Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
FESTIVAL DE LA JUVENTUD
Preservan las raíces de Sinaloa
Niños y jóvenes del norte del Estado integran un grupo que preserva y difunde la cultura yoreme-mayo
Dantiela Mendoza
26/05/2012 | 00:00 AM
Marcar como favorita
"Me llamo Irving David, soy pascola y soy cantador de venado", así fue como se identificó uno de los 18 jóvenes integrantes del grupo Itom Yolem Jaiwi, al participar en la segunda jornada de actividades en Mazatlán del Festival de la Juventud 2012.
La agrupación folclórica hizo la representación de un ceremonial de fiesta en la Plazuela Machado la tarde del jueves, congregando a decenas de personas, muchas de ellas atraídas por los sones de violines, jiruquias, arpas y sonajas.
Itom Yolem Jaiwi significa en lengua mayo "Nuestros sonidos yoremes"; la agrupación está conformada por niños y jóvenes, cuyas edades están entre los 10 y 27 años, oriundos de comunidades del norte de Sinaloa que tienen una profunda tradición yoreme-mayo.
El grupo surgió por la inquietud de un pequeño grupo de jóvenes yoremes por preservar sus raíces culturales y religiosas, quienes hace seis años se percataron, a raíz del fallecimiento de un violinista del grupo de músicos pascolas de su comunidad, de que la mayoría de los integrantes eran adultos mayores, casi no había gente joven.
Fiesta de respeto
Sobre uno de los pasillos del centenario espacio recreativo fue montado un altar, con una serie de objetos religiosos, máscaras ceremoniales, instrumentos musicales y pieles de animales salvajes.
Alrededor del altar, formando un círculo, se situaron los músicos y cantadores de venado, al centro estaban los danzantes de pascola, quienes iniciaron la fiesta con sones de canario, para recordar a quienes no pudieron llegar a "la fiesta" porque ya pasaron a otra vida.
"En la tradición yoreme-mayo, una fiesta no es algo muy diferente a lo que se conoce como una fiesta de celebración, de barullo. Para nosotros es una ceremonia religiosa para rendir culto, es un acto solemne", explica Luis Antonio Hernández Ayala, cofundador del grupo.
A diferencia de los artistas invitados al Festival de la Juventud, el grupo Itom Yolem Jaiwi no subió al escenario que se instaló sobre la Calle Heriberto Frías, por la misma naturaleza de la representación, que es un acto religioso.
"A todos los lugares a donde llevamos nuestro acto, nunca subimos a un escenario, porque esto no es un espectáculo, es un ceremonial. Además que la danza debe hacerse sobre el suelo, bajo los árboles, sin perder el contacto con la naturaleza", añade el danzante.
La duración de un ritual de estos puede llevar de 10 horas a tres noches, en esta ocasión, por ser una presentación especial para el Festival de la Juventud, se hizo una adaptación para una hora, con los momentos más importantes del ceremonial.
Una danza y un son para cada momento: el saludo, el permiso, la convivencia, la alabanza, el ofrecimiento, la despedida, fueron interpretados en música y danza por niños y jóvenes que en todo momento conservaron una actitud de respeto por lo que hacían.
"Todos los que andamos aquí es porque vivimos en lugares donde la danza es parte de las tradiciones, en mi caso vengo de una familia tradicionalista, mis padres y abuelos lo han enseñado de una generación a otra", señala Felipe de Jesús Montaño Valenzuela, otro cofundador sobre el origen del grupo.
El público se mantuvo expectante, admirando aquello que presentaban los púberes y que, en otras ocasiones, se había visto interpretado por gente mayor, incluso ancianos, pero ahora, una nueva generación ha tomado la estafeta.

CON RAÍCES
Además de llevar la música, danza y tradiciones de la cultura yoreme-mayo de Sinaloa, los jóvenes con más experiencia se dedica a dar talleres en las comunidades que así lo pidan, actualmente trabajan en Ohuira, municipio de Ahome, Sinaloa, donde imparten clases de música, cantos de venado y lengua.

INSTRUMENTOS MUSICALES
La mayoría son instrumentos autóctonos, como la sonaja de bule, el tambor de agua y la jiruquia, otros son de origen occidental, como el arpa y el violín, que se fusionaron durante la Conquista, como parte de la sincretización religiosa de los españoles y los pueblos prehispánicos.

MÁSCARAS
elaboradas con madera de torote o raíz de álamo, árboles sagrados para los yoremes, representan a animales como el coyote, el burro o el sapo, así como rostros de mujer mestiza, hombre judío y nahuales.

EL RITUAL 
* Funde la religión católica con el mundo místico de los pueblos yoremes. 
* Las ceremonias de fiesta o responsos, veneran a la naturaleza y a Dios. 
* Se realizan en aniversarios de difuntos de la comunidad, en Semana Santa, Día de la Santa Cruz, de San Juan, de Muertos y demás fiestas patronales.

EN FACEBOOK
Para estar en contacto con el grupo busque Itom Yolem Jaiwi en Facebook.

TRAYECTORIA
Itom Yolem Jaiwi inició en 2009, pero sus fundadores, Luis Antonio Hernández y Felipe de Jesús Montaño, han formado parte de grupos que participan en eventos nacionales e internacionales. El año pasado acudieron a La Casa de las Culturas del Mundo, en Berlín Alemania.

COMUNIDADES DE ORIGEN 
* Valle del Carrizo 
* El Pochotal 
* 5 de Mayo
*Ohuira
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades