Aniversario, un momento para reflexionar

    En todos estos años, como toda empresa, donde lo más valioso es la gente, tenemos la satisfacción de que por nuestras filas han pasado cientos o miles de personas, todas han contribuido de una u otra manera en lo que ahora es Noroeste y nos sabemos escuela que incluso reparte talentos para otras organizaciones y hasta gobiernos.

    Los aniversarios nos recuerdan el origen, pero también el esfuerzo de haber llegado... por eso estos días estamos recordando nuestro 48 aniversario.

    Fue el 8 de septiembre de 1973 cuando nació Noroeste en Culiacán, y aunque en Mazatlán fue el 7 de octubre de 1979 cuando nacimos como periódico, celebramos desde el primer inicio en Sinaloa.

    No ha sido sencillo, siempre ha sido retador, pues sacar adelante un periódico independiente y profesional en nuestro País lamentablemente es difícil, es complicado.

    Sobre todo es complicado en estos tiempos de constante evolución en la manera en que las personas consumen información, nos tenemos que adaptar no solo a las nuevas tecnologías, sino a esas nuevas maneras en que la gente se informa. Pero hemos aprendido que el cambio, la adaptabilidad y la flexibilidad son las únicas constantes en nuestro negocio.

    En todos estos años, como toda empresa, donde lo más valioso es la gente, tenemos la satisfacción de que por nuestras filas han pasado cientos o miles de personas, todas han contribuido de una u otra manera en lo que ahora es Noroeste y nos sabemos escuela que incluso reparte talentos para otras organizaciones y hasta gobiernos.

    Cuando se está en un medio de comunicación el aprendizaje es muy rápido, por las dinámicas propias de la información y de la operación: hacer un producto diario que todos los días es diferente, ayuda a que los procesos de aprendizaje sean muy rápidos y completos.

    Por eso nos consideramos escuela.

    Pero también nos consideramos casa.

    Es decir por Noroeste han pasado muchos, pero también se han quedado muchos. Aquí se han jubilado e incluso aún hoy tenemos con nosotros algunos fundadores, y, sobre todo, muchas personas que tienen dos o tres décadas trabajando con nosotros.

    Actualmente somos una combinación de gente muy experimentada, con más de 20 ó 30 años de trabajar aquí, y con jóvenes con menos de 10 o más pocos años de haber empezado a trabajar. Y todo suma. El conglomerado de edades y experiencia nos hace una organización muy rica y muy dinámica.

    Por eso nos gusta conmemorar nuestro aniversario, porque nos permite detenernos a reflexionar este tipo de detalles, y agradecerlos.

    Y nos dan una oportunidad más de agradecer a nuestros lectores, de los que también tenemos aún fundadores. Lectores que han estado con nosotros desde hace más de cuatro décadas... a ellos y a los nuevos lectores: GRACIAS.

    Año tras año

    Hablando de años, precisamente, el ejemplar impreso lleva en la portada el recuento del número que se está publicando y el año que está corriendo.

    En número de ejemplar, en el caso de Culiacán vamos en el 17 mil 751, mientras que en el caso de Mazatlán vamos en el 15 mil 742. Esto debido a que las fechas de fundación son diferentes, ya lo dijimos: en Culiacán es 1973 el año en que nació Noroeste, mientras que en Mazatlán fue en 1979.

    El año, que aparece en números romanos, es el año que está transcurriendo, es decir, aunque cumplimos 48 años de fundación, el año que empezó a correr este 8 de septiembre es nuestro año 49, por eso aparece XLIX como año de la publicación.

    En Mazatlán actualmente está corriendo el año 42, por lo tanto aparece el número XLII. Pero a partir del próximo 7 de octubre iniciaremos nuestro año 43, por lo que deberemos ajustar en nuestro cabezal para que aparezca el número XLIII.

    No crea, se oye como algo muy básico, pero de manera constante nos equivocamos, pues aunque esto está automatizado, se nos trastoca cuando, por ejemplo, entra un anuncio de cintillo, que le llamamos, en la portada. Pues ahí tenemos que mover el cabezal y es cuando puede llegar a haber confusión.

    También se llega a dar cuando de repente aparece el mismo año en los dos ejemplares, que se da por equivocación del diagramador o del diseñador, y la falta de supervisión del editor.

    En fin, le damos especial atención a estos detalles porque el periódico impreso llega a ser un documento histórico o incluso de referencia bibliográfica, por lo que los datos de publicación deben ir de manera precisa y correcta.

    Ofrecemos una disculpa a nuestros lectores por las ediciones que han salido incorrectas en sus números en estas últimas semanas.

    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play