Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Padecen jornaleros la miseria... y el frío
Con las heladas en el centro y norte, arriban más trabajadores del campo a Escuinapa
Carolina Tiznado
15/02/2011 | 00:00 AM
Marcar como favorita
ISLA DEL BOSQUE, Escuinapa._ Para los jornaleros agrícolas venir a trabajar a Sinaloa se ha convertido en una oportunidad, pero también en un destino lleno de marginación, abuso y hacinamiento.

Desde noviembre inicia la llegada de jornaleros a la Isla del Bosque, a un albergue de Sedesol insuficiente porque cada vez llega más mano de obra de jornaleros que vienen del sur del País.

"Cada vez viene más gente, ya hay más gente de fuera que de Isla del Bosque y ahí en la noche, entre el monte, escuchas las voces nada más de quienes de plano están viviendo en el monte", reveló Anastasio Cabanillas, Síndico del lugar.

Para los habitantes de esta zona la llegada de jornaleros ha sido parte de la actividad económica, pues ellos también se benefician en sus negocios.

Sin embargo, la vivienda se ha convertido en uno de los problemas principales para los jornaleros y un negocio para quienes arrendan sus casas o patios para que se instalen.

Además del campo, decenas de patios de la comunidad tienen casas de campañas hechas de hule, espacios por los que pagan de 600 a 900 pesos al mes, según los mismos jornaleros.

Estos espacios son frágiles ante el sereno y el frío que se han sentido con más intensidad en las últimas semanas. Los niños, junto a sus madres vestidas con trajes típicos de sus lugares de origen, deambulan por los patios visiblemente enfermos de las vías respiratorias.

Algunos trabajadores del campo señalan que la situación en que viven ya le costó la vida a una jornalera que murió de neumonía, pues no le dieron el debido cuidado.

"Vivía bajo el hule, con todo el sereno encima y así enferma como estaba de neumonía, con estos fríos, rápido se murió y dejó bebés chiquitos", expresa una vecina.

La situación en las últimas semanas ha empeorado porque la pérdida de cultivos en el norte de Sinaloa, por las heladas, está propiciando que cada vez lleguen más jornaleros del resto del estado en busca de trabajo.

"Se han estado yendo (los jornaleros), pero a otros lugares de aquí mismo, ven que está lleno Isla del Bosque y ahora ya los ves por todos lados, en Palmito del Verde, Cristo Rey y Teacapán, le andan buscando", señala el Síndico.

El problema no sólo es la vivienda, sino también el abuso del que han sido víctimas, según señalan ellos, quienes en ocasiones se han quedado sin comer debido a la falta de pagos por su trabajo.

"A veces no hay trabajo, cuando hay no nos pagan porque según no les han pagado (las cosechas), nos esperamos aunque a veces no hay para comer", expresó una indígena tlapalteca a través de una traductora de su misma etnia.



Hacinamiento

De acuerdo a personas del lugar, sólo en Isla del Bosque podría haber más de 5 mil jornaleros.

- El albergue de Sedesol tiene capacidad para hospedar a 350 personas, distribuidas en 72 cuartos.

- En Teacapán se recibieron a 400 jornaleros en 2010, pero debido a las heladas se prevé que el número aumente en un 50 por ciento.

- Personal de Sedesol ha estimado que una familia de jornaleros está conformada por 8 personas.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades