la cadena en 1997 y reportaba de forma habitual ante la cámara desde territorios palestinos. Al-Jazeera, es un canal de televisión por suscripción internacional, fundada en 1996 por el gobierno de Catar.

“En un trágico asesinato premeditado que viola las leyes y normas internacionales, las fuerzas de ocupación israelíes, a sangre fría, mataron a nuestra reportera Shireen Abu Akleh”, insistió Al Jazeera, cuya sede está en Doha.

La periodista -una de las más destacadas de dicha emisora en árabe- falleció después de que una bala le alcanzara en la cabeza, mientras que otro compañero periodista, Ali al Samoudi, fue herido con una bala en la espalda y su condición es estable, según el Ministerio de Salud palestino.

“Condenamos este crimen atroz, a través del cual se pretende impedir que los medios de comunicación lleven a cabo su mensaje, y responsabilizamos al gobierno israelí y a las fuerzas de ocupación por el asesinato de la difunta colega Shireen”, apuntó la cadena.

“Prometemos perseguir legalmente a los responsables, sin importar cuánto intenten ocultar su crimen, y llevarlos ante la justicia”, dijo Al Jazeera. Además, llamó a la comunidad internacional a condenar y responsabilizar “a las fuerzas de ocupación israelíes por atacar y matar deliberadamente a nuestra colega Shireen Abu Akleh”.

Samoudi, que trabajaba como su productor, dijo a la agencia estadounidense The Associated Press, que estaban entre un grupo de siete periodistas que acudieron a cubrir la redada el miércoles de madrugada.

Según el periodista todos llevaban equipo de protección que los identificaba claramente como reporteros, y pasaron junto a las tropas israelíes para que los soldados les vieran y supieran que estaban allí.

El primer disparo pasó cerca de ellos, señaló Samoudi. El segundo le alcanzó a él y el tercero mató a Abu Akleh. El productor abundó que no había milicianos ni otros civiles en la zona, sólo los reporteros y el Ejército israelí.

Tras su fallecimiento, el cuerpo de Shireen fue transportado por las calles de Jenin, envuelto en una bandera palestina y cubierto con su chaleco antibalas de prensa. Reporteros y fotógrafos se congregaron alrededor de la procesión.

La viceministra de Asuntos Exteriores de Qatar, Lolwah Al Khater, aseguró en su cuenta de la red social Twitter, que las tropas israelíes dispararon a la periodista “en la cara”, a pesar de que ella vestía un chaleco de prensa y un casco, y agregó que “este terrorismo auspiciado por Israel debe parar, y el apoyo incondicional a ese país debe terminar”.

Por su parte, el Ejército israelí indicó que durante la redada en el campo de refugiados, sus fuerzas fueron atacadas por “sospechosos armados”, por lo que los soldados abrieron fuego. Las fuerzas de Israel afirman que estaban operando para arrestar a sospechosos de terrorismo.

“El Ejército está investigando lo ocurrido, en particular la posibilidad de que un periodista fuera alcanzado por fuego real de un palestino”, señaló la institución en un tuit. Sin embargo, negó que dispare deliberadamente contra profesionales de la prensa y sugirió realizar una investigación conjunta con los palestinos.

El Primer Ministro de Israel, Nafatali Bennett, dijo que en función de la información reunida hasta ese momento, “hay unas posibilidades considerables de que palestinos armados, que dispararon sin control, fueran los que provocaron la desafortunada muerte de la periodista”.

Mientras que la Autoridad Palestina calificó lo ocurrido como una “ejecución” que forma parte de los esfuerzos israelíes por ocultar la “verdad” sobre su ocupación. En tanto que el grupo radical militante Hamás, que controla Gaza, dijo que lo ocurrido fue “un asesinado premeditado”.

El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, condenó el tiroteo de Abu Aqla y Samoudi y alegó que era “parte de la política de la ocupación de atacar a los periodistas para ocultar la verdad y cometer crímenes en silencio”.

El Embajador estadounidense en Israel, Tom Nides, dijo que estaba “muy triste” tras conocer la muerte de la reportera y pidió una “investigación a fondo”. También confirmó que Abu Akleh tenía ciudadanía estadounidense.

La muerte de la periodista Shireen Abu-Aqleh ocurre casi un año después de la destrucción -por parte de Israel- de la torre Jala, donde se encontraban las oficinas de la televisora qatarí en la Franja de Gaza.

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.

Suscríbete
Artículo disponible solo para lectores registrados
Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Sé parte de nuestra comunidad.

Regístrate gratis
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play