Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Tiene 111 años y busca ayuda
El hombre, casi ciego y afectado del oído, tiene la lucidez para advertir que a su edad, su primera acta de nacimiento no le servirá de mucho
UNIV
31/05/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
SAN QUINTÍN, BC (UNIV)._ Enrique Quintero Medina obtuvo su primer acta de nacimiento a un mes de que cumplió 111 años. Con el apoyo de la Procuraduría de los Derechos Humanos, sus hijos tramitaron el documento para gestionar alguna ayuda gubernamental.
El hombre, casi ciego y afectado del oído, pero con la lucidez para advertir que a su edad el documento no le servirá de mucho, revela que entre sus gustos aún puede disfrutar del cigarro, tequila del bueno y cantar corridos de principios del siglo pasado.
Mientras muestra el acta que registra su nacimiento, el 15 de abril de 1897, en Badiraguato, Sinaloa, pregunta: "¿Ya para qué?", sobre la utilidad del papel.
La ayuda servirá de mucho, dice una de sus hijas, quien a sus 75 años afirma que su padre tiene mejor vista y considera que la buena salud es producto de su trabajo en el campo.
Sin embargo, el contar con un documento que por fin lo incluirá en la estadística de mexicanos, no es garantía de que obtendrá recursos oficiales. Los trámites tardan y deben hacerse en la delegación Camalú, Ensenada, a 500 kilómetros de Tijuana.
La insalubridad de su hogar, del sillón donde ve pasar la mayor parte del día, no refleja tanto la miseria de su economía, como las condiciones de la cocina, donde el único alimento que se observa consiste en tomates y tres latas de atún, junto a botellas de limpiadores y cajas de galletas vacías.
Silvia Vásquez Camacho, coordinadora del Programa de Derechos Sociales y Económicos de la procuraduría, explica que el caso de Quintero es una muestra del rezago que existe en el valle agrícola de Ensenada, donde se calcula una población de 80 mil personas, la mitad de ellos jornaleros agrícolas de origen indígena.

Sin identidad
Tras un estudio, el organismo detectó que al menos 2 mil personas, entre niños, adultos y ancianos, carecen de acta de nacimiento y casi 50 por ciento, nacidos en Baja California.
Además de la violación a su derecho de contar con una identidad, de paso se les niega la posibilidad de acceder a la educación, la salud y otros servicios, porque simplemente no existen, afirmó la funcionaria.
Parte del rezago se debe a la ignorancia de los padres, pero también a las trabas de las autoridades, que se limitan al contenido de leyes, sin considerar como excepciones las situaciones de origen fuera del estado o la carencia de avisos de nacimiento cuando ocurren en casas particulares.
Vásquez criticó lo intransigente de las leyes y acusó que mientras a los jornaleros les bloquean su registro, por otro lado las autoridades son laxas para entregar credenciales para votar. 
¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades