|
Accidente

Álvaro denuncia atropellamiento y falta de apoyo de la Alianza de Camiones de Mazatlán

El pensionado de 68 años, acudió a este medio de comunicación para expresar que a raíz del accidente, presenta en sus dos piernas heridas internas con derrames de líquidos e inflamadas, y algunas llagas, además de dolor en la cintura

Ante el nulo apoyo que recibió al ser atropellado el 12 de febrero por un camión urbano de la Alianza de Camiones cuando circulaba en su bicicleta, Álvaro Velarde Velarde hace un llamado a la agrupación transportista para que le ayude en los gastos médicos y en la recuperación de su bicicleta, ya que está quedó destrozada después del accidente.

El pensionado de 68 años, acudió a este medio de comunicación para expresar que a raíz del accidente, presenta en sus dos piernas heridas internas con derrames de líquidos e inflamadas, y algunas llagas, además de dolor en la cintura.

“Estaba yo parado aquí por el Ejército Mexicano y Río Piaxtla, al lado derecho, me arrancó, pero como es de motor le di como bicicleta para poder arrancar, cuando le di, de pronto el camión me pegó por atrás, y la llanta me la jalo y me metió por debajo del camión, si no fuera por un señor que vende churros, le sigue y me aplasta, gracias a Dios estoy vivo”, narra.

“Yo ya hice la denuncia al Ministerio Público, pero me lo cambiaron, el tremendo ese, el encargado ese por medio de los ajustadores del Qualitas, ahí cambian las cosas; el encargado de la Alianza, Cristino Humberto Delgado, que es juez jubilado y está trabajando para la Alianza, al parecer estar coludido con el Ministerio Público”, dice.

El número de camión fue el 1901, con placas de A-30492-U, de la Alianza.

“No me dieron nada, yo sólo me atendí, me querían llevar al seguro, pero yo no quise por como está esta cosa (coronavirus), supe que ellos tienen clínica, porque no me llevaron ahí, lo único que pido es que me ayuden, he estado gastando en medicamento”.

“Hago un llamado al dirigente de la alianza, soy pensionado, y con estas piernas así me duelen por la hinchazón, se que son cosas que pasan, pero bendito sea Dios estoy vivo, aunque necesito que me arreglen la bicicleta o veamos que se puede hacer, nada me dieron, absolutamente nada”.