Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
La Nueva Nao
El nuevo rey investiga sus distritos
Alfonso Araujo
02/12/2012 | 00:00 AM
Marcar como favorita

Este domingo comparto otra historia clásica china, que debería de venir al caso en nuestro País, dada la reciente inauguración de nuestra nueva administración: Cuando en el siglo IV a.C., Qi Weiwang heredó el trono del Estado de Qi, comenzó por estudiar la situación de los distritos en sus dominios.
En la corte, oyó que varios de los ministros constantemente repetían que el regente del distrito de A-di era muy capaz, mientras que el regente de Ji Mo era un déspota malvado. 
Queriendo esclarecer la cuestión, envió a varios de sus emisarios para que investigaran con cuidado a ambos distritos. 
Tiempo después, el nuevo Rey de Qi convocó al ritual de los Premios y Castigos, al que debían atender sin falta todos los regentes. Naturalmente, los regentes de A-di y de Ji Mo estaban presentes en la ceremonia. En la gran sala de audiencias donde estaban reunidos, se oía a muchos ministros vaticinar que el regente de A-di recibiría altos honores, mientras que el de Ji Mo probablemente lo pasaría muy mal y sería castigado por su mala administración.
Finalmente, Qi Weiwang comenzó el rito y, presidiendo desde el trono, se dirigió primero al regente de Ji Mo:
"He escuchado muchos ataques contra ti en la corte, y decidí enviar a mis inspectores a tu distrito. Lo que vieron y reportaron es que las tierras que antes estaban ociosas ahora son campos de labranza, que la gente tiene ropa y comida suficiente, que los asuntos oficiales se resuelven de forma oportuna y que por lo tanto el distrito está en paz. Pero como no has sobornado a nadie en la corte, han hablado mal de ti." Dicho esto, procedió a otorgarle al regente una gran cantidad de plata como recompensa, así como honores oficiales y un nuevo mandato para oficiar en su
cargo.
Volviéndose entonces al regente de A-di, el Rey Qi dijo, "He escuchado tu nombre y tu desempeño ser alabados en la corte, y también envié inspectores a tu territorio. Lo que vieron y reportaron es que las tierras están en en estado lastimoso y los trabajos de cultivo son tan pobres que la gente vive en la miseria. Pero has sobornado a gente que me rodea y que han tenido la osadía de mentirme a favor tuyo".
El regente de A-di quedó estupefacto, pues sus crímenes habían sido expuestos. El Rey Qi de inmediato ordenó que él y los ministros que habían sido sobornados fueran arrestados, y más tarde fueron ejecutados. Después
de este episodio, todos los distritos de Qi poco a poco fueron mejorando en su administración. El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China.
alfonsoaraujog@gmail.com

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades