Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Sergio Fajardo
El profesor de matemáticas que busca cambiar el mundo
El catedrático que dejó las aulas para dignificar la política en Colombia, llega a Mazatlán a compartir sus experiencias en un mundo sumido en la violencia desatada por el narcotráfico y la guerrilla
Ariel Noriega
23/11/2010 | 00:00 AM
Marcar como favorita
MAZATLÁN._ Un profesor de matemáticas que recorría un pueblo de Colombia le preguntó a un joven si existía alguna persona en la comunidad a la que todo mundo respetara.
"Políticos, no hay", le contestó el joven.
El maestro insistió y dijo al joven que no importara que no fuera un político, cualquier persona, alguien al que el pueblo quisiera.
Después de pensarlo un rato, el joven soltó un nombre, Facundo Blanco, un ingeniero al que la comunidad quería y respetaba.
Dispuesto a conocer a aquel personaje que describía el joven, el profesor lo buscó y al encontrarlo le preguntó por qué no se dedicaba a la política, argumentando que hacían falta personas como él para cambiar una Colombia desgarrada por la corrupción, el narcotráfico y la guerrilla.
Facundo Blanco contestó que alguna vez lo había intentado, había apoyado a un Alcalde que terminó siendo asesinado, en medio de una masacre.
El profesor de matemáticas se llama Sergio Fajardo y después de conocer a aquel hombre decente decidió buscar a todos los "facundos" que viven en Colombia, sumarlos a un proyecto político nacional y transformar Colombia.
Todavía no lo ha logrado, pero en las elecciones presidenciales de este año, su fórmula donde él era candidato a la vicepresidencia, consiguió el segundo lugar y estuvo muy cerca de conseguir dignificar la política de un país entero.
Invitado por Coparmex, Fajardo, ex Alcalde de Medellín, visitará Mazatlán para compartir sus experiencias, que podrían resolver muchos de los problemas por los que atraviesa México y que afectan a Colombia desde antes de que aquí se hablara de ellos.

Dos mundos, el mismo infierno
Nadie puede negar que los caminos del narcotráfico unen a Colombia y a México, con la salvedad que el camino arranca en el país sudamericano y en su camino a Estados Unidos se encontró a nuestro País.
Los problemas que enfrentó Colombia hace 30 años y que desembocaron en un país destrozado en una guerra fratricida entre cárteles de la droga, guerrilla y Gobierno, se han salido de las fronteras y se replican en cada uno de los países que atraviesa el camino de las drogas rumbo al norte.
Golpeados por años de guerra, los cárteles colombianos perdieron fuerza, pero sus socios en México se fortalecieron, importando la guerra intestina que ahora golpea a una docena de estados mexicanos.
En medio de esa guerra, Sergio Fajardo llega a México y observa a una ciudadanía confundida y derrotada por un fenómeno hasta ahora desconocido.
"Una de las cosas que más me han dolido en México, he ido en varias oportunidades, y he visto la desesperanza en México, me ha conmovido, pero sí hay soluciones, no son soluciones automáticas, no son problemas que se solucionan en un par de años", explica.
Y de soluciones es lo que tiene que hablar Fajardo, un colombiano tatemado en una guerra que aquí apenas comienza.
"No quiero decir que en Colombia hayamos solucionado el problema, pero hemos avanzado en algunos problemas y hemos aprendido cosas que podemos compartir con ustedes. De la experiencia de Colombia, y en especial de Medellín, se pueden aprender varias cosas para no volver a repetirlas, para eso está la
historia para mirarla y aprender".
Decir que Fajardo es sólo un ciudadano testigo de una guerra ajena es decir poco, el maestro de matemáticas tiene una sólida trayectoria en el campo de las ciencias y en el 2000 dejó las aulas para lanzarse como candidato a la Alcaldía de Medellín. La ganó en el 2004 y desde entonces las cosas cambiaron para bien en una de las ciudades más violentas del mundo.
"En Colombia hay más (que en México) oportunidades para entrar en la política, pero cuando nosotros, cuando empezamos, comenzamos con cero, y nos decían que estábamos locos".
Enfocado en una fuerte promoción a la cultura, el deporte, la educación y la seguridad, Fajardo logró que bajara uno de los índices de homicidios más altos del mundo.
"A pesar de esa aplanadora que es la política, que no permite que las personas buenas puedan entrar, siempre hay personas que logran romper esa barrera y cambiar las cosas", dice.
Optimista hasta en el paredón de fusilamiento, Fajardo asegura que siempre hay soluciones, aún en México donde los partidos políticos cierran las puertas a cualquier persona que realmente desee mejorar las cosas.
"Siempre hay caminos, siempre hay gente con capacidad y la sociedad siempre termina sacudiéndose y buscando soluciones a los problemas".

Aprendiendo de Colombia
Convencido de que no hay un modelo que solucione los problemas de todos los países, Sergio Fajardo asegura que lo que sí hay son elementos que se pueden identificar tanto en Colombia como en México y se puede aprender de los horrores ajenos.
"Voy a compartir mis experiencias, he tenido la oportunidad, como Alcalde de Medellín y como candidato a la vicepresidencia, recorriendo el País, entendiendo los diferentes fenómenos de violencia relacionados con el narcotráfico y qué alternativas tomamos, y a eso voy, a compartir lo que hemos hecho, y voy con mucho cariño", asegura Fajardo.
Atento a lo que pasa en esa ruta de violencia que alcanza a México, Fajardo es un conocedor de nuestra realidad.
"Cuando hay elementos como los que hay en Sinaloa y en todo México, unos y otros se están turnando y aparecen actos de corrupción, eso es fatal, eso es perfecto para la violencia, porque eso habla de que hay una ciudad desorganizada, sin confianza, que es la palabra clave que se necesita para enfrentar a una fuerza destructora como el narcotráfico y la violencia".
Fajardo plantea la posibilidad de que quizá México se tardó demasiado en reconocer que tenía cárteles, que tenía narcotráfico, y como prueba lanza uno de los elementos que deben de existir para que este fenómeno encuentre un lugar donde echar raíces.
"La corrupción es el terreno del narcotráfico, es el terreno abonado para que crezcan todos los males posibles."
Para Fajardo el narcotráfico es el grado máximo de corrupción y asegura que en los lugares donde hay corrupción es donde más rápido entra y más daño hace.
"El narcotráfico siempre está tratando de influir en la política, desde el nivel más básico, de apoyar a los políticos para que lo favorezcan con sus leyes y sus acciones.
La experiencia de los colombianos en la guerra contra el narcotráfico comienza con comparar las instituciones, mientras ellos han enfrentado una guerra con una policía unida, ven con preocupación a México.
"En Colombia tenemos una sola policía nacional que está en todo el País, ustedes tienen una policía municipal, una estatal y una federal, entonces hay una desarticulación".
Los años 80 y 90 fueron los peores para Colombia, desde entonces han ido remontando, resolviendo problema a problema, derrotando cártel por cártel, un terreno donde tenemos mucho que aprender.


"La corrupción es el terreno del narcotráfico, es el terreno abonado para que crezcan todos los males posibles."

"Cuando hay elementos como los que hay en Sinaloa y en todo México, unos y otros se están turnando y aparecen actos de corrupción, eso es fatal, eso es perfecto para la violencia, porque eso habla de que hay una ciudad desorganizada, sin confianza, que es la palabra clave que se necesita para enfrentar a una fuerza destructora como el narcotráfico y la violencia".

"He visto la desesperanza en México, me ha conmovido, pero sí hay soluciones, no son soluciones automáticas, no son problemas que se solucionan en un par de años".
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades