El 2021 cerró con 7,36% de inflación, el segundo índice más alto en los últimos 20 años.

Luego de más de 20 años, se visualiza el segundo índice de inflación más alto en lo que respecta a México. El reporte del 2000 fue el que registró un 8,96% y fue desde ese momento que no se registró una suba similar como la que se vive en el 2021, cerrando con un 7,36% en el índice de inflación.

Como lo expresa el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), el Índice Nacional de Precios al Consumidor, se vio en aumento en este último tiempo, cómo el mes de diciembre con una suba del 0,36%.

En el mes de Abril del 2021, se ve una gran suba de este índice y es en el mes de Agosto que se presenta una gran baja del mismo. Los meses consiguientes fueron de suba continua, lo que atrajo grandes consecuencias, ya que los mexicanos se vieron enfrentados a una suba en los precios en muchos de los rubros del consumo.

Desde el estado de México, no se ha conseguido con las medidas tomadas, poder frenar este fenómeno y menos aún disminuirlo. El Banco Central de México, realizó una suba en las tasas de interés, intentando frenar la inflación en alta que se vivencia en el corriente año.

Los economistas aseguran que esto tiene una gran conexión con el rebote que se produjo como secuela de la pandemia acontecida en el 2020, luego de que el índice se encuentre por debajo de las cifras menores en los últimos años, como fue en Abril del 2020 con un 2,15%.

Además, se ve afectada por la volatilidad de los precios que se manejan en las principales materias primas, como lo son los productos agropecuarios y el petróleo. Incluso lo que respecta a los servicios, que sufrió un incremento del 3,59%, las mercancías con aumentos del 7,24% en sus precios, la energía aumentando un 11,26%, todas causas que atraen la misma consecuencia, una superinflación.

También son los productos que reflejan una incidencia en este fenómeno que sucede con el precio a los consumidores, como lo es la carne de res, que tuvo una variación mensual del 2,85%, el transporte aéreo con 22,24%, el limón, con 46,11% y los servicios turísticos con 13,97%.

El fenómeno detrás del fenómeno

Es detrás de estas cifras con aspecto frío, que se esconde otro fenómeno consecuente a los índices inflacionarios, que tiene en jaque a los mexicanos.

Se trata de la gran caída que sufre el poder adquisitivo de los mismos, la cual es la peor desde el año 2017.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social, arroja datos de la suba en los salarios contractuales de los trabajadores, que fue del 5,1%, es decir, un 2,26% por debajo del índice de inflación, lo que evidentemente se traduce en la pérdida del poder adquisitivo en este porcentaje para la población asalariada.

Se realizó una investigación que visibilizó que los trabajadores mexicanos, están debiendo utilizar unos 301 pesos al día para poder acceder a una canasta alimenticia recomendable (solo contemplando los alimentos, no así los instrumentos para su preparación), sumado al gasto de energía eléctrica y gas que requieren, se da una suba de 465 pesos al día, por lo que hoy un 18% más, opta por adquirir productos de menor calidad o en sectores informales para sustentar el día a día de las familias mexicanas.

Es muy poca la población que percibe el ingreso mínimo, con un aumento como el anunciado del 22% para este recorte pequeño de la población, por lo que se ven disminuidas en gran medida las posibilidades de contar con alternativas de inversión en diferentes sectores de la economía. El resto que podía generarse en algún momento de los salarios de los mexicanos, hoy se recorta por la suba de los precios en los productos que consumen cada día en cada hogar.

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.

Suscríbete
Artículo disponible solo para lectores registrados
Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Sé parte de nuestra comunidad.

Regístrate gratis
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play