¡Aprovechemos nuestro capital intelectual!