MALECÓN
04/05/2021
    “Así que una mina paralizada en su natal Sinaloa es una de las peores cosas que se pudo encontrar, además el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado un interés personal porque se resuelva ese asunto”.
    La mina entrampada

    Uno de los conflictos con los que se encontró Tatiana Clouthier en su escritorio, al llegar a la Secretaría de Economía, es el de la Mina San Rafael, de Cosalá.

    La misión de la sinaloense es muy sencilla: atraer inversión extranjera a México y ayudar a crear el mayor número de empleos de calidad que se puedan en el territorio nacional.

    Así que una mina paralizada en su natal Sinaloa es una de las peores cosas que se pudo encontrar, además el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado un interés personal porque se resuelva ese asunto.

    El problema es que el conflicto entre trabajadores y la empresa canadiense que opera la mina ha ido escalando hasta enredarse peor que un nudo gordiano.

    Por un lado, un grupo de apenas 14 trabajadores mantiene paralizada la mina de plata, plomo y zinc, donde trabajan alrededor de 300 personas.

    Y el asunto que podría haberse arreglado negociando se complicó más cuando entró el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros.

    El asunto es que el Gobierno federal intenta resolver el problema, pero siente que necesita apoyo del Gobierno estatal y el municipio para regresar a las partes a negociar y que se resuelva.

    Por parte del Gobierno estatal, el que se encuentra al frente de las negociaciones es el Secretario de Desarrollo Económico, Javier Lizárraga.

    Esperemos que todas las partes consigan llegar a un acuerdo porque en estos tiempos de gran necesidad, lo último que necesitamos es a cientos de familias sin trabajo.

    Su villano favorito

    En menos de tres días a Mario Zamora, el Tribunal Electoral Estatal de Sinaloa ya lo ha sancionado dos veces, la primera porque en el portal del Gobierno del Estado le andaban haciendo el caldo gordo, al publicarle dos boletines que hablaban bien de él, y a las primeras horas de ayer, lo multaron con casi 90 mil pesos, por hacer uso del “Puro Sinaloa”, la marca registrada del actual Gobierno estatal.

    Las sanciones del Teesin afectan su candidatura, él lo sabe, al punto que anda señalando que hay relaciones entre magistrados y Rocha Moya, es por eso que anda pidiendo que todos los magistrados pongan al escrutinio su hoja de vida, hasta para ver de quiénes son parientes.

    De momento, las únicas sanciones que ha puesto el Teesin en este proceso electoral, son para candidatos de la alianza “Va por Sinaloa”, encabezada por Mario Zamora. De aquí que el candidato del PRI, PAN, PRD reclame los posibles parentescos.

    ¿Vendrán más? eso sí no sabemos, pero ya vimos que al tribunal no le tiembla la manita a la hora de poner multas y sanciones.

    A ver cuánto dura

    En la Secretaría de Pesca nadie alcanza a calentar el asiento, si no es por “chapulineo” como Sergio Torres Félix, que en busca de ser Gobernador salió por la puerta de atrás de la dependencia, es por usar el cargo de “trampolín” para brincar a la contienda electoral como Maribel Chollet.

    El caso es que ahora le toca a Evelio Plata dejar el cargo y de qué manera, a un día de que el Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa determinó que tres secretarios incurrieron en el uso indebido de recursos públicos para apoyar el proyecto del candidato de la alianza “Va por Sinaloa”, y uno de ellos fue el ex titular de Pesca, que terminó renunciando.

    Ayer, el Gobernador Quirino Ordaz Coppel designó como nuevo secretario de Pesca y Acuacultura, a Carlos Noé Contreras Mendoza, biólogo acuícola de profesión, quien cuenta con amplia trayectoria en el sector y que hasta ayer se desempañaba como subsecretario de Acuacultura.

    La verdad es que el sector pesquero de Sinaloa es uno de los sectores estratégicos económicos más golpeados. Además de la miseria crónica y recurrente que afecta a los pescadores, resulta que los secretarios ni siquiera se toman en serio el puesto.

    Sería una tontería exigirle a Contreras Mendoza que resuelva los problemas que nuestros pescadores arrastran desde hace décadas, cuando ni siquiera el Gobierno federal ha hecho nada para ayudarlos.

    Yo creo que nos sentiríamos agradecidos si el biólogo se queda trabajando en su puesto hasta que termine esta administración e intenta resolver en algo el enorme problema que significan años de olvido y de estrategias equivocadas en el sector pesquero.

    El poder

    Sentirse orgullo de los moches, influyentismo o el compadrazgo regularmente no son motivo de orgullo, aunque con los políticos tampoco es motivo de vergüenza.

    Este 3 de mayo, Rubén Rocha Moya y su compañero de campaña, Héctor Melesio Cuén Ojeda, se reunieron con albañiles para desearles un buen día y sacaron unos trapitos al sol.

    La naturalidad con la que Rocha Moya contó pasajes de su infancia en Badiraguato lo hizo decir con gusto que él ha ayudado a jóvenes a que progresen, así como a sus familias, como ejemplo reveló que como ex Rector ha ayudado a varios estudiantes para que entraran a la Facultad de Medicina de la UAS.

    No conforme con ello, y entre una historia y otra, le recordó a Cuén Ojeda, también ex Rector, lo bueno que él ha sido cuando le solicitan que alguien entre a la universidad y este logra hacerlo para que una joven o una joven estudien.

    La manera de revelar las influencias del candidato de Morena y el PAS a la Gubernatura, hizo entrever que no han sido ni una o dos veces las que han metido gente a estudiar a la universidad.

    El poder que tienen sobre la universidad es innegable, pero la opacidad que dicen que desean combatir queda en el discurso, usando sus medios para favorecer a ciertas personas, aun cuando la acción no tuvo un mal fin, no deja de ser un acto que no debe tener cabida en ningún lugar.

    El asunto es que a estos personajes poderosos de la UAS se les olvida que por ayudar a algunos estudiantes a entrar a la universidad, gracias a sus influencias, se les olvida que le arrebataron esos lugares a otros estudiantes que lo intentaban entrar por la vía legal.