#Verificado2021, contra la desinformación electoral

28/03/2021
    “Como en el resto del mundo, la desinformación ha aparecido como una de las principales amenazas a nuestros procesos electorales y democracias.

    Inmersos ya de lleno en el proceso electoral, periodísticamente buscamos aportar siempre un valor agregado.

    El objetivo principal de la información electoral en un medio de comunicación serio, profesional e independiente como Noroeste es que el lector, en este caso elector, tome una decisión consciente e informada. Tratar de que no vaya a ciegas, independientemente de por quién desee votar.

    Con eso en mente, este año, en la cobertura electoral participaremos en un proyecto denominado Verificado, que es una iniciativa de una red de medios contra la desinformación en estas elecciones 2021.

    La iniciativa es liderada por el medio digital Animal Político y el Institute for War and Peace Reporting, y coordinada por el Consorcio para Apoyar el Periodismo Regional en América Latina (CAPIR).

    Ya en 2018, con las elecciones federales, en Noroeste publicamos información del proceso electoral de ese año generada por Animal Político dentro de este programa de verificación de datos, fotos y discursos generados en las campañas electorales.

    Ahora, participaremos más de lleno, junto con otros medios de Sinaloa, como Revista Espejo y Línea Directa, para aterrizar el Verificado a la información electoral del proceso en el estado, que incluye la renovación de Gubernatura, alcaldías, diputaciones locales y diputaciones federales.

    El objetivo primordial es contrarrestar la desinformación que suele rodear a las campañas electorales, y que seguramente en este proceso no será la excepción.

    “Como en el resto del mundo, la desinformación ha aparecido como una de las principales amenazas a nuestros procesos electorales y democracias”, precisa el Capir en su convocatoria.

    “Aprovechando los algoritmos de las redes sociales y la cierta pérdida de confianza en los medios periodísticos tradicionales, los grupos de interés, los líderes políticos y las potencias extranjeras pueden manipular la realidad con el fin de polarizar y confundir a la sociedad a través de falsedades y teorías conspirativas que reducen la confianza en los medios, las instituciones y, en última instancia, disminuyen las normas democráticas y la cohesión social”.

    Para hacer frente a esta problemática y asegurar que los ciudadanos tengan acceso a información veraz, medios independientes fueron invitados a integrarse a esta red de verificación y contrarrestar la ola de desinformación que puede afectar los resultados de las elecciones.

    ¿Qué se puede verificar? Principalmente tres tipos de información engañosa:

    1. Un hecho que nunca ocurrió pero que se distribuye como noticia verdadera para generar confusión o engañar al lector.

    2. Información que ha sido sacado de contexto, es decir, el protagonista no dijo lo que se interpretó en la noticia publicada.

    3. Material manipulado: El hecho ocurrió pero se distorsionó el mensaje original, las imágenes del evento o la declaración del protagonista para dar un mensaje particular.

    Usualmente, lo sabemos, la información falsa sobre candidatos la generan otros candidatos, y muchas veces no son mentiras, pero sí manipulación de datos.

    El trabajo de los periodistas es tratar de echar luz sobre esta información para no trasladar la confusión a los lectores.

    Así, nos daremos a la tarea de contrastar fuentes, verificar datos y hechos, revisar los discursos, ver de dónde provienen los materiales para tratar de desentrañar la manipulación o la información falsa que puede estar detrás.

    No será sencillo, pues sabemos que cada vez hay más herramientas que se usan para el engaño, pero afortunadamente también hay más herramientas que los periodistas podemos usar para detectar falsedades.

    Desde si una foto es o no actual, o está “truqueada”, hasta bases de datos oficiales o de organizaciones que nos pueden ayudar a contrastar las declaraciones o promesas de un candidato.

    En las redes sociales y el internet en general, una vez que circula una mentira, es difícil que la verdad la alcance, pues los cibernautas que circulan una información falsa, aún cuando después se den cuenta de que no era real, difícilmente van a desmentirse a sí mismos en sus redes, pero con esta iniciativa le apostamos a que la credibilidad de los medios participantes sirva para prevenir la desinformación de cara al próximo proceso electoral.

    Sabemos que un elector informado podrá tomar una mejor y más razonada decisión.

    Inmersos ya de lleno en el proceso electoral, periodísticamente buscamos aportar siempre un valor agregado.

    El objetivo principal de la información electoral en un medio de comunicación serio, profesional e independiente como Noroeste es que el lector, en este caso elector, tome una decisión consciente e informada. Tratar de que no vaya a ciegas, independientemente de por quién desee votar.

    Con eso en mente, este año, en la cobertura electoral participaremos en un proyecto denominado Verificado, que es una iniciativa de una red de medios contra la desinformación en estas elecciones 2021.

    La iniciativa es liderada por el medio digital Animal Político y el Institute for War and Peace Reporting, y coordinada por el Consorcio para Apoyar el Periodismo Regional en América Latina (CAPIR).

    Ya en 2018, con las elecciones federales, en Noroeste publicamos información del proceso electoral de ese año generada por Animal Político dentro de este programa de verificación de datos, fotos y discursos generados en las campañas electorales.

    Ahora, participaremos más de lleno, junto con otros medios de Sinaloa, como Revista Espejo y Línea Directa, para aterrizar el Verificado a la información electoral del proceso en el estado, que incluye la renovación de Gubernatura, alcaldías, diputaciones locales y diputaciones federales.

    El objetivo primordial es contrarrestar la desinformación que suele rodear a las campañas electorales, y que seguramente en este proceso no será la excepción.

    “Como en el resto del mundo, la desinformación ha aparecido como una de las principales amenazas a nuestros procesos electorales y democracias”, precisa el Capir en su convocatoria.

    “Aprovechando los algoritmos de las redes sociales y la cierta pérdida de confianza en los medios periodísticos tradicionales, los grupos de interés, los líderes políticos y las potencias extranjeras pueden manipular la realidad con el fin de polarizar y confundir a la sociedad a través de falsedades y teorías conspirativas que reducen la confianza en los medios, las instituciones y, en última instancia, disminuyen las normas democráticas y la cohesión social”.

    Para hacer frente a esta problemática y asegurar que los ciudadanos tengan acceso a información veraz, medios independientes fueron invitados a integrarse a esta red de verificación y contrarrestar la ola de desinformación que puede afectar los resultados de las elecciones.

    ¿Qué se puede verificar? Principalmente tres tipos de información engañosa:

    1. Un hecho que nunca ocurrió pero que se distribuye como noticia verdadera para generar confusión o engañar al lector.

    2. Información que ha sido sacado de contexto, es decir, el protagonista no dijo lo que se interpretó en la noticia publicada.

    3. Material manipulado: El hecho ocurrió pero se distorsionó el mensaje original, las imágenes del evento o la declaración del protagonista para dar un mensaje particular.

    Usualmente, lo sabemos, la información falsa sobre candidatos la generan otros candidatos, y muchas veces no son mentiras, pero sí manipulación de datos.

    El trabajo de los periodistas es tratar de echar luz sobre esta información para no trasladar la confusión a los lectores.

    Así, nos daremos a la tarea de contrastar fuentes, verificar datos y hechos, revisar los discursos, ver de dónde provienen los materiales para tratar de desentrañar la manipulación o la información falsa que puede estar detrás.

    No será sencillo, pues sabemos que cada vez hay más herramientas que se usan para el engaño, pero afortunadamente también hay más herramientas que los periodistas podemos usar para detectar falsedades.

    Desde si una foto es o no actual, o está “truqueada”, hasta bases de datos oficiales o de organizaciones que nos pueden ayudar a contrastar las declaraciones o promesas de un candidato.

    En las redes sociales y el internet en general, una vez que circula una mentira, es difícil que la verdad la alcance, pues los cibernautas que circulan una información falsa, aún cuando después se den cuenta de que no era real, difícilmente van a desmentirse a sí mismos en sus redes, pero con esta iniciativa le apostamos a que la credibilidad de los medios participantes sirva para prevenir la desinformación de cara al próximo proceso electoral.

    Sabemos que un elector informado podrá tomar una mejor y más razonada decisión.