Extraño las campañas de vacunación ‘neoliberales’