La apuesta de Quirino

    El Gobernador, Quirino Ordaz Coppel, se enfrentó a la “tercera ola” de contagios del Covid-19 con una única apuesta bajo la manga: la vacunación masiva, y aunque ya le entró al quite el Gobierno federal con la promesa de 250 mil vacunas para esta semana, la moneda todavía está en el aire.

    Ante el aumento de casos nuevos de contagios, el Mandatario se negó a cerrar nuevamente la economía sinaloense, bajo el argumento de que simplemente la economía del estado ya no aguantaba otro cierre.

    Será el sereno, pero las cifras de Covid-19 siguen a la alza, como si no nos hubiéramos cuidado nunca, como si todo el esfuerzo que hicimos durante meses en el 2020 no hubiera servido para nada.

    El asunto es que la apuesta de Quirino lo ha dejado sin margen de maniobra, o llegan las vacunas o Sinaloa se hunde en un pozo profundo de contagios del virus.

    Por lo pronto, ayer hubo una reunión del Presidente Andrés Manuel López Obrador con su gabinete de Salud y ahí se acordó el apoyo en alrededor de 500 mil vacunas para Sinaloa, la mitad esta misma semana.

    Lo cierto es que hasta no ver no creer, pero por lo pronto, el Secretario de Salud de Sinaloa, Efrén Encinas, ya anda organizando los futuros macrocentros de vacunación que aumentarían la capacidad de recibir a los sinaloenses jóvenes que quieran inmunizarse.

    El Gobierno estatal pretende terminar de vacunar a la generación mayor de 30 años esta semana y la próxima semana entrarle a los más jóvenes, de 18 años de edad en adelante.

    Ojalá que le salga la apuesta al mazatleco, porque las vidas de miles de sinaloenses se encuentran amenazadas por un virus que no cede.

    Los vetos del Gobernador

    El veto al Decreto 645, superado por el Legislativo y el Ejecutivo, es el único que ha logrado salir adelante, lo cual se celebró en su momento por las familias de policías caídos, pero no es el único observado.

    Si bien, la importancia para las familias de las y los elementos de seguridad, es que tenían años demandando las reformas aprobadas.

    Los demás vetos, como el de la Ley de Protección Animal no han avanzado, no se han implementado estrategias para superarlo, es como si cualquier otro decreto observado se fuera a solucionar solo y lo dejaron de lado.

    Tomando en cuenta que los grupos animalistas de la entidad trabajaron en conjunto con el Congreso, podrían esforzarse un poco más y sacarla adelante.

    Por otro lado, se cuestiona el marco electoral en el que se aprobó este dictamen, que después vetó el Gobernador y una vez ganadas las elecciones por Morena, no tuvieron problema por ceder en la negociación del retroactivo, pero como los demás decretos no daban votos inmediatos, se van a quedar como una de las muchas cosas que deja a deber la 63 Legislatura.

    Realidad contra las
    buenas intenciones

    El regreso a clases no es para tomarse a la ligera y menos con los más de 200 nuevos niños y adolescentes infectados de Covid-19, en solo un mes, de junio a julio.

    Esto a un mes y medio del inicio del periodo escolar que anunció el Gobierno Federal y sobre todo porque este sector de la población no está contemplado para ser vacunado.

    Debe ser un indicador de la responsabilidad que implica y los riesgos que puede traer una mala estrategia, esperemos la prudencia y sensatez de las autoridades para no poner en peligro a los niños, niñas y adolescentes por seguirle el rollo al Presidente.

    Recordemos que una de las características de esta pandemia ha sido la dificultad de predecir lo que va a pasar, y uno de esos ejemplos es la “tercera ola” de contagios que vivimos y que jamás pensábamos que sucedería.

    La que se viene

    Desde el Congreso de Sinaloa ya se prepara un nuevo apoyo para los grupos de policías que buscan mejores condiciones laborales, los cuales, entre otras cosas, buscan mejores salarios, pero Jesús Estrada Ferreiro, Alcalde de Culiacán, dice que no hay recursos.

    El Presidente municipal fue tachado de inhumano, prepotente y tirano, por el Diputado Pedro Lobo, por aumentarse humildemente 79 mil pesos, con el fortísimo argumento que necesitaba hacerlo para subirle el sueldo a sus colaboradores y colaboradoras, pero para los policías no tiene.

    Si en el Congreso ya se pegaron un cierre para reformar la Ley de Seguridad y beneficiar a familias de policías caídos, fácilmente Morena se sube al tren de nuevo y pide mejores condiciones para los policías activos, pero no se les olvide que Estrada Ferreiro es más duro que una piedra y si se le pone algo, ni como sacarlo.

    Ya se sabe bien que el mandamás de Culiacán le ha dicho de todo al Congreso, y es capaz de pelearse hasta con un coyote enrabiado, pero la única autoridad que hace y deshace en las leyes y que además aprueba presupuestos, es el Legislativo.

    Ironías de la política

    La política es una ciencia incierta, que depende tanto del azar, que en ocasiones se puede confundir con un juego.

    Y por qué decimos esto, porque nomás de pensar en lo que va a pasar en cuando deje el poder el Gobernador Quirino Ordaz Coppel y tome su lugar Rubén Rocha Moya, las cosas van a cambiar radicalmente en Sinaloa, sobre todo para algunos alcaldes morenistas.

    Estamos hablando de que los alcaldes de Culiacán y Mazatlán que fueron beneficiados por la “época de oro” de la obra pública que desarrolló Ordaz Coppel y que difícilmente volveremos a ver en muchos años, cortesía de la austeridad de la 4T.

    El que va a llevar la peor parte será el Alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo “El Químico” Benítez, quizá el alcalde más afortunado de México: Morena le regaló la alcaldía y Quirino se la llenó de obras.

    Bueno, ahora que llegue Rocha Moya, el futuro Gobernador difícilmente olvidará los dolores que le hizo pasar “El Químico” durante la campaña, además de que el Mandatario seguramente volteará de manera natural al norte, donde está su querencia, y olvidará el sur, ampliamente bendecido por Quirino.

    “El Gobernador, Quirino Ordaz Coppel, se enfrentó a la ‘tercera ola’ de contagios del Covid-19 con una única apuesta bajo la manga: la vacunación masiva, y aunque ya le entró al quite el Gobierno federal con la promesa de 250 mil vacunas para esta semana, la moneda todavía está en el aire”.