Más claro
ni el agua