Errores, historias y Serie Mundial

    Lo hemos dicho muchas veces en este espacio y lo seguiremos diciendo: cuando se realiza no solo un producto diario, que es la edición impresa, sino un producto informativo en tiempo real, como es nuestro sitio web y nuestras redes sociales, los errores, omisiones o verdaderos traspiés nos acompañan.

    Manejamos tanta información en el día a día que difícilmente no cometemos errores. Lo hemos dicho muchas veces en este espacio y lo seguiremos diciendo: cuando se realiza no solo un producto diario, que es la edición impresa, sino un producto informativo en tiempo real, como es nuestro sitio web y nuestras redes sociales, los errores, omisiones o verdaderos traspiés nos acompañan.

    Sin que suene a justificación, más bien a explicación, le comentamos algunos casos de los últimos días.

    Uno de ellos fue con el artículo de opinión de nuestro colaborador Arturo Santamaría, del sábado 6 de noviembre, titulado “Rubén Rocha, Carl Schmitt y el primer día”, el cual empezó hablando del nuevo Gobierno, tanto estatal como municipal, y las condiciones políticas en que iniciaron, pero terminó hablando de energía, combustibles y cambio climático.

    ¿Por qué?, porque el colaborador pegó incorrectamente dos segmentos de texto de diferentes artículos, pero lo peor es que el editor no lo percibió y así lo publicó.

    Vergonzoso error, pues aún cuando es original del autor, el papel del editor es precisamente el de advertir errores y alertar o corregirlos.

    En este caso, al ver que en el artículo repentinamente se cambiaba a otro tema, debió alertar al colaborador llamándolo por teléfono para que enviara el texto correcto.

    Fue hasta el día de la publicación que el propio autor nos alertó del error, y lo corregimos en el sitio web, pero no solo eso, sino que nos obligamos a publicar de nuevo el artículo, pero ya con el texto correcto.

    Una disculpa para los lectores y para nuestro articulista, pues en esta ocasión no le servimos de red protectora, como debió ser.

    Otro error que merece que ofrezcamos una disculpa lo publicamos en la sección local del ejemplar impreso de Culiacán del jueves 11, cuando el encabezado “Renuncia Jenny del Rincón y se prepara para Secretariado Ejecutivo del CESP” traía un texto de otra nota. Es decir, el titular no correspondía con la nota.

    Un error del editor totalmente inexplicable, pues aunque antes esto podía ser común por cómo empaquetábamos los materiales, con el actual programa editorial que manejamos es muy difícil que ocurran ese tipo de errores, excepto cuando nos salimos del proceso obligado.

    Por este error, que al día siguiente se tuvo que enmendar en el ejemplar impreso, van nuestras disculpas para la fuente, en este caso Ricardo Jenny del Rincón, y para los lectores.

    Familia Urquidy

    Un caso muy especial se nos presentó también en los días pasados: fue cuando la pasión de la Serie Mundial con un mazatleco en ella estaba en su apogeo y quisimos aprovechar la coyuntura para darle cabida a un aspecto más humano al tema.

    Siendo mazatleco el pítcher José Urquidy, tuvimos la oportunidad de platicar con familiares y pudimos recrear en un texto un poco de su historia y la de su mamá.

    Texto que dio pie para que posteriormente la mamá del ligamayorista nos concediera una entrevista larga, lo cual agradecemos mucho porque en realidad no son muchas las familias de estrellas, ya sea en lo artístico o en lo deportivo, que nos conceden un tiempo, pues muchos no quieren o no les interesa aparecer en los medios.

    En el caso de la familia Urquidy, al contrario, con gusto nos abrió las puertas de su casa y compartieron con Noroeste y sus lectores los detalles, anécdotas y esfuerzo que hay detrás de la carrera de este ligamayorista sinaloense.

    El primer texto, armado con testimonios de gente cercana a la familia, tuvo buena aceptación en el sitio y redes, con 3 mil 283 sesiones de lectoría.

    Cuando subimos ese texto al sitio, el lunes, después de que Urquidy salvó a Astros y los puso de nuevo en la pelea por el título de la Serie Mundial, cometimos un error, o más bien no un error, sino que una de las fotos que publicamos en el sitio web era de Urquidy, pero con una novia anterior y no con su actual prometida.

    La familia nos alertó y la cambiamos, pero aunque lo hicimos en la web, por un error de coordinación, la foto sí se publicó en el ejemplar impreso de la sección Score. Por lo cual ofrecemos una disculpa a la familia Urquidy, pues ya nos habían alertado y aún así cometimos el error.

    El mismo lunes por la noche, la señora Alma nos concedió una entrevista larga y quisimos aprovecharla para colocarla en el ejemplar impreso, pero en la sección Gente, más que nada como un homenaje a esas madres luchadoras, como la mamá de Urquidy, que logran con su tesón, entrega y trabajo, hacer de sus hijos unos triunfadores.

    En esa publicación, para enmendar nuestro descuido, publicamos una foto del beisbolista ahora sí con su actual prometida.

    Detalles como este, que para el lector común pueden pasar inadvertidos, para nosotros son importantes de enmendar porque estamos para dar información completa, real, actualizada no sólo por nuestros lectores, sino por respeto a nuestras fuentes, en este caso la familia Urquidy.

    Sobra decir que esta segunda publicación sobre la mamá del pítcher mazatleco fue también una de las más leídas de esos días, al llegar a 7 mil 828 lecturas en el sitio.

    No importó que Urquidy y los Astros de Houston no lograran ganar la Serie Mundial, para los lectores, el papel del ligamayorista sinaloense fue importante y bastó para que dieran una buena acogida para ese texto.

    Por los inconvenientes que mostramos, nos disculpamos.

    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play