La empatía 4T y los niños con cáncer