Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
FARÁNDULA
Susana Alexander es mexicana gracias a Einstein
La actriz pide a los gobernantes que lean más libros
UNIV
29/03/2011 | 00:00 AM
Marcar como favorita
MÉXICO (UNIV)._ La primera actriz Susana Alexander confiesa que es mexicana gracias a la ayuda del científico Albert Einstein.
-¿Cómo fue que su familia se relacionó con Albert Einstein?
"No lo tengo del todo claro, pero por alguna razón mi bisabuela, del lado de mi mamá, vivía en casa de la madre de Einstein. Y la mamá de Einstein le presentó al señor Kauffmann a mi bisabuela, y él se convirtió en mi bisabuelo. En esa casa hacían reuniones musicales donde Einstein tocaba el violín, mi abuela el piano y mi mamá la viola".
-¿Y lo del salvoconducto?
"Einstein ya había agotado su cuota de los refugiados que podía recomendar para viajar a Estados Unidos; entonces le pidió ayuda a un amigo suyo y él le dijo que México estaba recibiendo gente".
-De algún modo, gracias a Einstein usted nació en México, ¿no?
"De muchos modos, sí, y gracias a mis abuelos que lucharon por sacar a mis papás de Europa".
El año pasado, Susana Alexander cumplió medio siglo en el teatro (debutó en 1960 en la obra Variaciones para cinco dedos), pero no hizo fiesta porque no le dio la gana; lo va celebrar en septiembre montando Cómo ser una buena abuela judía.
Si quisiera, también podría festejar 60 años como actriz, pues trabajó desde niña en los teleteatros que hacía su madre (Brígida Alexander) en el Canal 4. Además, Susana ya casi cumple cuatro décadas como productora teatral, pues en 1972 montó Aquelarre.
Alexander pidió a los gobernantes de México que lean más libros.
"Hace falta más educación en general en México. Hace falta un verdadero compromiso de quienes están en el Gobierno. Es una tristeza. Ellos deberían leer un libro maravilloso de Andrés Oppenheimer sobre la educación en Latinoamérica".
-Usted predica con el ejemplo, ¿educó bien a sus hijos?
Afortunadamente sí. Mi hijo Julián Zugazagoitia dirige el Museo Atkins (Kansas). Mi hija Tatiana sigue bailando en Mérida y viene al CNA en agosto. Pero el mérito es de mis hijos que lo han conseguido por ellos".
-¿La actual inseguridad le ha cortado las alas para recorrer las carreteras de México?
"Sí, absolutamente. El otro día en Jalisco nos fueron a recoger en una camioneta divina, preciosa... yo me emociono con las Van porque me son de gran utilidad, pero uno ya no puede tener nada que llame la atención. Esa historia se acabó".
-¿Es usted judía guadalupana?
"Ja, ja. Qué bonito se oye eso: judía guadalupana. Sí, eso soy".
-¿Qué piensa del conflicto entre judíos y palestinos?
"Decía Rosario Castellanos que cuanto más cerca está uno de ese problema menos se entiende. Parece que nunca habrá forma de que se solucione. Qué lástima que el ser humano no tenga capacidad de decir 'paremos y aprovechemos lo que queda del planeta'".
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades