Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
DRAMATURGIA INTERNACIONAL
Lo más destacable del año
Aunque los jóvenes mexicanos también marcan los rumbos del teatro nacional en 2012
UNIV
01/01/2013 | 00:00 AM
Marcar como favorita
MÉXICO (UNIV)._ El 2012 estuvo marcado por la dramaturgia joven nacional que se ha venido caracterizando por su fuerza, garra y propuesta, pero no necesariamente por su experiencia. Aun así, su trabajo ha hecho que este año sea propositivo e interesante.
Así lo considera el crítico de teatro Bruno Bert, quien asegura que hay una persistencia de los jóvenes como se puede ver en la Muestra Nacional de la Joven Dramaturgia que se celebra cada año.
"Hay un movimiento de autoconciencia, es decir, que ya se tiene claridad en el cambio de roles, ya no sólo se es dramaturgo o director, se puede ser las dos cosas y además actor y productor. Hay una gran dinámica de los jóvenes, quienes además tienen la posibilidad de abordar temas no tan tradicionales con un sesgo muy personal", sostiene.
Su consolidación y propuesta tendrá que pasar por la prueba del tiempo. Así, para un balance de lo mejor del año Bert apuesta por directores más experimentados de distintas edades que se acercaron a la dramaturgia internacional: dos rusos y un canadiense.
Con la aclaración de que el 2012 fue también un año de una gran diversidad, por lo que es muy difícil ver todo lo que se hace en el país, el periodista y crítico sostiene que los mejores montajes del 2012 son Tío Vania, Ilusiones y Tom en la granja.
Sobre Tío Vania de Antón Chéjov, dirigida por David Olguín, refiere: "David, junto con Gabriel Pascal (escenógrafo) logran un Chéjov distinto al habitual, puede ser polémico y muy discutible, pero lo que la distingue me parece muy interesante", dice.
Otra de las obras más relevantes del año, según Bert, es Ilusiones de Iván Viripaiev, considerado como uno de los autores más importantes del teatro contemporáneo ruso.
La historia que aborda la vida amorosa de dos parejas de octagenarios, íntimos amigos los cuatro, fue llevada a escena por la Compañía Nacional de Teatro, bajo la dirección de Mauricio García Lozano, en versión al español de Stefanie Weiss.
"Es texto de un joven autor ruso y me parece que es muy destacado porque por un lado nos permite ver la dramaturgia rusa de este momento, cuya influencia de Chéjov es bastante visible, pero también es posible ver cómo un joven asimila la tradición y la suma a sus inquietudes propias de este siglo", explica.
En la obra participaron los autores más longevos de la compañía: Ana Ofelia Murguía y Ricardo Blume; así como Adriana Roel y Farnesio de Bernal. "Son cuatro monólogos sobre la vejez y la muerte, con un sentido de la verdad que se nos escapa constantemente", cuenta.
Además, el montaje mexicano marcó una diferencia del ruso, pues Viripaiev hizo que jóvenes actuaran como ancianos.

MONTAJE
'Tom en la granja', de Michel Bouchard, es dirigida por Boris Schoeman, con las actuaciones de Verónica Langer, Pedro de Tavira, Leonardo Ortiz Gris, Alaciel Molas y Anabel Caballero.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades