Familiares exigen justicia para José Luis, el pulmonero que murió después de un asalto

Consideran que él quería vivir y se aferró a ello porque caminó dos cuadras cuesta arriba después de ser agredido en un asalto

A que se haga justicia y se brinde mayor seguridad a los trabajadores de pulmonía para que el hecho violento que vivió José Luis ya no se repita, es el llamado que hacen los familiares del pulmonero que falleció este viernes a causa de un ataque que sufrió el miércoles durante la noche, mientras laboraba.

“Justicia por él por cómo se hicieron las cosas, que no sea como un caso más en donde hay asesinatos muy violentos y ya no aparecen, pasa el tiempo y se queda ahí. Queremos justicia, queremos que no se olvide, que haya más simpatía”, expresó su ser querido.

Pidieron que se muestren las cámaras del brutal hecho que sufrió José Luis, pues no consideran justo que un ser amoroso como lo era él y que no se metía con nadie, haya sufrido esa agresión.

”Era bien honrado, era serio, noble, muy trabajador, super atento y muy responsable, super amable con toda persona que conocía, las trataba con mucho respeto y no se tenía llevaderas pesadas incluso con los pulmoneros, no tenía ni vicios, no tomaba”.

Cada domingo que él decidía descansar se la pasaba con su esposa e hijos, un menor de 3 y su hermano de 10 años. Quienes en este momento están viviendo el duelo junto a sus tíos y abuela debido a que José Luis era el sustento económico de la familia.

“Todos a los que les preguntes te van a dar muy buenas referencias de él, muy noble en su persona y en su forma de ser, siempre tratando de ayudar a las personas, no se merecía la saña con la que lo mataron”.

“Y lo peor, él se aferró, él luchó, él quería vivir, caminó dos cuadras y media cuesta arriba desangrándose degollado, con el cuello seccionado. Imagínese el sangrado de ahí ni qué decir”.

Según las personas que lo vieron acercarse a un Oxxo que se encontraba a donde él caminó, pedía que le llamaran a su esposa y hasta les dio su número hasta que se desvaneció mientras pedía aire, pues todavía se encontraba consciente aun y cuando la ambulancia tardaba 25 minutos en llegar.

Reclamaron tal acto con la crueldad con la que cometieron este asesinato, pues sus compañeros de trabajo ya habían recibido amenazas de parte de una pareja que pedían ser llevados a la colonia Pradera Dorada, pero por temor a la zona periférica, los transportistas decidían no llevarlos y tampoco denunciarlo por miedo a ser atacados.

“Eran un hombre y una mujer, y fue algo con saña contra los pulmoneros porque no los querían llevar hasta Pradera Dorada y a él le tocó la mala suerte que por subirlos, lo atacaron”.

También señalaron que a la altura en donde se presentó el suceso había un lote baldío en donde muchos adictos se aglomeran, por lo que no descartan que alguien de ahí lo haya atacado, por ello exigen que se muestren las cámaras del lugar, pues tampoco pueden creer que al ubicarse tan cerca de las oficinas de la Policía Ministerial, no detecten a los culpables.

En el funeral de José Luis se dio muestra del cariño que tenían sus seres queridos, amigos y conocidos hacia él, pues en las cintas de las flores que le llevaban se veían muchas etiquetas de sus compañeros de la Alianza de Pulmonías, así como de sus amigos de la Zona Dorada.

También se informó que recibieron total apoyo del Sindicato de Pulmonía en todo momento e incluso saldaron cuentas pendientes a la clínica en la que lo atendieron.

Sus familiares también pidieron a los medios de comunicación y páginas de Facebook que dejen de compartir imágenes de la muerte de José Luis, pues es un padre, esposo, hijo y hermano que puede ser el de cualquier otra persona al cual lastima ver por lo que pasó.

También hicieron esa petición a la ciudadanía para que dejen de compartir las fotografías que solo alimentan el morbo de las personas.